Nacido para reinar

Adolecía de las más elementales maneras y cualidades para convivir, logrando siempre así oprimir a los demás. Era el rey absoluto de la mentira, el emperador adulador, el príncipe perverso, hasta el día en que quiso pasar por vasallo y olvidó quitarse la lustrada corona; pero tampoco sabía cómo hacerlo.
Escrito por Antonio Ortuño Casas

3 comentarios :

  1. los hábitos de la costumbre marcan la vida, pero más aún, posiblemente, nuestra actitud ante los demás. Representamos un papel social y somos presa de él; incluso los más poderosos están sometidos a su tiranía. Una reflexión de peso la que nos propones, Antonio. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel por tu comentario. Dedicado a los que se les ha dado el poder para gobernar, por supuesto no a cualquier precio y menos para su beneficio. Pero qué digo!. Antonio

      Eliminar
  2. Hay gente que, a pesar de que su pedestal esté situado en el fondo de un pozo, vive subido a él, engreído, orgulloso. Me ha gustado tu micro. Saludos, Antonio

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!