Miradas indiscretas

Cuando vuelve a su cuarto y se da cuenta de que la muñeca con las agujas en cabeza y torso se encuentra sobre su cama, Lenita decide esconderla en el armario, al fondo. Allí se mantendrá a resguardo de las miradas de los asistentes al velatorio de su nueva mamá.
Escrito por Rafa Olivares - Web

47 comentarios :

  1. Agujas de odio y maleficios de vudú para no aceptar a una madrastra. Una niña capaz de embrujar, con mucha magia dentro, pero de la negra.
    (Tienes un pequeño baile de letras en el apellido, no sé si se podrá arreglar).
    Un abrazo, Rafa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Una niña con mucha iniciativa para su corta edad" comentó uno de los asistentes.
      Abrazo, Ángel.

      Eliminar
  2. Rafa, más vale que los asistentes al velatorio se anden con cuidado, ya que viendo los poderes de esta niña, rápidamente se hace con otro muñeco y que se prepare el indiscreto. Y aviso a futuras madrastras, ¡cuidado con la niña!
    Buen relato, Rafa, me ha gustado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al pobre padre se lo está poniendo difícil.
      Gracias, Javier.
      Abrazos.

      Eliminar
  3. Yo no lo hubiera hecho mejor. Lo de la muñeca, se entiende.
    Muy bueno, Rafa.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo es ponerse, Patty.
      Gracias. Un beso.

      Eliminar
  4. Menuda pájara la Lenita esa. Yo no la veo como una niña, si no como una mujer que teme que le arrebaten su tan merecida y próxima a recibir herencia paterna o, quién sabe, que profesa un amor enfermizo por el padre y no acepta sustitutas. Aunque, pensándolo bien, lo de la niña malvada tampoco está nada mal. Me ha gustado, Rafa. Suerte y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una niña a la que mejor no contrariar.
      Gracias, Jesús.

      Eliminar
  5. Que no era vudú, que no era vudú...sino acupuntura para sanar a la mamita enferma...
    Los mayores siempre tergiversando las cosas.
    Saludos, Rafa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás le faltó algo más de práctica. Me gusta esa otra visión.
      Gracias, Manuel.
      Abrazos.

      Eliminar
  6. Rafa, cuidado con Lenita... menuda es...
    Da mucho yuyu.
    Buen micro, Rafa.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate, tan calladita y modosita que parece...
      Gracias, Pilar.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Que se lo digan a la nueva mamá.
      Gracias, José.

      Eliminar
  8. Desde niña se le veía ya la magia que se cargaba. ¡Wow! ya lo decía que hay que cuidarse hasta de la sombra. Encantada de leerte mi Rafa. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantado de que me leas y comentes.
      Gracias, Nala.
      Besos.

      Eliminar
  9. Ya me hubiese gustado toparme hace tiempo con la niña de tu microcuento, pues, vista la eficacia de esas agujas, se las hubiese pedido prestadas, no sé si para liquidar, pero sí para un buen escarmiento a alguno de los muchos malvados con los que me he ido cruzando a lo largo de mi vida, los cuales, no sé ya a estas alturas si fueron legión o cohorte, pero sí bastante numerosos, y contribuyeron con su mezquindad a fastidiarme bastantes horas de mi existencia, y no sé si eso, al no matarte, te hace más fuerte, como dice Nietzsche, pero, en mi modesta –o molesta- opinión, mejor no vivirlo.
    Así que creo que a Lenita deberíamos agregarla al grupo de Whatssap de los Cincuentistas por si acaso necesitamos contactar con ella en un momento dado, ya que no sabemos hasta dónde llegan sus poderes.
    Aunque, quizá, pensándola mejor, Lenita sea una niña que apunta maneras en el terreno de la maldad, como el niño de La profecía -que, por citar a Cecilia, era el mismo demonio, o, como mínimo, el anticristo-, y la madrastra era una buena mujer cuyo único delito había sido enamorarse del padre de esa niña siniestra que, seguramente, se regocija mientras los asistentes al velatorio la están compadeciendo.
    Un abrazo, Rafa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Enrique, esta Lenita sería un buen fichaje para el grupo. Y si no quiere unirse al menos que nos dé un curso sobre sus habilidades que, como bien dices, nos puede hacer más llevadera la vida.
      Gracias, Enrique.
      Abrazos.

      Eliminar
    2. Ahhhhhhh... qué genios son. Me pasa muchas veces que debo esforzarme por comprender expresiones coloquiales del idioma español (y supongo que pasará lo mismo con las argentinas y si no me crean "agarren la pelota" en lugar de "coger el balón").

      Esta Lena es menos que la MALENA porteña (la que canta el tango como ninguna, la que a yuyo del suburbio su voz perfuma, la que tiene pena de bandoneón).

      Las brujas buenas somos mucho más eficientes. No pinchamos con alfileres cabezas de muñecas sino que directamente se las cortamos cuando tropezamos con brujas malas.

      Eliminar
  10. Rafa, habrá que intentar no llevar mucho la contraria a Lenita no vaya a ser que coja las agujas y envíe algún maleficio. Interpretó que su nueva mamá estaba intentando suplantar el puesto de su madre y el resultado final fue catastrófico. Esperemos que Lenita no se enfade mucho. Un micro muy fresco y original, enhorabuena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta niña parece que tiene sus cosas. Conviene tenerla en observación.
      Gracias, Enrique, por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. ¡Uyyy, estremece!
    Es bueno tu cincuenta. Da un poco de escalofrío, Rafa.
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿¡Escalofrío!? Quiá, si es un cuento infantil.
      Gracias, Cabopá. Besicos.

      Eliminar
  12. Rafa, aquí en público, por si me oye, te diré que Lenita es un encanto de niña, un verdadero angelito.
    Y hasta aquí puedo decir...
    Estupendo micro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mejor caerle bien a la niña.
      Gracias, Carmen.
      Un beso.

      Eliminar
  13. ¡Vaya con Lenita!, la niña es una aventajada en el arte del...
    mejor no acercase demasiado a ella, no sea que sintamos pinchazos en nuestra piel.
    Suerte, Rafa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una niña con la que no conviene enemistarse.
      Gracias, María Jesús.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Me parece a mí que el padre de Lenita va a seguir enterrando mujeres, dada la puntería de su niña de colocar los alfileres en los centros vitales de las muñecas.
    Magnífico, Rafa, como es habitual en ti.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo va a tener fácil el pobre hombre, pero siempre podrá presumir de lo aplicada que es su niña.
      Gracias, Asun.
      Abrazos.

      Eliminar
  15. Mira que me da miedito todo esto que nos cuentas, Rafa. Como siempre, magistral tu forma de narrar. Permíteme que te felicite, de nuevo, por tu éxito en Wonderland, totalmente merecido. Es un lujo leerte, siempre, y tenerte como amigo cincuentista, todavía más.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final va a ser verdad que me va el humor negro y yo aún no me había dado cuenta. El honor de contar con vuestro cariño es, desde luego, mío.
      Gracias, María José.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Hablan de las madrastras, pero a veces las hijastras tienen tarea.
    Enhorabuena por el micro, Rafa. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las madrastras fueron un día hijastras y estas llegarán a ser aquello, así que la misma sustancia es.
      Gracias, Plácido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Hay niñas que son puros demonios y esta Lenita se las trae... veo al padre condenado buscando la enésima madre sustituta.
    Genial, maestro Olivares.
    Un beso grande.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese padre siempre tendrá el amor SIN LÍMITE de su hija. No necesita más.
      Gracias, bola.
      Un beso.

      Eliminar
  18. criatura... angelito... ya solo el odio del que hace gala hiere, funcione o no el vudú parece capaz de hacer lo que sea
    qué miedito

    Y enhorabuena!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luisa. Toda la ternura de una criatura volcada en manualidades con agujas y alfileres. Un cielo.
      Abrazos.

      Eliminar
  19. Caramba con la renacuaja. Para que luego hablen de las madastras.
    Un saludo, Rafa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta estaba resabiada y tomó la delantera.
      Gracias, Antonio.
      Abrazo.

      Eliminar
  20. Está claro que el nombre de la criatura, Lenita, no tiene nada que ver con el campo semántico de «lene» (entre otras acepciones, dulce o amable). ¿O sí? Porque el adjetivo «lenitivo» también significa aquello que nos mitiga un padecimiento, aquello que nos alivia o consuela. O bien Lenita se consoló de su madrastra o bien consoló, eso sí, de manera extrema, a su «nueva mamá».
    Buen cincuenta, Rafa, con ese toque perverso con el que cambias los papeles entre madrastra e hijastra.
    Enhorabuena por tu nueva historia, con la que me ratificas en lo de mi afición por seguir leyendo todo lo que escribes, algo que ya vengo haciendo desde hace tiempo. Yo espero, como mínimo, que leas con cierto «respeto» este humilde comentario.
    Un fuerte abrazo y mi reconocimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No solo con mucho respeto sino también con emoción y admiración por el jugo que eres capaz de exprimir a tan solo 50 palabras. Hace tiempo que "adopté" los diminutivos de Lenita -de Elena- y Javito para mis personajes infantiles. El plus que le sacas con esos posibles orígenes, es cierto que resultan muy acertados y apropiados, pero son mera casualidad; ningún mérito del autor.
      Muchas gracias, Jose Antonio, por tus palabras y seguimiento.
      Abrazo fuerte.

      Eliminar
  21. !Uffff! se las trae la Lenita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A unas se las trae, a otras (madrastras preferentemente) se las lleva.
      Gracias, Maite, por comentar.
      Besos.

      Eliminar
  22. Divertido relato Rafa, sin duda la hija aprendió bien de su madre (no me explico otra forma)... Un relato que da mucho juego para continuar.
    Mis felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo menos la madre le transmitió el talante posesivo sobre el marido-padre.
      Gracias, Jean.

      Eliminar
  23. Es que la gente viene a una cosa, pero aprovecha para cotillear también, aunque sea de reojo.
    Qué placer leerte siempre, Rafa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Sí, un velatorio no es solo para contar chistes. Se hacen muchas más cosas, hasta hay ocasiones en que se acuerdan del muerto.
    Gracias, Enrique.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!