Te hablarán de mí

Estas palabras que grabo son para ti.

Espero que tu madre, que aún te lleva dentro, conozca a un buen hombre.

Un meteorito descomunal se dirige hacia nuestro planeta. El cohete lleno de explosivos necesitaba un piloto. Me presté voluntario para que tuvieras una vida. Te esperaré en la otra.
Escrito por Ángel Saiz Mora

46 comentarios :

  1. Bestial historia. Me ha dejado paralizada sin saber que decir. Una visión Apocalíptica que posiblemente esté más cerca de lo que pensemos, desde la necesidad del sacrificio de un padre, ofreciendo en vano su vida, por su hijo y demás habitantes de la tierra.
    Cuanto más vueltas le doy más terror siento.
    Saludos cordiales, Ángel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un padre que prefiere una muerte segura para que su hijo, y con él la Humanidad entera, puedan, quizá, tener una oportunidad y que no les suceda como a los dinosaurios. Al haber ocurrido otras veces, no es descartable que algo así pueda suceder. De darse el caso, sería muy difícil de frenar. Una amenaza más que añadir a las que penden sobre este planeta, la peor de ellas somos nosotros mismos.
      Gracias por tu lectura y tu punto de vista, siempre interesante.
      Saludos, María Jesús

      Eliminar
  2. Los ángeles existen y están entre nosotros. Lo malo es que no salen a la luz y sus méritos se los apropian aprovechados y facinerosos. Ellos no buscan reconocimientos ni medallas, se contentan con sembrar semillas de su sombra, que germinan en los seres insignificantes que caminan junto a ellos y que nunca les olvidarán aunque se acabe el mundo.
    Además escriben muy bonito y son más guapos que Bruce Willis.
    Abrazotes, Ángel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que es cierto que hay gente buena y generosa, que no necesitan hacer ruido ni salir en películas para que quienes les conocen reconozcan su valía. Además escriben, y de qué manera, sacando de esta forma lo bueno que tienen dentro para compartirlo con los demás.
      Lo mejor de estas personas especiales es que les gusta pasar desapercibidas, tanto es así que hasta se ponen seudónimos para no ser reconocidas, no quieren honores, aunque los merezcan todos. Yo conozco una, se hace llamar como una escritora maestra del suspense y como un genio del relato de terror.
      Mil gracias por tus palabras y muchos abrazotes

      Eliminar
  3. Una historia que conmueve, tu protagonista entrega su vida para dar vida a los demás. Y encima con la entereza de dejar ese mensaje para su hijo.
    Me gusta mucho el título, creo que muchísima gente le hablará de su padre.
    Me ha recordado en parte a la pelicula "Armageddon", héroes y personas que dan la vida por los demás.
    Buen relato, Angel.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El protagonista sabe bien lo que hace y quiere dejar constancia de sus motivos para privar a su hijo de tener un padre. No duda en dirigirse hacia un final cierto si con ello salva la vida de todos.
      Conozco el argumento de esa película y sé quien es el protagonista, pero no cómo termina, tengo delito, porque aún no la he visto, quizá sería hora de hacerlo.
      Muchas gracias Javier, siempre ahí.
      Otro abrazo enorme para ti

      Eliminar
  4. Ojala hayan calculado mal y el meteorito pase de largo. La extraordinaria generosidad de este hombre ya ha quedado demostrada. Muy emotiva e imaginativa tu propuesta, Ángel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea que apuntas sería un final muy bueno. Un error de cálculo, el peligro disipado, la valía del hombre demostrada y un niño que sigue teniendo a un padre capaz de todo por él, eso que aún no le conoce.
      Muchas gracias, Juana. Un abrazo

      Eliminar
  5. Tal como yo lo veo, el verdadero protagonista de este relato es el dramatismo. Se apodera de la situación desde la primera frase y el hilo narrativo que nos va conduciendo al desenlace se tensa cada vez más en la concatenación de hechos que prepara su camino al héroe, que sacrificará su vida por la de su hijo y por la de los demás habitantes del planeta.
    Es una emotiva escena, a la que solo falta la banda sonora para ser una secuencia memorable de una buena película de ciencia ficción. Te veo, Ángel, con un pie en la alfombra roja. Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A grandes males grandes remedios; o lo que viene a ser lo mismo, ante una situación extrema, una solución desesperada, un último cartucho con lo que ello tiene de radical y dramático.
      En Hollywood son capaces (ellos, yo no, seguro) de desarrollar cualquier idea y añadirle efectos especiales. Algo saldría, que por lo menos entretuviera.
      Muchas gracias por tus palabras, Manuel, versadas, llenas de criterio y enriquecedoras.
      Un abrazote

      Eliminar
  6. Los héroes dispuestos a sacrificarse por los demás, aunque raros, existen, ya viajen en cohetes o en patineta. Lo hemos visto esta semana en Londres y se merecen nuestra admiración y lo del título. Que nunca los olvidemos.
    Un abrazo, Angel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que pedir que no se produzcan situaciones extremas que pongan vidas en peligro. Cuando de forma inevitable ocurren, algunas personas sacan a relucir lo mejor que tienen. Este relato es pura ficción. Héroes como el de Londres son reales, merecen todos los homenajes y un recuerdo permanente.
      Muchas gracias, Georges. Un abrazo

      Eliminar
  7. Ángel, conmovedora historia, en la que un padre antepone el que la humanidad tenga una oportunidad a su propia vida.
    Coincido con Javier. Me ha recordado a la película Armageddon. Siempre, a lo largo de la historia, ha habido héroes anónimos que han contribuido a que la historia continúe.
    Buen micro.
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los héroes verdaderos son los anónimos. Hacen lo correcto sin permitir que el miedo o el egoísmo les paralice, sin buscar celebridad o reconocimiento. Nada puede tener más sentido ni existe acto de amor mayor que el de aquel que da su vida por otros.
      Muchas gracias, Pilar.
      Muchos besos

      Eliminar
  8. Cuando parece que estamos leyendo una historia emotiva en la que un padre se despide de su hijo aún no nacido, en un giro espectacular nos encontramos con un héroe dispuesto a sacrificarse para que su hijo y todos los habitantes del planeta puedan vivir. De lo íntimo a la ciencia ficción, con la amenaza del meteorito.
    Genial e imaginativo, Ángel. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queremos pensar que es ciencia ficción y sin duda lo es, aunque la posibilidad de que un enorme meteorito impacte contra la Tierra, con consecuencias fatales, no es tan remota. Esperemos tener los medios para frenar esa amenaza si llegara a producirse. Mejor sacrificar una vida, aunque sea la propia, que la de millones de personas, incluidas ese hijo al que se quiere antes incluso de llegar.
      Muchas gracias, Carmen.
      Un abrazo enorme y enhorabuena por tus recientes y merecidísimos éxitos

      Eliminar
  9. Vaya semanita llevas, Ángel, entre el soldado novato y el padre suicida. Eso sí, siempre sorprendiendo y deleitando.
    Abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que llevas razón y seguro que a ti te sucede algo parecido. Hay etapas en las que nos ponemos romanticones, p irónico-burlescos, y otras en las que, sin saber el motivo, solo salen historias en las que matamos gente, por fortuna es de forma virtual.
      Muchas gracias y un abrazo fuerte, Rafa

      Eliminar
  10. Gran muestra del amor paterno que aflora cuando aún no has nacido. De una forma muy bella y original nos has encandilado con esta historia que destila tu habitual maestría.
    Un abrazo.
    Pablo

    ResponderEliminar
  11. Creo que Manuel lo ha clavado en su comentario. Es muy potente la sensación de dramatismo que desprende.
    Pero tu relato me confirma la vieja teoría que defiende el egoísmo, en mayor o menor medida, como motor de nuestros actos, para bien o para mal. En este caso, tu héroe salva a la humanidad con el particular deseo de salvar a su hijo...
    Ya ves, artista; tus relatos nunca dejan indiferente.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como no podía ser menos, tu aportación es de lo más interesante. El egoísmo como motor de nuestros actos es algo a tener en consideración, pues si lo pensamos bien, de alguna forma está presente hasta en la acción en apariencia más desprendida. He escuchado a personas que consagran su vida a los necesitados decir que reciben mucho a cambio y que por eso lo hacen. El caso es hacer lo más adecuado en cada momento.
      Muchas gracias y un abrazo fuerte, Antonio

      Eliminar
  12. Los padres, ¡qué no harían por sus hijos... ! Es un hermoso testimonio del amor inmenso de ese papá a su futuro hijo. No duda en morir para salvarlo.
    El relato se mete por cada poro de la piel cuando te detienes a leerlo. Se vive casi en primera persona. Muy bonito, Ángel. Mucho sentimiento y eso captura. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando un padre o madre no den todo por sus hijos el mundo habrá perdido todo su sentido. Es cierto que hay personas desequilibradas que no lo hacen, e incluso, cometen tropelías peores, pero por fortuna, son excepciones.
      Agradezco tu lectura y tus palabras, María José
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Debido a lo que vivimos o nos han ido inculcado desde pequeños, el ser humano me parece que es temeroso por naturaleza. Nos asusta un ruido, la posibildad de coger un catarro, de que nos den calabazas, un posible castigo... En las pelis vemos muchos héroes y, aunque también alguno hay dispuesto a actuar como tal, en el realidad la cosa parece cambiar. Así, como algunos actúan sin pensarlo, otros sopesan hasta el último imprevisto, dejando pasar la "oportunidad". Aquí, nuestro héroe podría pensar: y si el "posible" niño no es mío, y si la madre no le dice nada de como he actuado por él, y si no llega a nacer, y si a pesar de mi sacrificio nadie me recuerda... Pero nuestro héroe parece obviar todas sus dudas, si es que las tiene. Esperemos que su hijo y el resto de la humanidad se lo agradezcan adecuadamente. Me ha gustado, Ángel. Saludos y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que vivimos en un miedo permanente, somos frágiles y lo sabemos, algún día desapareceremos de este valle de alegría a ratos y lágrimas que, con sus defectos, es lo único que conocemos y a él nos aferramos. Somos así. Por ello, cuando surge alguien con las ideas claras, dispuesto a arriesgar o incluso perder ese don preciado e irreemplazable que llamamos vida, por ayudar a otros, le consideramos un héroe, su actitud nos sorprende. Héroes anónimos ha habido muchos, pero las circunstancias no nos han permitido conocerlos. El protagonista quiere dejar constancia a ese hijo de los motivos por los que no va a tener padre.
      Muchas gracias por tu interesante reflexión y un abrazo, Jesús

      Eliminar
  14. Imposible contar en menos palabras una historia tan grande. Saludos, Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intentamos aprovechar los recursos que tenemos cincuenta palabras y a veces hasta menos, de eso tú sabes mucho, Plácido.
      Muchas gracias. Saludos

      Eliminar
  15. Dar la vida por los nuestros... Un precioso relato que en una película de cienciaficción yo no habría disfrutado, el poder de las letras es infinito como el universo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personas que han dado la vida por otros ha habido muchas a lo largo de la historia y no deja de haberlas. Sea como sea el futuro, seguro que no será diferente y, como bien dices, las letras nos permiten imaginarlo.
      Gracias y un abrazo, Carmen

      Eliminar
  16. Uauu, Angel! Qué genial historia y qué arte resumiendo en cincuenta palabras. Me dejas a mí sin ninguna.
    Dos fuertes abrazacos, artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te imagino quedándote sin buenas palabras, escritas o verbales. Ya me gustaría a mí tener tu facilidad para decir lo más apropiado en el momento más oportuno.
      Muchas gracias, fenómeno.
      Ahí van otros dos abrazacos fuertes

      Eliminar
  17. Impresionante, Ángel.
    Cuánta historia supiste contarnos en cincuenta palabras.

    Pasar por esta página siempre es un placer: asombro, risas, sorpresa, evocación, anecdotarios, escenas imperdibles.


    Un abrazo y felicitaciones para todos los contadores de cuentos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa página tan especial no deja a nadie indiferente. Tiene algo de magia y está hecha para el puro disfrute, un lugar donde todos nos enriquecemos.
      Gracias por lo que me toca, Lu
      Un abrazo

      Eliminar
  18. ¡Caray, Ángel! originalísimo e intergaláctico microrrelato el tuyo. Eres una verdadera caja de sorpresas, pero todas son buenas (esa es la diferencia con respecto al resto de los mortales...). Enhorabuena, amigo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo creo que eres tú la que andas más cerca de lo divino que de lo humano. Tu inquietud y tus buenas letras te avalan.
      Muchas gracias, María José.
      Un abrazo fuerte

      Eliminar
  19. Una escena de ficción que, quien sabe si se dará algún día...
    No me gustaría ser testigo de algo así.
    Bien contado como siempre y tu imaginación siempre por todo lo alto esta vez hasta el espacio.
    Eres infinito, amgio. Las musas te acompañan.
    Besicos, Ángel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que hoy o en el futuro, un padre pueda demostrar el amor por su hijo, incluso antes de conocerlo, sin que se tengan que dar situaciones tan extremas.
      Gracias, Carmen, por tus amables palabras y por tu amistad.
      Un abrazo grande

      Eliminar
  20. ¡Jolín, Ángel! Siento pavor...
    Los padres, ¡ay, los padres! ¿Qué es lo que no hace un padre por un hijo? Aunque hay que reconocer que este hombre ya se ha pasado...
    Sin duda alguna a este niño le hablarán de su padre, incluso saldrá en los libros de historia.
    Nos has relatado de forma magistral parte de una vida actual e incluso parte de una vida futura. Lo tuyo es mucho...
    Un beso grande, junto con mi enhorabuena por este micro tan original, que aunque parezca que pertenece al campo de la ciencia ficción, está también cerca de la realidad. (Luego dices que no quedan temas...).
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, hay una realidad inalterable, no importa el tiempo que pase, la época en la que se produce o las modas. o las modas. Un padre, si es como debe, dará todo por un hijo; si de paso salva a la Humanidad mejor aún.
      Que no falten los buenos sentimientos como los que el protagonista ha demostrado, pero sobre todo, que no falten nunca tus palabras y tus buenas letras.
      Mil gracias y un abrazo fuerte, Malu

      Eliminar
  21. Ángel, qué historia tan bonita has escrito. El sacrificio que va a realizar el padre no tiene precio. Qué detalle dejar ese pedazo de regalo a su hija; ella crecerá orgullosa de él y verá todo lo que le rodea como un regalo de su padre, y nunca mejor dicho, pues antes de que nazca ya le ha dado la vida ¡dos veces!.

    Todo un Súper Padre. Enhorabuena por el micro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado mucho la frase que apuntas al final de tu comentario, pues es cierto que el protagonista ha dado dos veces la vida por su hija. Ella crecerá sin un padre, aunque quizá, como él ha deseado, esa mujer y madre conozca a un buen hombre, en cuyo caso la pequeña volverá a tener una suerte doble: dos buenos padres que velarán por ella, uno terrenal y otro en otra dimensión, además de su madre, claro está.
      Muchas gracias por tu lectura y por tus amables palabras.
      Un abrazo, Enrique

      Eliminar
  22. Quiero pensar que todos llevamos dentro un héroe, y que este puede surgir en cuanto se produzcan las circunstancias necesarias. Las que tú planteas creo que serían suficientes para que se produjera el fenómeno en cualquiera de nosotros sin dudarlo un solo instante. Me sorprende una vez más el don que tienes para generar tan grandes historias (esta es colosal) con tan pocas palabras, así como para llenar el interior de tus personajes con las emociones y sentimientos oportunos.
    Impecable relato, Ángel, manejando estructura y contenido con enorme maestría.
    Enhorabuena, amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si por un hijo y, de paso, por salvar a la humanidad entera, no sale lo mejor de nosotros, es que esa versión que creíamos tener, o deberíamos, no existe. Nunca sabremos a ciencia cierta cuál será nuestra reacción en determinados momentos a no ser que se produzcan, pero queremos pensar que la respuesta adecuada, que no siempre es la más fácil, tendría que ser la que aflorase.
      A mí me asombra la variedad de temas que abordas, pero no menos que la forma en que lo haces.
      Mil gracias por tus palabras, amigo, por éstas y por todas.
      Un abrazo grande, Enrique

      Eliminar
  23. Tu imaginación no tiene límites, Àngel, y en todos los registros. Hoy sorprendes con un súper-mega-héroe que salva a toda la Humanidad por amor a un niño aún por nacer.
    Un beso, crak.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al hilo de una frase de tu comentario, se podría extraer la siguiente sentencia: "quien salva a un niño, salva a toda la Humanidad". Por amor somos capaces de cualquier cosa. El amor hacia alguien que aún no se conoce, pero se siente, es posible.
      Mil gracias, Asun
      Un beso, campeona

      Eliminar
  24. Tu relato me recuerda alguna película de ciencia ficción, y la que más me recuerda es Armageddon, en la que un asteroide amenaza la supervivencia de la Tierra, también aquí hay el sacrificio de una vida, la del personaje que interpreta Bruce Willis, también por toda la humanidad y por su hija, ya adulta, salvando, igualmente, al prometido de esta que le ha acompañado en la misión.
    Lo que sí es cierto es que vivimos en un planeta y en un universo inestables, y que una situación como la que describes, o como la de tantas novelas y películas de ciencia ficción podría darse.
    Y en esos momentos críticos, como en tantos otros a lo largo de la Historia, es seguro que no faltarían personas dispuestas a sacrificar sus vidas para salvar a mucha gente o la toda la humanidad.
    Y este para mí es un gran misterio, el que dentro del género humano haya auténticos monstruos capaces de cometer los más espantosos de los genocidios, y personas altruistas y generosas que están dispuestas a perder sus vidas por salvar las de muchos otros, es algo que vemos incluso en la vida cotidiana. ¿Por qué ese abismo entre el comportamiento entre unas y otras personas, algo que a veces se da hasta entre hermanos?
    Y, en el caso de esos héroes, ocurre muchas veces que salvan a personas que apenas conocen, o no conocen, así que con mucha más razón se dará con un padre por su hijo.
    Dicho todo lo anterior, y como ya han comentado algunos compañeros, tu historia tiene un gran dramatismo, tanto a nivel individual como a nivel de toda la humanidad, pues uno se pone en situación e imagina la angustia de todos los mortales ante la amenaza, y luego el respiro cuando el peligro pasa; además de imaginar a ese niño convertido en un hombre pensando en su padre.
    Genial, Ángel, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!