Abuela

Sobreviviente de una guerra que mató a toda tu familia, te hiciste fuerte y testaruda.

Convertiste la tierra en mar; te sumergiste atravesando alambres que electrificaban tus sueños; huiste de las "duchas" temiendo tiros por la espalda. Aquel guardia te perdonó la vida. A mí me toca perdonarte la muerte.
Escrito por Sandra Rebrij - Web

32 comentarios :

  1. Precioso homenaje a una heroína. El ciclo de la vida hace que veranos morir a nuestros seres queridos mayores. Esa frase del final es un magnífico broche a tan magnífico relato, escrito con el corazón.
    Me ha gustado mucho.
    Besote
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que fue una heroína. Y tuve la suerte de tenerla muchos años.
      Muchas gracias por tus palabras, Pablo. Me alegra muchísimo que te haya gustado.
      Abrazo.

      Eliminar
  2. Has rizado el rizo, Sandra. Porque si ya es difícil convencer con una historia de 50 palabras, terminar con esa frase es como tirarse desde el trampolín más alto, hacer un doble salto mortal y salir a la superficie sin despeinarse: impresionante. En esas 7 palabras has conseguí transmitirnos la historia de su vida después de la tragedia. Que sobrevivió, que tuvo una familia, que fue querida y que dejó a los suyos la mejor herencia, el amor. Otros escriben 600 páginas para llegar al mismo final.
    ¡Precioso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que hayas podido ver tan claramente la historia que vino después de la tragedia. Como bien decís, nos dejó el amor como herencia y su ejemplo de lucha que tanto admiro y hasta, a veces, envidio.
      Muchas gracias, Patricia.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Notincgas12/9/15 19:05

    Nuestras vidas, que diría el poeta, son los ríos que van a dar a la mar.
    Y a veces, añado yo, algunas personas, de tanto amor que profesan, desbordan sus propias vidas y llenan las de las demás.
    Saludos, Sandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Notincgas, por las hermosas palabras de ambos poetas, que además son muy ciertas.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Un precioso relato, Sandra. Resumen de una vida valiente que ha sabido vencer los terribles obstáculos de una vida rodeada de guerra, violencia e injusticia. Me alegro de que finalmente haya podido vivir tantos años, rodeada de personas que la quieren y la admiran.
    La frase final es genial, perdonar la muerte. Me ha emocionado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Asun. Por suerte después de la guerra se casó con mi abuelo (a quién había conocido en el mismo campo) y pudieron construir una familia a la que transmitieron esa fuerza y esa terquedad con la que defendían la vida.
      Me pone muy contenta que te haya gustado.
      Te mando un beso.

      Eliminar
  5. Has heredado de tu abuela esa testarudez con la que conviertes las palabras en emociones.
    ¡Precioso, Sandra!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué amable, Margarita! Muchísimas gracias. Ojalá ella pudiera escucharte.
      Abrazo.

      Eliminar
  6. La vida de una superviviente, de alguien que nunca se rindió. Curtida en mil batallas, ni siquiera la muerte natural ha podido acallarla. Alguien que ha sabido dejar el mejor de los legados: su ejemplo.
    Tierno, emotivo y, sobre todo, esperanzador.
    Un saludo, Sandra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, Ángel, ella nunca se rindió. Es un ejemplo que a veces me cuesta seguir, pero lo intento. Siempre la recuerdo y, a veces, me pregunto qué haría ella en mi lugar en tal o cual situación, entonces, trato de salir adelante como, sin dudarlo, lo hubiera hecho ella.
      Un beso y muchas gracias por tus palabras.

      Eliminar
  7. Qué cincuenta palabras más bien elegidas para crear este bello y emotivo homenaje. Te envidio, Sandra: ojalá algún día yo también sea capaz de perdonar algunas muertes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Fina. No es fácil perdonar la muerte y, a veces, tampoco es definitivo. Hay días que son más difíciles que otros. Es un hecho terrible con el que tenemos que lidiar porque no nos queda otra. Y quizás después de algunos años, podamos vivir un poco más reconciliados con esa idea espantosa que, para bien o para mal, forma parte de nuestra naturaleza.
      Abrazo.

      Eliminar
  8. Sandra, con tu relato has logrado el mejor homenaje a tu abuela dando a conocer su historia. Con tan pocas palabras nos has dicho tanto que es imposible no emocionarme con su valentia. Seguro podrás perdonarla, ella seguirá viva en tu memoria. Excelente relato, enhorabuena! Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes lo bien que me hacen tus palabras, Pilar, porque dar a conocer su historia es lo que ella siempre quiso. Decía que todos debían saber lo que fue la guerra, lo que sufrió ella y tantísima gente, para que nunca más se vuelva a repetir una aberración semejante.
      Y es así como decís, ella seguirá siempre viva en mi memoria.
      Muchas gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Un relato conmovedor por lo que cuentas y cómo lo cuentas, además de ser un hermoso homenaje a todas las abuelas desamparadas pero luchadoras, que nos dieron una lección de valentía y heroicidad en aquellos momentos tan duros que vivieron.
    Hace más de un año que guardo un relato, sin decidirme nunca a publicarlo, por lo personal y delicado del tema. Ahora al leer el tuyo he pensado que quizás haya llegado el momento.
    Hermoso, Sandra, me ha gustado mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mª Jesús. Ojalá te animes a publicar tu relato. Me encantaría leerlo. Además creo que es un tema que todos deberían conocer, y qué mejor fuente que los que estuvimos cerca de esas increíbles personas que debieron soportar tantas injusticias y tanto dolor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Magnífico relato, Sandra, lleno de grandes frases y dotado de una enorme eficacia para contar una historia intensa y extensa. Rotundo y emotivo; a la altura del personaje protagonista, sin duda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué comentario tan halagador, Enrique. Muchas gracias. Es un placer que te haya gustado.
      Abrazo.

      Eliminar
  11. Una superviviente que con la fuerza de lo vivido es pilar de sujeción para otras personas. Estremecedor y emotivo relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que sí, Salvador. Para mí lo fue y lo sigue siendo.
      Muchas gracias por el comentario.
      Abrazo.

      Eliminar
  12. Muy bonito y emotivo homenaje a una mujer luchadora. Felicidades, Sandra, primero por haber disfrutado de una abuela como la que nos describes, y segundo, por haberlo hecho tan bien. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconozco que soy privilegiada por haber tenido una abuela así.
      Gracias por tu hermoso comentario.
      Un beso, Matrioska.

      Eliminar
  13. Qué emotiva historia Sandra, y además un hecho real. Sabiendo que es un homenaje a tu abuela solo me queda por darte la enhorabuena, por haberlo dicho tan bonito y por llevar la sangre de esa heroína.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un orgullo para mi llevar su misma sangre.
      Muchas gracias, Rosy, por tan lindas palabras.
      Abrazo.

      Eliminar
  14. Muy bueno y sentido, con algunas frases preciosas...
    Un beso.
    Carme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carme. Me alegra que te haya parecido sentido porque no sabía si iba a lograr transmitir todo el amor y la admiración que tengo por mi abuela.
      Un beso.

      Eliminar
  15. ¡Qué bonito Sandra!
    Muy emotivo y precioso, de verdad, te aplaudo porque me parece un micro maravilloso. Te confieso que tengo una lágrima en cada ojo.
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué amables y tiernas palabras, Malu. Gracias por haber podido sentir la historia de mi abuela igual que yo, que la reviví al escribirla.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Bonito homenaje a toda una generación en general, y supongo que a tu abuela en particular. Me ha encantado... Felicidades Sandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Raquel. Una generación admirable por su valentía, por su fuerza y sobre todo por su amor a la vida. Y así era mi abuela, que quiso vivir hasta el último minuto.
      Un beso.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!