Desapercibido para ti

Sé que lloras en secreto y sin contar conmigo. Aprendí a entenderte sin hablarnos. ¿En qué he fallado? Te siento tan cerca pero... tan lejos. Recostada sobre mi mano trato de limpiar tus lágrimas sin lograr tu consuelo. ¡Háblame! Acaricio tu pelo pero mis dedos los traspasan... Adiós, mi amor.
Escrito por Enrique Caño

33 comentarios :

  1. Enrique, nos narras una historia de un amor que continua desde el más allá, él la intenta consolar, seguir con ella, pero al final se resigna, como muy bien titulas el pasa desapercibido para ella.
    Buen relato, Enrique, me ha gustado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique Caño7/4/17 20:13

      ¡Hola Javier! Así es, él pasa desapercibido para ella y, de alguna forma, no entiende por qué llora. De ahí que los dos estén tan cerca pero separados por otra dimensión. Muchas gracias por tus palabras. Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Cómo me alegro de que hayas vuelto, Enrique!
    Tu relato está lleno de sensibilidad, poesía, anhelos, lamentos, almas llenas de vacío, impotencia, nostalgia, amor forjado, de los que dejan marcas en un corazón en carne viva. Es un relatazo, Enrique.
    A mí me ha hecho suspirar varias veces y, algo muy difícil, olvidar que es lunes ;-)
    Amigo, tu segundo relato no hace más que constatar lo que sospechaba cuando leí el primero: ha nacido una nueva estrella en cincuenta. Te daría la enhorabuena, pero los que estamos de enhorabuena somos nosotros que vamos a tener el placer de leerte.
    Enrique, aquí tienes un seguidor. Ya estoy deseando que aparezca por aquí tu próximo escrito.

    Un fuerte abrazo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique Caño7/4/17 20:27

      ¡Hola Pablo! Me desbordas con todos tus comentarios tan positivos. El placer es mío por encontrar un lugar con grandes personas y estupendos escritores, es alucinante la variedad y la calidad de los relatos que se pueden encontrar por aquí. La creatividad y la originalidad brilla a grandes cantidades. Pablo, aquí tienes también a un seguidor y a un amigo. Nos seguimos leyendo. Un abrazo. Enrique

      Eliminar
  3. Enrique, tu relato transmite melancolía, amor y sentimiento. Es bello y te felicito por ello.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique Caño7/4/17 20:29

      Muchísimas gracias por tus palabras, María José. Un abrazo muy grande y seguimos leyéndonos.

      Eliminar
  4. Dos mundos que constituyen planos paralelos pero sin conexión posible. Del dolor secreto y terreno de ella, incapaz de percibir su presencia, a la impotencia lacerante del fantasma incapaz de materializar sus caricias. Me recuerda algún pasaje de la película Ghost. Interesante propuesta en torno al desasosiego sentimental. Saludos, Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manuel, es cierto, el relato me recuerda a la película Ghost, donde los espíritus traspasaban con su cuerpo lo material. ¡Qué gran película!
      Cómo logra el amor superar a la muerte:"Más allá del amor". Muchas gracias por tus palabras. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Enrique, tu protagonista intenta consolar a su amada que llora, desconociendo que llora por el que ha muerto. Cuando se da cuenta, se despide de ella.
    Muy buen micro. Me ha emocionado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pilar por tu comentario. Así es, precisamente, lo que he intentado trasmitir. Se despide cuando se da cuenta del motivo por el que ella está llorando y aguardará, pacientemente, el reencuentro. Te agradezco tus palabras. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Uno de los personajes, desde otra dimensión, sabe que el reencuentro es posible, pero nada puede hacer por evitar el dolor de la otra parte, que sólo percibe el presente doloroso de una separación a la que sólo el tiempo puede poner remedio, aunque no pueda tener constancia hasta que el momento no llegue. Mientras tanto, sólo queda la congoja.
    El mismo amor desde dos espacios y dos puntos de vista distintos; triste, pero no terminante, con un hilo al que agarrarse.
    Un abrazo, Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángel. Me encanta el matiz que añades de esperanza por el reencuentro. Al menos si una de las dos partes lo conoce sabrá no sólo esperarla como merece, sino recibirla, en su momento, con alfombra roja. Un abrazo, Ángel.

      Eliminar
  7. Yo he entendido tu relato Enrique como un amor no correspondido, con alguna que otra licencia poetica. Y la verdad, así, me ha parecido muy bueno. Aunque entiendo que la lectura real es que él esta muerto y ella llora su ausencia, y no la puede consolar. De cualquier modo, te ha quedado un relato muy bien construido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que ha sido por el título. Si fuese desapareciendo para ti, no hubiera tenido dudas. Pero desapercibido me ha dado más juego a la hora de interpretar.
      Nuevamente un saludo Enrique

      Eliminar
    2. Súper interesante tu punto de vista del amor no correspondido, Raquel. Francamente, mi intención no era reflejar ese caso pero era consciente de que podría dar lugar a interpretarlo así. Me alegro de que ambas interpretaciones te hayan gustado. Y, como muy bien apuntas, desapareciendo para ti no hubiera dado lugar a dudas. Opté por un título algo más ambiguo para dejar la puerta abierta a escoger cualquiera de los dos caminos. Un abrazo muy grande.

      Eliminar
  8. A mi también me ha recordado a la película Ghost. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Galilea! La verdad que se asemeja mucho a la película, salvando las distancias claro, pues Ghost es una de las joyas históricas del cine. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Un micro un tanto extraño. El protagonista no sólo no sabe por qué llora su amada sino tampoco que está muerta.
    Saludos, Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Plácido. Intenté reflejar, como bien dices, el desconocimiento por parte de él del llanto de su pareja. Mi pretensión era concluir que él era el fallecido pero, ahora que lo apuntas, es posible que se pueda revertir y darle a ella el papel de espíritu y que, por ello, no pueda tocarla el pelo. Gracias por tu punto de vista,no había barajado esa opción. Me gusta también. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Enrique, ¡qué bonito! Entiendo que éste, tu segundo relato, es continuación de tu estreno del mes pasado en esta casa. Ella sigue llorando la pérdida de su amor, él sigue a su lado, aunque está en otra dimensión.
    La historia es triste, pero lo has contado de una forma muy bella y serena, de tal forma que el lector puede empatizar con los dos personajes a la perfección.
    No me equivocaba, tienes mucho y bueno que contar, espero ya el relato del mayo.
    Enhorabuena, es una gran historia, un muy buen cincuenta.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Malu! Eso es, he intentado contar la misma historia del primer relato pero desde el otro punto de vista. Te agradezco esta observación. Ahora la realidad era percibida desde los ojos de él. Y ambos se encuentran con esas "coronas de realidades". Es cierto, la historia es triste desde los dos puntos vista; él y ella ya se encuentran separados por la estrecha línea entre el aquí y el allá. Pero como todo, es cuestión de tiempo y de saber esperar el momento en que a ella le toque cruzar la línea y reencontrarse con él. La pérdida se vuelve, de esta forma, pasajera y ya no importará tanto el lado en el que estén: si hay cariño, cuestión de trascender el tiempo.
      Muchísimas gracias por tus palabras, confianza y acogida. Un beso. Enrique

      Eliminar
  11. Muy bonito, Enrique. Tierno y sobrenatural.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Asun. Me alegro de que te haya resultado bonito. Te agradezco tus palabras y tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  12. El amor separado por la línea de la muerte. Ella llora la pérdida y él, desde la otra dimensión, intenta consolarla sin conseguirlo. Ahora habitan mundos distintos. Queda tan solo la esperanza del reencuentro tras la muerte.
    Dos temas clave en este micro, amor y muerte. Una historia romántica, Enrique. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Carmen! Tan solo queda, como bien apuntas, la esperanza del reencuentro para lograr trascender la muerte y desterrar a aquel malvado personaje que encarna a una siniestra cadavera con guadaña y capa negra. Seguro que los dos protagonistas conciben la muerte como "un paso más de la vida" y, ¿por qué no? como "un maravilloso paso más de la vida". Muchas gracias por tus palabras. Un abrazo. Enrique.

      Eliminar
  13. Sentido cincuenta el que nos dejas, Enrique, con el que nos desvelas que el amor podrá ser eterno pero que también, y lamentablemente, tiene unas limitaciones físicas (ese imposible roce del pelo...).
    Preciosa historia con un título que anticipa que alguien no podrá sentir algo real. Luego el texto nos descubre ese algo y ese alguien.
    Enhorabuena por tu segunda propuesta que espero, y deseo, no sea la última. Así que ya te adelanto que nos seguimos leyendo... en mayo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, José Antonio. Eterno pero limitado, como dices. Limitado, al menos, en el sentido físico; ya no es posible tocar el cabello al menos con los dedos. Creo que en la película Ghost intenta transmitir que las cosas no solo pueden tocarse y moverse desde el plano físico. El protagonista logró sentir y tocar el mundo sólo si lo hacía desde las entrañas y desde dentro de sí mismo. Quizás ahí, en ese maravilloso matiz de Ghost, empezaba a nacer la eternidad.
      Te agradezco mucho tu aportación y tus comentarios tan positivos. Como dices, seguimos leyéndonos. Un abrazo. Enrique.

      Eliminar
  14. Hola, Enrique!!
    El protagonista está viendo a su mujer llorar sobre su mano, sin poder hacer nada para consolarla, puesto que está muerto.
    Es un relato muy bonito. Me recuerda un poco a la película "Ghost"
    Enhorabuena. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Así es, Olga. Él siente la impotencia de no poder o saber hacer nada para consolarla hasta que se da cuenta de la situación. La verdad que la escena se asemeja bastante a Ghost. Muchas gracias por tus palabras. Besos

    ResponderEliminar
  16. Sensible escena la que nos muestras con maestría, donde lo "fantasmal" (aunque no sea perceptible el personaje), por decirlo de alguna forma, se mezcla con ese amor que no parece tener fin. Enhorabuena y suerte, Enrique. Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Gracias, Jesús. Lo fantasmal se mezcla con lo amoroso. Y, efectivamente, la historia parece no tener fin puesto que se verán en ese Más Allá. Te agradezco tus palabras. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. La impotencia de no poder dar consuelo queda bañada por las lágrimas del propio desconsuelo. Nadie quiere que el tiempo se acabe, pero, paradójicamente, la muerte es una barrera que sólo es capaz de franquear el tiempo y para eso, primero debe pronunciarse un adiós.
    De una sensibilidad exquisita, es un relato de los que deja poso.
    Enhorabuena Enrique, por éste y por tu relato anterior.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué gran comentario, Antonio! El primer párrafo que has escrito es para enmarcar. La muerte, como dices, es una barrera que sólo es capaz de franquear el tiempo. Lágrimas de desconsuelo por no poder dar un consuelo.
      Gracias por tus maravillosas palabras. Un abrazo.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!