Avance de la invasión

Se sobresaltó al descubrirlo tras la puerta. Parecía una estrella de la muerte aplastada. Un oscuro platillo volante con su antena diminuta, plegada a la espera de conexiones remotas.

Regresó del colegio y ya no estaba. Había volado misteriosamente para posarse sobre la superficie brillante de la cabeza del abuelo.
Escrito por Jerónimo Hernández de Castro - Twitter

26 comentarios :

  1. Si me lo permites, me voy a lanzar a una interpretación muy particular, aún a riesgo de ahogarme yo solito en la piscina. Un niño con una de las mejores cualidades que se pueden atribuir a la infancia: la imaginación, descubre un complemento que en otro tiempo fue de uso frecuente, pero no en el suyo, de ahí que lo vea como una nave alienígena, en avanzadilla de una invasión. En ningún momento se nombra el objeto en cuestión, aunque por las descripciones y su destino final me atrevería a decir que se trata de una boina, plana, negra, con su rabito central, como corresponde. Quién sabe si realmente estamos ante los albores de una verdadera invasión, porque el marketing que nos maneja ha decidido que vuelven a ponerse de moda.
    Si no he errado en la interpretación, que todo podría ser (tú rectifícame sin miedo) se trata de un relato muy simpático, además de ingenioso.
    Me alegro de leerte.
    Un abrazo grande, Jero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jerónimo Hernández de Castro24/3/17 18:18

      Muchas gracias Ángel. Certero como siempre has explcado muy bien el objetivo del micro: cómo a veces realidades familiares son vistas de manera completamente distinta por los ojos nuevos y limpios de un niño, que a su vez posee una mirada distinta en la que, en este caso, ya esta la lente peculiar de Star Wars. Luego el juego de no decir "boina" y llevar al que lee a la cabeza brillante del abuelo, como fue mi abuelo, el único que pude concer. Un abrazo enorme amigo

      Eliminar
  2. Yo también he visto en ese "oscuro platillo volante"... la boina del abuelo. Negra y con su rabito como antena. Me encanta!. Es un relato divertido y como ya te han dicho, muy ingenioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Galilea. Quería ver algo tan familiar para mí de una manera distinta. Me alegra que te haya divertido. Un abrazo. Jerónimo Hernández

      Eliminar
  3. Jerónimo, borré mi primer comentario ya que me fui por los cerros de Úbeda, y anoche al leer el espléndido comentario de Ángel, me he dado cuenta de mala interpretación, y sí como dije me encanta como juegas con las palabras para hablar de algo sin nombrarlo, me reafirmo en ello, ya que esa boina protagonista de tu historia no aparece en ningún momento pero siempre está, y esa visión de los ojos de un niño que con su inocencia no se explica la realidad de lo que no conoce.
    Buen relato, Jerónimo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier por tus comentarios. La posibilidad de que fuera un insecto me ha parecido muy sugerente. Pensaba que el primer párrafo podía ser previsible pero ya veo que os he engañado un poco. Un fuerte Jeronimo Hernandez de castro.

      Eliminar
  4. Me ha llamado la atención "Estrella de la noche aplastada". Creo que has inventado una nueva forma para definir "La Parca".
    Conmueve tu relato, Jerónimo.
    Mucha suerte y saludos virtuales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Jesús. Ya te contesto directamente. La visión de la boina como anticipo de la muerte es muy interesante, quizá para el próximo relato. Un gran abrazo

      Eliminar
  5. Me ha pasado como a Javier. No sabía a qué te referías hasta que he leído el comentario de Ángel. Ingenioso. ¿Y si de verdad fuera una chapela alienígena?
    Saludos, Jerónimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso. Y yo que pensaba que el primer párrafo era demasiado explícito! Es la magia de los microrrelatos. Un abrazo

      Eliminar
  6. Jerónimo, al igual que algunos de mis compañeros en mi primera lectura iba desencaminada en mi interpretación, pero al leer los comentarios he visto claro que hablas de una boina. Muy original micro. enhorabuena.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pilar. Espero no haber sido demasiado "oscuro". Un beso enorme

      Eliminar
  7. Jero, al principio me has engañado, sinceramente, yo pensé que era un insecto, pero ya veo que es una boina. Por lo que leo, tu abuelo la usaba y el mío también.
    ¡Qué buenos recuerdos me has traído con la boina!
    Un beso grande.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si he conseguido traer el recuerdo de un abuelo querido el micro ya es un éxito. Un beso enorme Malu, gracias por tu comentario

      Eliminar
  8. Vaya, yo como Malu, también pensé en un insecto (saltamontes?), replegado a la espera de saltar y ya con una sola antena, que se posó sobre la cabeza del abuelo, jeje.
    Bueno, veo que Ángel no falla con su detallado análisis del relato, como acostumbra a hacer.
    Bien contado desde la óptica de los pequeños de ahora, que pocas boinas ven aunque mucho Star Wars.
    Un abrazo Jero.
    Carme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Mari Carme los niños de hoy, como nosotros antaño, tienen acceso a realidades nuevas e ignoran cosas que fueron muy habituales en nuestros hogares. Yuxtaponer Star Wars con la boina de mi abuelo era el reto para mí. Un gran abrazo

      Eliminar
  9. Otra por aquí que andaba totalmente despistada, pensando en plagas de arañas, mosquitos patilargos o algo así.
    Cuando he leído los comentarios (Ángel nunca falla) y le he dado otra vuelta a tu relato lo he captado.
    Como mi abuelo no llevaba boina (el otro creo que llevaba sombrero, al menos en las fotos que he visto de él) me he ido por otro sitio.

    Muy original la historia
    Besos ♣

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperanza! Que se me había quedado en el tintero. Muchas gracias como siempre por tu comentario. Un beso muy grande

      Eliminar
  10. Me ha encantado este micro doble en el que se cuenta la visión fantástica del niño y la realidad contada por el narrador. Me gusta mucho que se deje entrever sin nombrar las cosas, como tú lo has hecho con esa boina, que también he visto en las cabezas de mis tíos abuelos. Yo no tuve la suerte de conocer a mis abuelos.

    Un abrazo fuerte, genio.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo como siempre tan amable con tus comentarios y tan sugerente en las vías de interpretación. El narrador sabe perfectamente lo que es una boina pero no puedo decirlo porque el niño lo ignora. Por ahí iba mi experimiento. Un abrazo enorme maestro

      Eliminar
  11. Muchísimas gracias a todos por los comentarios estoy intentando responder individualmente pero no lo consigo por estos duendes informáticos o más bien por torpeza. Me ha parecido muy interesante la visión de insectos que os ha sugerido a muchos y la vía mucho más sutil de la boina cómo presagio de la muerte. Habrá que explorar nuevos caminos Un abrazo para todos

    ResponderEliminar
  12. Tierna y simpática historia contada con gran estilo y elegancia. Gran ingenio el que muestras, Jero, al sacar tanto partido a una idea tan sutil.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Enrique. Me alegra mucho que te haya gustado. Me encanta apropiarme de los objetos cotidianos desde otra perspectiva. Un abrazo

      Eliminar
  13. Ay qué bonito. Me ha encantado. Esa visión imaginativa de los niños es como una hermosa película.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias Carmen! Los ojos de los niños a veces nos descubren lo que no vemos los mayores. Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Llevo no sé cuantos días dándole vueltas a la cosa, y ya no puedo más, que ni duermo, ni como, pensando en qué debe ser, así que ahí va mi apuesta: ¡es un peluquín!
    Saludos cordiales, Jero.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!