Un mal despertar

A punto estuvo de desmayarse, la vista se le nubló. No era como uno de los terribles sueños que le habían asaltado cada noche las pasadas dos semanas; pesadillas tras las que se había levantado empapada en sudor. Esto era real, el inconfundible aroma del café no podía ser ficticio.
Escrito por Covadonga López Iglesias - Web

1 comentario :

  1. Escalofriante por lo que sugiere. Bravo.
    Fina

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!