Cuervos

Jamás creí en esos refranes alarmistas. Adoro los cuervos. Les sirvo su ración, mientras limpio las copiosas manchas de sangre, tras el incidente.

Llamo al hospital: me dicen que ella está mejor, aunque tal vez pierda su ojo.

Esperanzado, vuelvo a colocar el anuncio: «busco pareja, aficionada a las aves».
Escrito por Daniel Castillo

14 comentarios :

  1. Ay, Daniel. Ten cuidado que, cuando se te acaben las novias, tendrás que seguir alimentando a tus pajarillos y ya sabes lo que comen...
    Un abrazo de otra admiradora de los cuervos.

    ResponderEliminar
  2. Que conste que los cuervos, casualmente ayer vi uno, me parecen un ave como la que más, con marcada personalidad y con tradicional mala prensa. Pero el alma negra del protagonista del relato tiene visos de ave insensible o psicopática.
    Un relato que ofrece una segunda lectura inquietante. Saludos, Daniel.

    ResponderEliminar
  3. Daniel, hay aves y aves. Parece ser que a las de tu relato no les gusta que su dueño tenga novia, tal vez deba especificar en el anuncio de que tipo de aves se trata.
    Un relato intrigante y lleno de picotazos.
    Saludos, Daniel.

    ResponderEliminar
  4. Dicen que los cuervos son muy inteligentes. Tu prota debe tener cuidado no vayan aprender a hablar, y lo cuenten todo. Ellos son capaces de traicionar la mano que les da de comer.
    Me has sacado una sonrisilla malévola.
    Suerte, Daniel.
    Saludos virtuales.

    ResponderEliminar
  5. Los refranes no son alarmistas, sino más bien sabios (o eso se dice). De momento, tus cuervos arrancan los ojos que no son los de su criador, pero todo se andará, porque algún día puede que el anuncio no capte a nadie y entonces... ¡Estas aves, cuando tienen que comer, comen lo primero que encuentran!
    Inquietante cincuenta el que nos dejas, Daniel, aunque quienes te leemos, por aquí o por otros espacios, ya sabemos que son de tu gusto esas historias algo truculentas. Y a mí me gustan cómo nos las cuentas.
    Enhorabuena y nos seguimos leyendo.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  6. Dicen que los refranes guardan sabiduría y apego a la realidad. En el caso de tu protagonista hay una variación, pues esos animales no le sacan los ojos a él, sino a sus acompañantes, que más parecen carnaza elegida para tal fin.
    Un texto que podría interpretarse como un homenaje a Hitchcock. Un ejemplo de cómo a través de un refrán puede componerse un relato singular.
    Un abrazo, Daniel

    ResponderEliminar
  7. Sabes que mi papá crió un cuervo pero le cortó las alas para que no volara y la lengua para que no pasara algún accidente como a tus protagonistas. El refrán tiene años de sabiduría, así que nunca hay que desafiarlos. Excelente. Saludos Daniel.

    ResponderEliminar
  8. Cría cuervos... Por lo visto no le gustan las madrastas.
    Un saludo Daniel

    ResponderEliminar
  9. Hay que hacer caso a los refranes siempre. Cuando el saber los ha puesto ahí es por algo.
    Buen micro, Daniel.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Un buen homenaje a Hitchcock, pero yo le digo a tu protagonista que se ande con cuidado, como tarde mucho en encontrar otra chica, irán a por él.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
  11. Los cuervos tienen mala fama y son desagradecidos con sus criadores, pero el villano del relato es el criador, que busca parejas para ofrecerlas como víctimas.
    Muy inquietante, Daniel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Menos mal que son cuervos y no buitres.
    Excelente micro. Saludos, Daniel

    ResponderEliminar
  13. Original manera de darle una vuelta al refrán.

    ResponderEliminar
  14. Los cuervos lo llevan en los genes y forma parte de la naturaleza. Hay otros "elementos" sueltos que también sacan los ojos o todo lo que pueden, pero eso más que la naturaleza, el responsable es quizá un perverso proceso de socialización.
    Buen relato, Daniel.
    un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!