Barras y estrellas

Miau, miau; miau, miau, miauuu...; marramiau, marramiauuu...; requetemiau, requetemiauuu...

Estas notas cantarinas a ritmo de "Barras y estrellas" son los saludos de los dos gatos. El siamés Sar y la persa Dina, haciendo coro, despiertan por las mañanas y dan los buenos días a la soledad de su ama Olvido.
Escrito por María Jesús Briones Arreba

38 comentarios :

  1. Con unos gatos tan artistas la soledad de esta mujer ha de ser mucho más llevadera. Unas mascotas únicas que cada mañana se acuerdan de su benefactora, que logran que el nombre de aquella de quien no parece acordarse nadie deje de tener sentido.
    Simpático relato, María Jesús
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Angel. Gracias por emplear tu tiempo en mi lectura y comentarme.
      Saludos

      Eliminar
  2. María Jesús, un relato que hace esbozar una sonrisa. Y a tu protagonista le hace ver que no está sola.
    Me encanta el nombre de esos graciosos gatos Sar-Dina.
    Buen relato, María Jesús.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, siempre animosas.
      Saludos virtuales.

      Eliminar
  3. Muchas veces los animales domésticos palían la soledad de algunas personas, haciéndoles más agradable la existencia. Una imagen muy tierna la de estos gatitos que alegran las mañanas de Olvido, quien supongo los llamó así para evitar problemas de posible falta de memoria. Un abrazo, Mª Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, he querido reflejar la soledad de muchos ancianos, desdramatizandola con el punto de humor de los gatos.
      Otro abrazo para ti, Juana

      Eliminar
  4. Todos necesitamos sentir que importamos a alguien. Olvido, esas barras y estrellas no se las maúllan a todo el mundo. Por algo será y creo que el sentido del humor tiene algo que ver.
    Como el de la autora a la que mando este puñadico de besos.
    Qué bonito, vecina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de las Barras y Estrellas, es algo fuera de serie gatuna. y creo que también en muchas partes de la humanidad, Bromas aparte, te agradezco el comentario.
      Besicos, sicos.

      Eliminar
  5. Muy gracioso, María Jesús. Me viene a la cabeza Gloria Fuertes, no sé por qué, pues una cosa es la poesía y otra los micros. La relación entre los nombres de la dueña y los gatos me parece de un gran ingenio. Un relato afable y simpático. Diferente, original y por eso me gusta mucho. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María José me alegro, que te haya alegrado, al menos un momento, al leerme.
      Gloria Fuertes es una Gloria muy fuerte para mi humildito "50".
      Besito virtual.

      Eliminar
  6. Para que Olvido no se olvide de sí misma, Sar y Dina se lo hacen a coro gatuno. Has encontrado una forma de hacer sonreír hasta a la mismísima Soledad, siempre ella tan tiesa y tan poco dada.
    Un beso, María Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario se ha sacado una sonrisa de las buenas.
      Gracias, Manuel

      Eliminar
  7. Qué agradable despertar le dedican cada amanecer estos gatos cantores de nombres tan simpáticos y coordinados. Seguro que, de este modo, Olvido recordará con facilidad sus nombres y dejará de sentirse sola.
    Un relato muy gracioso y original, María José. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen por tu punto de vista.
      Más besos para ti

      Eliminar
  8. M. Jesús, cuantos animales palían la soledad de muchas personas. Olvido tiene con quién despertar cada mañana.
    Buen micro.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una historia sencilla para una persona sencilla, Olvido.
      Miles de gracias por tu comentario, Pilar

      Eliminar
  9. Simpático micro con gatos de nombres coordinados y canto “affiatato”. Me los imagino maullando a todo volumen para delicia de Olvido y desgracia de sus vecinos. Jaja.
    Un cordial saludo, María Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desgracia para los vecinos, ninguna. Han contratado al dúo para que cante las mañanitas frente a las Cortes, para despertar al personal durmiente.
      Gracias Georges

      Eliminar
  10. Por lo menos Olvido tiene quien le acompañe, con sus voces, al despertarse. Y lo de Sar y Dina, un hallazgo. Me ha gustado. Saludos y suerte, María Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, en nombre de Sar y Dina, que ya acabaron con las raspas del pez.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Ay me encanta jejjeje. Buen día María Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes una risa contagiosa, Carmen. Me estoy partiendo.
      Besitos virtuales.

      Eliminar
  12. Esperemos que Olvido no olvide mirar al monte para ver correr a las Sar y Dina. Aunque quizás sueñe con las liebres haciendo surf en el mar.
    ¡Muy evocador!
    Un abrazo, Mª Jesús.

    ResponderEliminar
  13. Isidro, Me encanta ese juego que traes con la Fauna. Te ha quedado una exposición redonda.
    Muchas gracias, amigo.

    ResponderEliminar
  14. Es curioso, pero los independientes gatos suelen asociarse a la soledad. Quizás sea porque ellos, a pesar de su felina autonomía, no olvidan.
    Me ha gustado ese dúo de gatos de nombre conjunto 'sardina' ejerciendo de gallos.
    Un relato muy simpático, María Jesús.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Antonio, por tus apreciaciones, siempre acertadas.
      Saludos cordiales

      Eliminar
  15. Jajajaja, me encanta, María Jesús. Los gatos siempre han sido motivo literario, algunas veces para meternos el susto en el cuerpo, con su mirada retadora, y otras, como es el caso de tu micro, nos hacen reír.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos gatos son extra-literarios, y cantarines. Se deben en cuerpo y maullidos a Olvido.
      Me hace ilusión que te hayan Jajaja.
      Besito cariñoso, María José.-

      Eliminar
  16. Si tiene dos gatos, no está sola. Por cierto, muy cariñosos veo a los mininos. Generalmente no lo son tanto. Me ha gustado el micro. Saludos, María Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mininos, como los humanos, los hay para todos los gustos, simpáticos y huraños. Yo me he quedado con el primer grupo.
      Agradezco un montón tu comentario, Plácido.
      Saludos para ti y tu simpática tierra.

      Eliminar
  17. Me gusta el relato y sobre todo el nombre de los gatos: Sar-Dina, seguro que estos gatos son de un puerto de mar, allí siempre hay...
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de puerto de mar, no se me había ocurrido, pero bien por la aportación.
      Muchos besicos virtuales, Cabopá

      Eliminar
  18. Maria Jesus,no era broma cuando me decias que escribirias un relato basado en.mis gatitas. Lo que no me comentaste es,que su estilo seria un tanto surrealista,pero va con el contenido. Me hace gracia,miau!!!

    ResponderEliminar
  19. Por cierto,lasgatas protagonistas de este relato resultan tan cariñosas porque las mias en verdad lo son...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues aquí está, Iñaqui.
      Gracias por pasarte a leerlo.

      Eliminar
  20. Un micro muy tierno. Realmente los animales tienen una eficacia contrastada en dar felicidad al ser humano. Estoy seguro de que para Olvido estos dos gatos le dan la vids y suponen una fuente de alegría y de energía positiva diaria.
    Felicidades, María Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Enrique por tu amable comentario.
      Saludos virtuales

      Eliminar
  21. Simpático, tierno, original..., y con ese toquen de surrealismo que además lo hace enigmático, llevando a pensar que ese título quizá signifique algo más...
    Me encanta, María José.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!