Miedo a la destrucción de los sueños

Esclavizado contemplaba la colina, soñando qué habría más allá. Ciudades de plata, fuentes de oro y trabajo, sobre todo trabajo; justo y necesario.

Un día se rompió la valla, sabía que la noche le serviría de aliada; pero temía que, tras la colina, solo hubiera la misma miseria que aquí.
Escrito por Rubén José Huertas Rojo - Web

18 comentarios :

  1. El miedo puede que sea el mayor enemigo de los sueños y proyectos. Con su poder inhibidor limita cualquier alcance, e incluso lo que puede estar muy cerca, acaba perdiéndose por la indecisión que causa el temor.
    Nos acercas, con un micro lleno de simbolismo, a nuestros límites interiores, que son acaso, la frontera más insalvable de las que existen.
    Saludos Rubén José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Manuel. Saludos

      Eliminar
  2. Ese sí que sería un buen sueño: que se rompieran todas las vallas. Y puede que con ellas, efectivamente, se rompieran muchos sueños.
    Rubén José, cuánto se puede expresar con pocas palabras, cuando se sabe. Y tú, lo has conseguido.
    Un abrazo soñador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Patricia. Un abrazo

      Eliminar
  3. Como dice un viejo refrán: Cuidado con lo que deseas porque puede hacerse realidad.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los refranes siempre trabajan. Muchas gracias Lu por tu comentario. Saludos.

      Eliminar
  4. Rubén, siempre tememos que los sueños nos decepcionen al hacerse realidad. Nunca hay que dejar de soñar. Es lo que hace que el mundo se mueva y avance. Hay que saltar las vallas y seguir soñando.
    Buen micro. Muy bien contado. Enhorabuena.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pilar por tu comentario. Un abrazo

      Eliminar
  5. Por desgracia, los temores de tu protagonista son muy fundados. En un lado de la valla, el suyo, la realidad es implacable; pero en el otro, ese con el que sueña, tampoco va a ser mejor para él, aunque si lo sea para otros.
    Los sueños mantienen vivas a las personas, aunque haya que bucear entre mil dificultades, que nunca le falten a tu protagonista, ni a tantos que lo dejan todo y arriesgan su vida para intentar tener un futuro.
    Un saludo, Rubén

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ángel por tus palabras. Un saludo.

      Eliminar
  6. Supongo que muchos se preguntarán sobre la incógnita tras la valla, pero la desesperación y el "nada que perder" les lleva, a muchos, a aventurarse a un viaje que, a veces, no tendrá retorno.
    Buen relato, Ruben.
    Un abrazo, sobrino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario tio, me alegro que te haya gustado. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. El protagonista de tu micro, Rubén, me recuerda Sísifo. A veces yo también me he preguntado qué ocurriría si tratara de escapar.
    Enhorabuena por el micro. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Plácido. Un saludo.

      Eliminar
  8. La miseria existe en el ser humano, pero en unas partes más que en otras. Hay que buscar la mínima, aunque nos cueste sacrificio e incertidumbre.
    Bien contado, Rubén

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario María Jesús. Saludos.

      Eliminar
  9. Encuentro lógico ese miedo de tu personaje, e incluso saludable dentro de unos límites. No en vano la realidad nos tiene bien prevenidos contra las falsas ilusiones. Pero espero que su temor no lo inmovilice, ni para luchar por la libertad que ahora no tiene, en caso de que se quede dónde está, ni para intentar hallarla al otro lado de la valla.
    Buena e interesante propuesta. De las que mueven al diálogo.
    Un abrazo, Rubén.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias Enrique por tus palabras. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!