Vanidad por los suelos

Ayer tuve un combate contra el asfalto: me caí de la bicicleta. Naturalmente, lo perdí por puntos. Por suerte, no hubo puntos... de sutura. Pusieron un pedrusco en el arcén y la abrasiva caricia del pavimento me transformó en ecce homo. ¡Qué lástima que nadie lo grabara con su móvil!
Escrito por Francisco Rubio Yepes - Web

6 comentarios :

  1. Tiene toda la gracia tu micro, hoy día si nadie nos graba, no existimos. La todopoderosa imagen se ha hecho imprescindible, pues detrás de ella, está, cómo no, agazapada la vanidad de un ego descomunal. Saludos, Francisco.

    ResponderEliminar
  2. Fue una pena que no se grabase. Es lo más extraño del relato, jejeje!
    Muy bueno, ahijado.
    Te envío un fuerte abrazo, ahijado de letras.

    ResponderEliminar
  3. Lástima... hemos perdido un vídeo viral para el whassapeo jejeje
    Ainsss se ha sentido esa "abrasiva caricia" ufff. Tiene que doler más que la vanidad... o no! Jejeje
    Muy divertido tu micro.
    Felicidades!

    ResponderEliminar
  4. El caso es que hablen de uno aunque sea mal, por haberse dado un morrón. Nos creemos importantes, nos gusta ser protagonistas, todos en busca de un minuto de gloria y reconocimiento. No importa terminar hecho unos zorros tras una caída en bicicleta, el problema es que no haya quedado registrado.
    Un relato divertido con una filosofía actual y más extendida de lo que parece.
    Un saludo, Francisco

    ResponderEliminar
  5. ¿Qué pena que nadie lo grabase? Hay quien quiere salir en la tele o en YouTube aunque sea haciendo el ridículo. Por lo demás, conviene no pelearse con el asfalto: casi siempre gana.
    Saludos, Francisco

    ResponderEliminar
  6. Si es que el suelo está muy duro. No merece la pena luchar contra el asfalto; no tiene piedad ninguna y no se anda con miramientos. Al final, cualquiera puede caer y más si se va en bicicleta. Hay caídas que pueden ser graciosas pero yo recuerdo cuando veía programas que retransmitían accidentes y caídas que no me resultaba gracioso al pensar en el dolor que sentiría la víctima de turno.
    Buen micro, Francisco.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!