El bollo

"Sí, dijo doscientos gramos de mantequilla en pomada. Tengo que incorporarla de una vez a la masa y batirlo todo bien. Añadiré una pizquita de sal para realzar el sabor. Ah, y anís y ralladura de limón. Va a estar de muerte... ¿Eh?".

—¡Que si aceptas a Armando como esposo!
Escrito por Jesús Garabato Rodríguez

39 comentarios :

  1. Ja, ja, ja, ja, ja... y no puedo seguir.

    ResponderEliminar
  2. Digo lo que Patricia, me parto. La velocidad y el tocino de la mano, Jesús. Es gracioso a más no poder. Me encanta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Una mujer práctica donde las haya, no es de las que pierden el tiempo. En lugar de escuchar el sermón de su propia boda y estar nerviosa, ella a lo suyo.
    Un relato muy simpático y divertido, sin que falte una buena sorpresa final.
    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  4. Divertido, no; gracioso. Se me antoja que ella está hablando por el móvil y que por eso no estaba a la pregunta. Un mundo propio esto de las bodas.
    Un abrazo, Jesús. Para partirse de risa.

    ResponderEliminar
  5. O los nervios le hsn traicionado, o como han dicho estaba hablando con el móvil o como tercera opción está sorda como una tapia.
    Muy gracioso y divertido, Jesús.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la carcajada.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias Patricia, María José, Ángel, Manuel, Javier y Pilar por vuestra lectura y amables comentarios. Me alegra que os haya resultada graciosa la anécdota. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. El bollo me lo he armado yo en micabeza cuando he leído por vez primera el relato y no he entendido nada. Me ha parecido de lo más surrealista y divertido, Jesús. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Excelente tu relato por lo original y con ese final tan inesperado como divertido. Me encanta tu prota que sabe darle a las cosas la importancia que tienen. Jaja.
    Un abrazo, Jesús.

    ResponderEliminar
  10. Esta novia anda muy despistada con sus pensamientos puestos en la repostería, muy poco atenta a una ceremonia importante en su vida. Y es que la mente se dispara hasta en los momentos menos oportunos. La salida de ese monólogo interior arranca nuestra sonrisa.
    Un micro muy gracioso, Jesús. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Jesús, una situación muy surrealista. Si es que no estamos a lo que hay que estar...
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias, por vuestros comentarios y lectura, Juana, Georges, Carmen y Pilar. Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Jajjajajajaja. Ella a lo suyo. Buenísimo!!!!!

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias, Carmen. Me satisface sobremanera que te haya hecho reír el asunto. Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Muy ocurrente y divertido tu relato. Creo que la novia no había ensayado nada para el acto que, se supone, es de gran importancia. No sabe que la clave de la excelencia para muchas cosas, es el ensayo, la repetición... como hacemos hacemos los músicas ¿Verdad, Jesús?
    Jajaja!
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O que se ofreció ella para hacer el pastel y en su despiste... Muchas gracias por el comentario, Isidro. Un saludo.

      Eliminar
  16. ¡Qué divertido, tu "50". La prota a su rollo, digo a su bollo, en el momento del Sí.
    Suerte, tocayo y saludos cordiales

    ResponderEliminar
  17. Suerte también para ti, María Jesús. Gracias por leer y comentar. Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Pues me da a mí que la muchacha, muy claro no parece tenerlo. Y es que cuando no nos queremos enfrentar a una irremediable realidad, la cabeza nos puede llevar a otros mundos en una versión mental del 'tierra, trágame'.
    Un relato muy ocurrente, espléndidamente desarrollado y, sobre todo, muy gracioso ;-))
    Enhorabuena, Jesús.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Antonio. Me alegra leer tu comentario. Un saludo.

      Eliminar
  19. Jesús, no sé si prefiero tu vena reflexiva o esta, la desternillante... En fin, dicen que es muy bueno reír, y tú sabes cómo conseguirlo. Enhorabuena.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Aunque, como sabes ¿por desgracia?, soy bastante serio, el humor microliterario parece que no se me da mal. O eso creo. Gracias, María José. Besos.

    ResponderEliminar
  21. Jesús, te confirmo que no se te da va mal el registro humorístico. El otro, tampoco, pero este, aquí, lo has bordado.
    ¡Enhorabuena!
    Pablo.

    ResponderEliminar
  22. Pues muchas gracias, Pablo. Aunque, la verdad, me parece un tanto exagerao lo que dices. Para bordado, el tocado de la chavala. Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Me parece a mí que ese matrimonio es de conveniencia. Muy bueno. Enhorabuena, Jesús. Saludos

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias, Plácido, por tu comentario y lectura. Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Que ocurrente micro! Me gusta la,despreocupacion de la protagonista.

    ResponderEliminar
  26. Pues sí, parecía estar en otro mundo. Muchas gracias por comentar, Iñaki. Saludos.

    ResponderEliminar
  27. ¡Qué micro tan gracioso y elocuente! Es una situación de lo más disparatada y surrealista. Ella, absorta en sus pensamientos, se olvida de que está ¡en su propia boda!

    O a lo mejor los nervios le han jugado una mala pasada.

    Muy buen sentido del humor, Jesús.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Enrique. Me alegra que te haya gustado el relato. Saludos.

      Eliminar
  28. Jesús, esa novia parece que no se ha enterado de lo que está haciendo. ¡Qué sorpresa cuando se de cuenta de que lo que tiene entre manos es un marido, no un bollo! Muy ocurrente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. No sé si el bollo va a acabar siendo el propio novio, pues ella está tan concentrada en su receta que me la imagino dándole vueltas a la misma durante su luna de miel.
    De todas formas, las bodas suelen dar lugar a muchas situaciones humorísticas, más que nada porque los novios suelen estar con la cabeza en otro sitio debido a todo el estrés acumulado durante los preparativos, y luego están los nervios de la propia boda.
    Así que, quizá, el estar pensando en la receta sea una estrategia para no dejarse llevar por la agitación y el vértigo de todo cuanto sucede, si así fuera, es de una gran inteligencia centrarse en la preparación de un bollo.
    Lo que no sé es cómo estará el pobre Armando, y cómo se estará tomando la abstracción en la que parece sumida su ya casi inminente esposa.
    Muy divertida la historia, y seguro que ese bollo, cuando se convierta en algo real, estará para chuparse los dedos.
    Un abrazo, Jesús.

    ResponderEliminar
  30. Muchas gracias, Asun y Enrique por vuestra lectura y amables comentarios. Saludos.

    ResponderEliminar
  31. Gran personaje el que has creado, Jesús. En principio parece de lo más entrañable, aunque quién dice que no esté pensando ya en envenenar al pobre de Armando...
    Como ya te han dicho de mil maneras, muy divertido.
    Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Enrique. Me alegra que haya parecido divertido. Un saludo.

      Eliminar
  32. ¡Ay, Jesús, tiene que haber de todo en esta vida!
    Si te digo la verdad, en una primera lectura he pensado que era una telenovela. Y en una segunda, he pensado el despiste que tiene la mujer. Por algo será que no quiere escuchar al señor que les está casando...
    Humor de carcajada bien conseguida. Y bien difícil que es. Enhorabuena.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Malu, por tu lectura y comentario. Saludos.

      Eliminar
  33. Yo ya me he casado y divorciado tantas veces... Que más te puedo contar Jesus Garabato... Todo dicho, comido y digerido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. No sé si felicitarte o consolarte. Lo que si sé es agradecerte tus palabras y lectura, Raquel. Un saludo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!