Estatua de mujer terca

—Yo me quiero dar vuelta.
—Quédate así, mujer. No te des vuelta.
—Te digo que tengo ganas de darme vuelta.
—¡Quédate así, por favor te lo pido!
—¡Y yo te digo que me quiero dar vuelta! Después de todo, Lot... ¿qué me puede pasar por mirar cómo se destruye Sodoma?
Escrito por Rubén Faustino Cabrera - Twitter

4 comentarios :

  1. Nos mata, nunca mejor dicho, la insana curiosidad. seguramente, de aquí aprendió el marketing la beneficiosa estrategia de la venta negativa. Buen humor y mejor ingenio. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hay que experimentar casi todo, hasta la "destrucción de Sodoma", que puede ser gratificante.
    Surte y saludos

    ResponderEliminar
  3. Yo también habría mirado.
    En cualquier caso, cuando la mujer de uno se pone cabezona, no hay nada que hacer.
    Saludos, Rubén

    ResponderEliminar
  4. ¿Cómo no volver la mirada hacia lo que se deja atrás? Curiosidad, nostalgia, dolor... son inherentes al ser humano. Grave castigo recibe por ello la esposa de Lot.
    Un abrazo, Rubén.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!