Sólo deja pasar el tiempo

Mariela escribe en una servilleta de papel: "No tengo mi cuaderno, llevo un bolso pequeño". Sí, un pensamiento, una emoción. El bolígrafo relata, quizás sea un cuento. Sueños almacenados en silencio. Da un sorbo al café. Tiene grandes planes que nadie va a romper. Ni hoy, ni mañana, ni ayer.
Escrito por Carmen Martínez Marín - Web

21 comentarios :

  1. Nos muestras una escena que en su habitualidad, a algunos, aún nos puede sorprender. Una chica con su café, sus sueños, sus instantes de introspección, sus anotaciones... Podemos imaginar tantas cosas de esa chica. Me ha gustado, Carmen. Saludos y suerte.

    ResponderEliminar
  2. No conocemos la edad de Mariela, ni ningún otro dato o circunstancia. Solo, y no es poco, que tiene la cabeza y el alma llena de proyectos, sueños e ilusiones, que le surgen ideas que apunta para no perderlas en lo primero que encuentra, que vive en una sana inquietud. Me cae bien este personaje, quizá sera porque me identifico un poco (o bastante) con ella; aunque también, porque me recuerda a la autora de este relato.
    Un abrazo grande, Carmen

    ResponderEliminar
  3. Creo, que muchos de los que frecuentamos estos lugares nos podemos sentir identificados con tu protagnista. Gracias por recordarnos que la magia existe hasta en lo más cotidiano.

    ResponderEliminar
  4. ¡HOLA A TODOS!
    ESTOY MUY LIADA CON LAS LETRAS Y LAS FOTOS. QUIERO PEDIR DISCULPAS POR NO HABER ENTRADO A COMENTAR NINGÚN RELATO DE ESTE MES DE MAYO.
    EN EL MOMENTO QUE PUEDA EMPEZARÉ Y OS LEERÉ. TENÍA APUNTADO EN EL CALENDARIO CUANDO SE PUBLICABA MI 50 Y QUERÍA VENIR A DECIRLO PERO OS HABÉIS ADELANTADO.
    MIL GRACIAS
    Y BESICOS A REPARTIR.
    Carmen M. Marín

    ResponderEliminar
  5. No podemos usar bolsos demasiado pequeños, sobre todo porque no nos caben, amén de lo habitual que llevamos casi todas las mujeres, el cuaderno con el boli para ir anotando retazos de pensamientos que pueden transformarse en relato, poema o sueño por cumplir.
    Yo también me he identificado con tu protagonista, Carmen. Podemos tomar café juntas, sin sacar el móvil, solo el cuaderno. Besos, tocaya.

    ResponderEliminar
  6. Me lleva el relato a la imagen de don Antonio Machado y aquel verso último en el bolsillo de su chaqueta, "estos días azules y este sol de infancia". Los/las que tienen alma que habla, necesitan algo siempre en que registrar el inicio de su siguiente proyecto.
    Microrrelato espejo donde mirarnos y reconocernos. Un besico, Carmen.

    ResponderEliminar
  7. No se puede dejar pasar un pensamiento, una idea... una emoción. Muy bueno eso de pelearse unos grandes planes; eso entre sorbo y sorbo de café.
    Me ha encantado tu micro... llega nítido su aroma. Felicidades

    ResponderEliminar
  8. Un cincuenta precioso, Carmen. Para mí, lo mejor está encerrado en la última frase: Ni hoy, ni mañana, ni ayer. Creo que tu protagonista ha abierto una puerta, ha salido por ella y la ha dejado cerrada para no volver a traspasarla. Lo ha dejado todo atrás y no necesita más que ese pequeño equipaje que transporta: un bolso pequeño repleto de esperanza.
    A sus pies, señora mía.

    ResponderEliminar
  9. Bello relato, Carmen, lo importante es recordar aquello que uno nunca quiere olvidar, ya sea para que no vuelva a ocurrir para saber que hacer en cada momento. Pero en ocasiones la memoria nos juega malas pasadas y es mejor escribirlo, sea donde sea y en cualquier momento. Y dejar pasar el tiempo, ya que el tiempo todo lo cura.
    Besos, Carmen.

    ResponderEliminar
  10. Adelante con los planes de Mariela. Ya sean instantáneos o frutas que maduran con el tiempo.
    ¡A soñar!
    Beso, Carmen.

    ResponderEliminar
  11. A veces al protagonista se le olvida que tiene que escribir, tiene otros planes.A veces al autor se le olvida que escribir es un arte pero a ti ni hoy ni mañana ni ayer no se te olvida nada porque es un relato genial.
    Un abrazo de los dos.
    .

    ResponderEliminar
  12. Carmen, me parece que Mariela viaja ligera de equipaje, todo lo lleva en su cabeza y le basta con un bolígrafo y un papel para no olvidar sus pensamientos e ideas. Nada hará que cambie sus planes, como ha hecho siempre.
    Buen micro, conteniendo un bello mensaje.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Adelante, siempre ir hacia adelante es lo que me ha sugerido este relato
    ta bien contado.
    Suerte y un besito virtual

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Horror!, me acabo de dar cuenta que al "ta", le falta la ene del "tan".
      Disculpas mil

      Eliminar
  14. Nunca debemos olvidar ese cuaderno donde anotar nuestros planes de vida, por muy pequeño que sea el bolso.
    Un beso, Carmen,

    ResponderEliminar
  15. Creo que tu protagonista guarda un alma de escritora entre sueños, pensamientos y emociones. Escribir tiene la virtud de aunar tales cosas y las historias siempre acechan en la esquina más inesperada, esperando que les demos un lugar y un tiempo.
    Un micro que consigue algo muy difícil oculto en su aparente sencillez, abrir la puerta de las sensaciones personales a quien lo lee. Enhorabuena Carmen.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. A la protagonista de tu micro, Carmen, le pasa lo que a mí, que siempre llevo un papel doblado en el bolsillo del pantalón por si tengo que apuntar algo. Aunque sólo sea para pasar el tiempo. Saludos

    ResponderEliminar
  17. Hoy me vuelvo a asomar por aquí, para mandar mi 50 de junio.
    Y quería agradecer a todos vuestros comentarios. Me ayudan mucho. Me gustan, me elevan la moral cincuentera y me animan a seguir escribiendo.
    Jesús Garabato
    Ángel Sainz
    Patricia J. Dorantes
    Carmen Cano
    Manuel Bocanegra
    Galilea
    Patricia Richmond
    Carles Quiles
    José Mª Garrido
    Pilar Alejos
    Mª Jesús Briones
    Javier Puchades
    Asun Paredes
    Antonio Bolant
    Plácido Romero
    Gracias y besicos a repartir.

    ResponderEliminar
  18. Una situación tan corriente, tan diaria y normal, como anotar algo que se nos ocurre mientras tomamos café (en este caso, la excepcionalidad está en que tiene que ser en una humilde servilleta de papel ante la ausencia del cuaderno habitual), sirve para que nos presentes a un personaje, Mariela, decidido a seguir siempre adelante, a perseguir sus sueños, pese a quien pese, le pese a quien le pese.
    Buena historia la que nos dejas, Carmen. Solo una cosa: no dejes que el tiempo te sobrepase...
    Enhorabuena. Nos seguimos leyendo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Además de esa inquietud con la que todos nos sentimos identificados, hay algo en tu relato, intenso, de encuentro con uno mismo, de contacto con esa propia verdad, tan diferente a veces de la del resto por mucho que pueda parecerse, que legitima cualquier decisión que podamos tomar, en cuanto los motivos que nos mueven, quizá más tarde de lo que hubiese sido preferible, se nos revelan irrefutables.
    Seguramente me he ido por los cerros de Úbeda (lejos del Cabo de Palos). El así es que me ha gustado mucho tu relato.
    Un abrazo, Carmen.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!