Serial killer

Nadie lo diría al verme, con mi carita de niño bueno. (Nada. No siento nada. Ningún remordimiento). Las maté a todas: muchas agonizaron por el impacto de mis botas en sus frágiles cabezas; algunas las quemé. Ardieron vivas. Otras... acabaron ahogándose, tras la fatídica inundación de Cacaolat en el hormiguero.
Escrito por Raquel Tevas Cisneros

64 comentarios :

  1. Hola Raquel, a pesar del título, y la evolución de la historia, que hacía ver una gran violencia, al final con tú palabra final "hormiguero", has logrado que saque una sonrisa ya que le has dado un giro final total al relato.
    Me ha gustado Raquel.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado. Otro beso para ti Javier.

      Eliminar
  2. Hola, amiga Raquel. Veo que sigues dejándonos imágenes potentes en tus micros, muy cinematográficas. por un momento pensé que estaba viendo una película de la guerra del Vietnam, pero ese giro magistral, me ha llevado a mi infancia, cuando éramos observadores de hormigas, y experimentábamos alguna que otra atrocidad con ellas.
    Brillante.
    Besos.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo Pablo, que bien que te haya gustado. La culpa de todo la tienen "american psycho" que me ha servido de inspiración. Por lo demás yo soy muy buena niña Jajaja cándida e inocente incapaz de matar a una hormiguita Jajaja
      Un abrazo

      Eliminar
  3. ¡Segundo día tras el «apagón» de mes y medio (necesario por otra parte) de esta nuestra web literaria! ¡Y giro radical a las historias que se han incorporado a este reencuentro desde ayer (tan necesario también como el aludido «apagón»)!

    Raquel abandona el bellísimo lirismo de Antonio (que tanta falta nos hace en estos días semioscuros), aparta los sentimientos arrumbados de Pablo (amor, melancolía, y soledad, dejados a un lado a sabiendas de su exigente necesidad) y tampoco echa mano de alegoría alguna, como la de María José sobre el esfuerzo y su valor último. No. Raquel nos deja un cincuenta de los que te pillan con el pie cambiado, porque te esperas, detrás de las primeras palabras, encontrarte con un asesino en serie (el título ya nos lo adelanta, aunque sea en inglés) para descubrirnos al final a un «gamberro» titulado "cum laude" que es capaz de emplear en sus torturas batidos de chocolate, pensando criminalmente que así proporciona una muerte dulce. Ahora bien, no quiero justificar a este aprendiz de la violencia gratuita, porque se empieza extinguiendo un hormiguero y se puede terminar, si no hay enderazamiento en su vida, asesinando sin piedad a congéneres. Eso sí, siempre que estos sean mucho más débiles que el potencial homicida, como suele suceder lamentablemente en la vida real.

    ¡Enhorabuena, Raquel, por tu microrrelato! Nos seguimos leyendo...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos seguimos leyendo J.A.Barronuevo.
      Yo pienso que el formato de cincuenta palabras es increíblemente sugerente para los relatos de misterio y terror, y siempre intentaré reivindicar el género desde esta plataforma.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Me encanta tu relato. Muy bueno el giro final y reconozco que me ha impacatado tras leer los comentarios de los compañeros, pues tal como también dice José Antonio, has cambiado de estilo y has marcado nueva tonalidad dentro de esta polícroma paleta de colores que es 50palabras.
    Me alegro de volverte a leer, Raquel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...al leer los RELATOS anteriores de los compañeros...

      Eliminar
    2. Gracias Isidro. Eso es uno de los encantos de la web, que cada uno tiene su estilo, y además ya nos vamos conociendo (los estilos ;))
      Un saludo

      Eliminar
  5. Raquel, me encantan tus historias, cómo las tratas, los giros que das con y en ellas.
    Nos habías dibujado al principio un niño bien, me lo imaginé rubito, piel muy clara, pecas, ojos azules, que se había convertido en un killer en serie, también pensé que podía ser un soldado de guerra agazapado en su trinchera... ¿tú sabes la de imágenes que me han pasado por la cabeza? Y solo en cincuenta palabras. Esa es la genialidad de tu micro.
    Un beso, enhorabuena.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras. A veces, cuando os leo me sobreviene cierto complejo de inferioridad. Porque algunos de vuestros relatos son tan buenos, o están tan bien narrados. Así que me has hecho muy feliz.

      Un abrazo Malu

      Eliminar
  6. L´enfant terrible, el asesino del Cacaolat. Has hecho un salto mortal con tirabuzón al presentarnos esa "carita de niño bueno" inmediatamente seguido de la frialdad de los desalmados que no tienen ningún tipo de sentimiento y las imágenes crueles de sus crímenes despiadados, hasta que abres la escena con ese fatídico, e incluso accidental, derrame del Cacaolat sobre el hormiguero. Fantástico, Raquel, felicidades. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Pero, que comentarios tan bonitos. ¡Gracias chicos! Que bien estar de vuelta.
    Un abrazo enorme a todos.

    ResponderEliminar
  8. A mi me parece que tu "niño bueno", no lo es. Esa conciencia en tiempo presente de sus propios actos y de cómo los demás le contemplan, esconde una pérfida inclinación psicopática que entrena con las hormigas, que son víctimas propiciatorias y un recurso fácil a su alcance. No sé si será que acabo de leer un artículo que detallaba el modus operandi del psicópata brasileño que asesinó y descuartizó a sus tíos y a sus dos hijos (2 y 4 años) sin pestañear y contándolo por whatssapp a un amigo de Brasil. Al igual este killer infantil, él declaró no sentir nada, ni siquiera haberse puesto nervioso. Lo planeó y lo ejecutó. Tal que el killer del Cacaolat.
    Impacta tu relato por la crudeza que explicita, y sorprende el giro final al encontrarnos con que el asesino es un niño, porque bien pudiera ser este tipo al que me refiero reflexionando después de limpiar con lejía el escenario de su crimen.
    Desde luego, un relato que no nos deja indiferentes. Para echarse a temblar (de miedo) y a aplaudir (por lo conseguido. Un abrazo, Raquel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bocanenegra.
      Después de tu bautizo "el killer del cacaolat " ya puedo decir orgullosa que es un auténtico asesino en serie. Pues ningún asesino que se precie, carece de un alias.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Raquel, me gusta tu micro, pero no me hace sonreir el hecho de que un niño puede tener instinto de "asesino en serie". Todos hemos hecho cosas, siendo niños, de las que no nos sentimos orgullosos cuando crecemos. Una de ellas es la crueldad contra pequeños animales que, no por serlo, son menos importantes que un perro o un gato. Lo has contado muy bien. Estoy feliz de reencontrarme con tu escritura.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La crueldad infantil va casi implícita. Afortunadamente, luego "casi" todos desarrollamos adecuadamente la empatia.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Que sepas que casi me caigo de la silla, pero no de susto como sospechaba (miedosa que es una... ¡qué le vamos a hacer!), sino de risa.
    ¡Bravo, Raquel!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fina. Pero no te vayas hacer daño... no quisiera yo más muertes a mis espaldas. Jajaja

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Muy simpático y muy bueno, pobres hormigas aunque la muerte sea dulce dulce en este caso. Ya lo veo, sacando la lengua mientras piensa en su siguiente objetivo.
    Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dulce, dulce muerte.

      Un abrazo Luisa.

      Eliminar
  12. Gracias, Raquel. Me encantan los finales que me arrancan una sonrisa 😉
    Gracias por compartirlo.
    Salut.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerme y comentarme Dipandra.
      Besos,

      Eliminar
  13. ¡Que malísima eres, Raquel!, con qué habilidad nos despistas.
    Mucha, mucha suerte con tus hormiguitas, tan laboriosas ellas.
    Besito virtual

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy maléfica Jijiji :-)

      Besos virtuales para ti también.

      Eliminar
  14. Qué final mas inesperado. Mientras lo leía pensaba: que maldad y con regodeo... y resulta que eso creo que lo hemos hecho todos... de pequeños/as. Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberos engañado hasta la frase final ¡JA JA JAA! Cómo diría Hannibal (del equipo A) "Me gustan que los planes salgan bien".

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Me has hecho recordar que yo hice cosas como esas de pequeño, aunque ahora me arrepiento, la verdad, y ya no soy capaz ni quiero, de matar a una mosca. La inocencia o la ignorancia de los pocos años, también el estar mucho en la calle y que no existiesen más pantallas que la de una televisión con dos canales. Muy logrado ese personaje que, aunque con sorpresa final, no deja de ser un asesino en serie, que en inglés suena aún más dramático.
    Un abrazo, Raquel

    ResponderEliminar
  16. No hay piedad para los fórmicos, ¿eh? pero ¡cuidado! la leyenda dice que si los ahogas en cacaolat, sus espíritus regresan del otro mundo y te atormentan cada vez que te tomas un batido de cacao.
    Saludos cordiales, Raquel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Ahora que lo dices creo que me atormentan en forma de michelines Jajaja
      Gracias por Carles por comentar.

      Eliminar
  17. Esos hormigueros...entiendo perfectamente a ese niño. Yo, que era una niña muy buena, me conformaba con echarles agua, la justa para verlas salir del hormiguero, sacar las larvas y ponerlas a secar al sol.
    Un abrazo y sigue con lo tuyo, que no se lo diremos a nadie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por guardarme el secreto. ;)

      Un saludo Asun.

      Eliminar
  18. El relato da más miedito por lo que sugiere que por lo que cuenta. Eres una maestra del acojone, Raquel.
    ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú si que eres una maestra Patricia Richmond.

      Un abrazo

      Eliminar
  19. Este niño malvado nos sorprende con su crueldad y tú nos has sorprendido al final de la historia cuando descubrimos quiénes son las víctimas.
    Muy bien contado. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen.

      Besos para ti también.

      Eliminar
  20. ¡Qué buen giro, Raquel!
    El título me predispone para una clase de relato; después las primeras palabras me confirman mi sospecha. Pero entonces llega el final "tras la fatídica inundación de Cacaolat en el hormiguero" y todo cambia con tan sólo 9 palabras y me muero de la risa.
    Lo dicha, Raquel, genial...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya sacado un sonrisa.
      Un abrazo Alma rural

      Eliminar
  21. La inocencia infantil es un arma de doble filo, y sino, que se lo pregunten a las antenas de los saltamontes, alas de mariposa y, como en tu caso, hormigueros inundados sin piedad ni remordimientos.
    Me ha gustado tu relato tan bien desarrollado, Raquel. Escondes perfectamente ese sorprendente final, consiguiendo el impacto buscado y, en mi caso, una sonrisa al recordar aquellas meriendas con cacaolat.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  22. Madre mía Raquel. Qué bien consigues que sintamos angustia por los crímenes supuestamente perpetrados por un joven descerebrado, como juegas con nuestra imaginación tras leer tus palabras (por desgracia basándonos en hechos reales de este estilo), hasta que vemos que se trata de un niño martirizando hormigas... Aunque dicen que por algo se empieza!
    Muy bien logrado.
    Un abrazo.
    Carme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen por esas palabras tan bonitas. La verdad es que soy una apasionada del género, un poco morbosilla.

      Un abrazo y gracias por comentarlo.

      Eliminar
  23. Ese asesino en serie me retrotrae a mi infancia, a cuando yo era un émulo de ese déspota que cuenta sus hazañas con total impavidez. Desde luego, yo no le iba a la zaga, y no quiero contar las barbaridades que les hacía a las hormigas, moscas, arañas, grillos, abejas, ranas, lagartijas...
    Por otra parte, el Cacaolat me ha traído a la memoria mis vacaciones de verano en casa de mis abuelos, en Tarragona, vacaciones en las que no solía despegarme de mi tío, el menor de los hermanos de mi madre, que sólo me llevaba tres años y medio, y era, por tanto, algo así como mi ídolo. Por desgracia, ha fallecido hace poco.
    Esa bebida no existía en Burgos, y vaya usted a saber por qué, para mí era un placer tomármela acompañada por una ración de berberechos, consumición que solía pagarme mi tío. Aunque siguen gustándome las dos cosas, hoy no se me ocurriría mezclarlas.
    Lo anterior en cuanto a lo que me ha traído a la memoria tu microcuento, luego está la inteligente narración que has hecho, con esas potentes imágenes de horror que nos vas transmitiendo, para hacer que respiremos al final al saber que las víctimas no son niñas, sino hormigas, aunque maldita la gracia que les haría a ellas la indolente crueldad del niño con carita de bueno.
    Felicidades, Raquel por tan sugestivo y original microcuento. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta haberte evocado recuerdos de tu infancia Enrique.

      Un abrazo

      Eliminar
  24. Uno piensa qué pensaría si tuvieras una inundación así en tu hogar, esa ciclogénesis en la que clamarías a un Dios Formigal, como en una escena de La Cúpula de Stephen King, en la que que son ellas las que nos observan mientras agonizamos por falta de aire. La única solución es la de demostrarles que los humanos tenemos sentimientos racionales.
    Creo que hubiera sido peor con Coca Cola.
    Un abrazo Raquel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si una muerte mucho más pegajosa. Gracias Pepe. Me gusta que nombres a Stephen King, aunque no esté muy valorado, nadie le podrá negar su originalidad y lo prolífico de su carrera. Y pasará cómo el escritor mago del suspense del SXX, junto con el director de cine Hitchcock.

      Un saludo

      Eliminar
  25. Raquel, este niño cruel apunta maneras de Serial Killer, como indica tu título. Asusta cuando dice que no tiene remordimientos. Nos llevas a lo largo de tu relato por un camino para al final dar un giro inesperado que nos desvela que se trata de hormigas...
    Buen relato con sorpresa final. Enhorabuena.
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Pobres hormiguitas, con lo trabajadoras que son. Al menos las últimas tuvieron una muerte dulce. Creo que eso de matar hormigas lo practicaban más los chicos. A las chicas, todos los bichos nos daban pena. Ese es el recuerdo que me ha quedado. Bien contado y conseguida la sorpresa final. Un abrazo, Raquel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si al menos las últimas hormigas tuvieron una muerte muy dulce. Descansen en paz.

      Un abrazo Juana

      Eliminar
  27. Hola Raquel. A mí no me ha hecho ni pizca de gracia. Me ha helado la sangre en las venas. ¡Menudo Damian!. No querría yo encontrármelo de noche en un callejón oscuro. Apunta aptitudes, y tanto que las apunta. Felicidades. No brindaremos con un batido, le dejamos al chavalín disfrutando del doble goce que le ha proporcionado el cacao. ¡Míralo, aún se está relamiendo!. Chinchín con agua con gas, que parece inocua, pero engaña. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias Cristina. Esa era la idea generar una especie de "Damian", que generará desconcierto entre la maldad y la inocencia.

      Un saludo

      Eliminar
  28. ¿Quién no ha realizado una masacre con hormigas, mariquitas, escarabajos...? Me reconozco culpable, y me avergüenza sentirme identificado con el prota de tu relato. Todos somos asesinos en potencia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me reconozco culpabililla. Jejeje a esa edad ni siquiera sabes lo que las cosas significan de verdad. Mucho tiempo después, siempre me he preguntado porque les tiraba líquido a los hormigueros impasible pero nunca he hallado respuesta. Supongo que quería saber que pasaría. Al final ha concluido en una idea para un relato.
      Un saludo

      Eliminar
  29. Raquel, ese niño es de armas tomar, bajo su inocencia y como si fuese un juego.
    Muy bien contado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  30. Original giro para sorprendernos con el genocidio de un microcosmos. Un niño que, seguro, la vida le insuflará madurez. Muy bueno, Raquel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias salvador. Me encanta la palabra "microcosmos". Si esperemos que madure y desarrolle las famosas "neuronas espejo" responsables de que sintamos empatia.
      Un abrazo

      Eliminar
  31. Muchos padres suelen decirle a sus hijos traviesos o gamberros, en el buen sentido, que si siguen así, acabarán mal. A mí me da que hay de todo: niños buenísimos y obedientes que cuando crecen se convierten en demonios y otros a los que les ocurre lo contrario, que con los años cambian para bien. Dicho esto, tu chaval asusta... mucho. Eso está bien en un relato. Suerte, Raquel. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo estar más de acuerdo. Además creo que hay una edad para todo, períodos críticos, en los que uno puede y debe experimentar. Que al fin y al cabo, es lo que está haciendo el protagonista. Para nada me lo imagino un asesino en serie de adulto. Sólo es un niño tanteando los límites y sus consecuencias.

      Un saludo

      Eliminar
  32. Pues sí, Raquel; podríamos decir que en mayor o menor medida todos tenemos un pasado oscuro, con crímenes a nuestras espaldas tan atroces como los de este encantador crío. Los humanos y nuestra a veces inconsciente crueldad.
    Un relato tan simpático y como escalofriante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Estupendo relato con un dulcificado e inesperado giro final. Enhorabuena, Raquel.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!