El contenedor

Empecé trazando líneas, la mayoría rectas. Seguí practicando con las curvas. Cada vez me salían mejor: círculos, espirales, óvalos, hasta múltiples posibilidades, pero cuando verdaderamente me sentí realizado y muy feliz, fue al descubrir la riqueza de las grafías, de las palabras. Lo peor fue cuando tuvieron que sacarme punta.
Escrito por Mª Luisa Pérez Rodríguez

16 comentarios :

  1. Ingenioso y sorpresivo relato el que nos dejas. Y eso que, apariencia, nos lo dejas bien claro desde el principio. Muy bueno, María Luisa. Un saludo y suerte.

    ResponderEliminar
  2. Excelente relato, Mª Luisa. Qué estupenda combinación de pintura y escritura de la buena, de la tuya. Felicidades !

    ResponderEliminar
  3. Si fuese un lapicero estaría encantado de que saliesen de mí formas y dibujos varios, pero más aún si de la punta de grafito brotaran letras e imaginativas historias. Lo peor, la merma progresiva, el contraste entre cómo aumentan en número los resultados en papel mientras mengua la existencia. Nada ni nadie se libra de ese desgaste. Al menos, que quede buena huella antes de que todo termine.
    Buena factura y sorprendente final.
    Un abrazo Luisa

    ResponderEliminar
  4. Pues espera a hacerte demasiado pequeño.
    Enhorabuena, Mª Luisa. Has sabido ofrecer una buena sorpresa final.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. No hay goce sin dolor, pero cuánto disfrute mientras tanto. Descubrir las palabras lo ha traído hasta el contenedor de cincuenta. No es mal final para tan bien compuesto relato. Saludos, Luisa.

    ResponderEliminar
  6. Mª Luisa, genial manera de hablarnos en 50 palabras de un lapicero y hacernos ver con tus bellas palabras lo mucho que es capaz de hacer y lo mejor las palabras.
    Buen relato, Mª Luisa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Tú si que le has sacado punta a tu relato.
    Un saludo Maria luisa

    ResponderEliminar
  8. Muy creativo, Mª Luisa. Me ha encantado por todo lo que contiene, jajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Qué bonito, M.Luisa. Sólo sacando punta a los lapiceros surgen historias como esta.
    Voy a ir afilando el mío, para que aprenda.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias a todos los que me habéis comentado el micro. Realmente me siento identificada con el lápiz todas las veces que dibujo o escribo (a mano, se entiende)

    ResponderEliminar
  11. Un homenaje al humilde lápiz, con el que todos comenzamos a escribir, y hasta se podía borrar.
    Suerte, María Luisa.

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué bonito, tocaya! Un precioso homenaje al lapicero, protagonista en la sombra de todas las historias que escribimos con el mismo.
    La pena es que con el uso, se va acabando.
    Perfectamente descrito, Mª Luisa.
    Un beso grande.
    Malu.

    ResponderEliminar
  13. ¡¡Magnífico homenaje al lápiz!! Muy buen cincuenta, María Luisa.
    Enhorabuena. Me ha gustado mucho. Solo me queda por decirte que nos seguimos leyendo. Y tú, por supuesto, nos dejes de escribir (con lápiz o sin él) para que yo te pueda leer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Un hermoso homenaje al lápiz, el dibujo y la escritura.
    Precioso micro, María Luisa. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Muy bonito tu homenaje al lapicero y muy original.
    Me ha gustado. Besos

    ResponderEliminar
  16. Gladys Alonso2/5/17 0:34

    Muy bueno María Luisa!Tu relación con el lápiz es simbiótica, una relación de afecto personificado. Éxitos.Besos

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!