Do not disturb

Me desperté con una cierta sensación de calor. En la oscuridad no pude ver el objeto que tenía en sus manos. Quise llamarla, pero un sonido vibrante apagaba mi voz. Quise tocarla, pero en esos momentos ella estaba lejos, muy lejos de mí... En el lado izquierdo de la cama.
Escrito por Pepe Sanchís

17 comentarios :

  1. Queda un suspense, una nota de angustia sostenida al terminar la lectura del relato, pues toma presencia esa visita inoportuna, que una vez recibida, te aleja para siempre de todo lo demás.
    Sugerente, la narración penetra afilada como la cuchillada silenciosa de un estilete.
    Saludos, Pepe.

    ResponderEliminar
  2. Si lo he interpretado bien, un hombre siente sensaciones nuevas y extrañas para él, se encuentra lejos y a la vez cerca de su mujer, porque ya está en otra dimensión o camino de ella; el objeto que su compañera tiene en sus manos, un arma homicida, le ha transportado allí de forma directa. El título hace referencia a que no se debe molestar a los muertos, para eso han alcanzado la paz.
    Un saludo, Pepe

    ResponderEliminar
  3. Me parece que la esposa se ha buscado un compañero a pilas que le alivie el desconsuelo. El marido deberá esperar, no creo que este sea el mejor momento, o sí...
    Muy bueno, Pepe.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sumo a tu interpretación, Antonio. Prestando atención, ese objeto vibrante...yo me había ido demasiado lejos...jejej

      Eliminar
  4. Muy bueno Pepe, confieso que me ha ayudado mucho una segunda lectura y el comentario de Antonio.
    Malu.

    ResponderEliminar
  5. Ay... qué inquietante!
    No sé muy bien... hago distintas lecturas...¿Ella está con el móvil y en contacto con otra persona...?

    ResponderEliminar
  6. Ella se ha refugiado en su propia intimidad y no desea ser molestada, como indica el título. Por eso, a pesar de estar en el otro lado de la cama, él la siente tan distante.
    Buen relato, Pepe. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Si no leo a Antonio ni me entero JAJAJA. Yo ya me había ido por la sangre y las vísceras (que raro en mi).
    Hombre lejos... Yo le diría a tu protagonista que no haga caso a tu título, y se una al lado oscuro de la fuerza. Todo es relajarse y dejarse llevar... ¡Vamos que toque!! Seguro que todavía se puede dar un giro a esa historia.
    Jejeje Un saludo querido Pepe Sanchis.

    ResponderEliminar
  8. Soy de la opinión que la interpretación de un relato es un privilegio exclusivo de cada lector. Por mi parte, si he conseguido llamar vuestra atención y que su lectura no pase desapercibida, misión cumplida. Muchas gracias y un abrazo (espero que pase de virtual a físico en pocos días).

    ResponderEliminar
  9. Ah, un relato muy Einsteniano en el que se demuestra que la distancia también puede ser relativa.

    Buen texto, Pepe.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  10. Si no llega a ser por Antonio Bolant, no creas que me enteraría demasiado de lo que era ese objeto vibrante y sonoro. Pánfilo que es uno. Me gusta, Pepe. Suerte y un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Yo también me apunto al comentario de Bolant. ¿Es así?.
    La curiosidad por saberlo me corroe, a pesar de tus observaciones de libertad de interpretación.
    Suerte, Pepe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  12. Hay aparatos contra los que un hombre no puede competir, como le ocurre al protagonista de tu micro, Pepe. En cualquier caso, me parece que lo contrario es lo más habitual.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. ¿Se estará depilando?, me pregunté, pero necesite leer los comentarios de los demás para averiguar lo qué estaba pasando. Me apunto a lo que ha dicho Antonio Bolant.

    ResponderEliminar
  14. Me sumo a la certera interpretación que hace Antonio Bolant en un comentario precedente. Añado que ella le ha buscado un sustituto porque, se intuye, ya no hay pasión entre ambos (esa lejanía y ese lado izquierdo de la cama). Y claro, en ese momento de trance en el que ella ya está ausente, lo mejor es pedir que no se moleste.
    Me gusta, Pepe. Enhorabuena y nos seguimos leyendo.
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  15. He tenido dos reacciones muy diferentes al leer tu micro, Pepe. La primera me dejó una sonrisa en los labios, el objeto era el que era, y estaba claro. Después se me bajaron los párpados, y mis ojos como platillos se fruncieron, porque contemplaron el patetismo y la tristeza de la escena. Muy muy lejos, en el espacio exterior. Elegir el lugar y el momento para utilizar ciertos juguetes tiene su cierta importancia. Vamos, a mí personalmente me parecería de una incorrección manifiesta utilizarlo teniendo a la pareja al lado, de forma unipersonal y sin participación como apunta Raquel, es un supuesto eh, mi humilde opinión. En la ausencia es otra cosa, pero claro ... la distancia no se mide en centímetros dentro de la misma cama. Un saludo y suerte.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!