Medallas sin valor

En una oscura esquina veía la noche pasar; asustado por los innumerables terrores que albergaba en su ser, gritos, lamentos e incontables cuerpos que yacían muertos en el suelo; algunos habían muerto por sus manos, "eran órdenes de su coronel", se repetía. "Las medallas no siempre merecen tal sacrificio", pensaba.
Escrito por Rubén José Huertas Rojo - Web

34 comentarios :

  1. La conciencia sopesa nuestros actos y ante algunos no encuentra justificación, aunque respondan a órdenes recibidas y sean premiados con medallas. El mejor premio es una conciencia tranquila, paz de corazón y equilibrio personal.
    No obstante, nada más lejos de mi intención que juzgar a tu protagonista. Hasta que no vivimos en los términos que expresan situaciones extremas, no sabemos si actuaremos en consecuencia con nuestra forma de pensar o seremos arrastrados por la inconsciencia de actos deleznables que otros nos impulsan a cometer.
    Un acertado relato que nos mueve a reflexionar sobre la consecuencia vital de actos de muerte y violencia sobre nuestros semejantes.
    Saludos, Rubén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Manuel por tu comentario. Saludos.

      Eliminar
  2. Rubén, tu protagonista se repite que fueron ordenes, pero aún así tiene remordimientos de conciencia, ni por muchas medallas que le den, no justifican nada.
    Un buen relato reflexivo sobre la guerra o la violencia justificada ¿hay muertes justificadas?
    Un abrazo, Rubén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Javier. Un abrazo

      Eliminar
  3. La guerra deja muerte y mutilación, tanto en los que son eliminados siguiendo una bandera de una nación, como los que se constituyen como mano ejecutora. Es una cuestión delicada, como bien sugiere Manuel Bocanegra, y no se debería juzgar al soldado, por lo que es su trabajo. Lo que sí le engrandece, creo yo, es que tenga remordimientos de conciencia.
    Un abrazo, Rubén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario María José. Un abrazo

      Eliminar
  4. Magnífico micro antibelicista, que cuenta los horrores y sinsentido de las guerras en tan solo cincuenta palabras. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro que te haya gustado Fernando. Saludos.

      Eliminar
  5. Buena reflexión antibelicista. Es difícil saber hasta dónde puede llegar el ser humano en situaciones extremas y creo yo que es preferible no averiguarlo. Me produce rubor y pena.
    Buen micro Rubén.
    Un abrazo, sobrino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí; es una situación difícil, donde la acción que tomes cargará sobre tu conciencia el resto de tu vida.
      Un abrazo, tio.

      Eliminar
  6. Hombres lanzados a una lucha en la que la vida no vale nada, un juego absurdo y macabro donde todos pierden. Ni siquiera los supervivientes, los supuestos vencedores, tienen nada que celebrar. La locura llevada a su grado máximo no puede tener buenas consecuencias ni justificación, no hay medalla que la compense, como bien reflejas en el título, ningún discurso o arenga puede engañar a todos durante mucho tiempo. El problema es que la demencia se repite, y que cada vez es peor.
    Un saludo Rubén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Ángel. Un saludo.

      Eliminar
  7. Lo malo es darse cuenta cuando el daño está hecho. Cuántos chiquillos se habrán hecho hombres de golpe, sacudidos por una conciencia estupefacta y temblorosa.
    Un buen micro para la reflexión, Rubén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Patricia. Un saludo.

      Eliminar
  8. Puede que tu personaje haya ganado unas medallas en nombre de un falso sentido del honor y la obediencia, pero, a cambio, parece haber perdido su tranquilidad y parte de su vida. Enhorabuena, Rubén. Un saludo y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Jesús. Saludos.

      Eliminar
  9. Hombres que luchan y matan "por orden de". Medallas ganadas matando no son medallas, son losas que deben pesar de por vida.
    Gran reflexión la que nos dejas, Rubén. Enhorabuena.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Malu, me alegra que te haya gustado. Saludos.

      Eliminar
  10. Rubén, todas las guerras dejan víctimas y daños colaterales, entre vencedores y vencidos. Cuando se cumplen órdenes que van contra la conciencia del que las ejecuta, es muy difícil de olvidar el horror y el daño ocasionado.
    Buen relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. La guerra es ausencia de paz en su sentido más amplio y siempre deja víctimas. El protagonista de esta tu historia tendrá que llorar a todos sus muertos, de su bando o del enemigo, y seguir viviendo con ello.
    Saludos cordiales, Ruben.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Carles. Saludos.

      Eliminar
  12. Es muy difícil para el protagonista sobrevivir a las muertes ejecutadas por su mano, aunque haya cumplido órdenes en medio de una guerra.
    Buen relato antibelicista, Rubén. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Carmen. Un abrazo.

      Eliminar
  13. La "obediencia debida" exime de responsabilidad a los que, en los conflictos bélicos, tienen muertos a sus espaldas. Aunque luego, como el protagonista de tu interesante relato, tengan que sufrir de por vida el peso de la conciencia. Es una de las sinrazones de la guerra. Un tema de obligada reflexión, Rubén. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Juana. Saludos.

      Eliminar
  14. Los remordimientos de los crímenes de guerra magníficamente expresados en este cincuenta antibelicista. Cuando se mata, ningún premio compensa una muerte. El título, muy acertado.
    ¡Enhorabuena, Rubén!
    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario José Antonio. Saludos.

      Eliminar
  15. Matarse unos a otros es una monstruosidad, premiar por ello es una demencia. No creo que ninguna medalla pueda acallar el arrebatar la vida a otro ser humano, por mucho que se haga acatando órdenes. Buen micro, Rubén, felicidades. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Matrioska. Saludos.

      Eliminar
  16. Muy buen alegato contra el absurdo cruel que supone toda guerra.
    Enhorabuena, Rubén.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Enrique. Saludos.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!