Planeta Tierra (II)

Todo era caos. Gritos y empellones por doquier. Sintió que la arrastraban, pero no soltó la pequeña mano. De pronto lo miraba con ojos suplicantes: "¡Promete que nos veremos allá!". "Lo prometo", alcanzó a oír. Con lágrimas en los ojos leyó el brazalete que llevaban ella y el niño: Celtar.
Escrito por Giancarlo Ubillus - Web
Parte I | Parte II

Escena del crimen

Al fin había acorralado al impostor. No podía sino matarlo. Aguardó a que estuviera solo en la casa. Entró. Hizo lo que tenía que hacer y, para no dejar rastros, se puso a limpiar la escena del crimen. Entonces alguien llamó a la puerta. Era él... que venía a matarlo.
Escrito por Andrés Galindo - Web

No soy responsable de mis actos

La encontré en un semáforo. Me cautivó su olor, el baile de su pelo al andar y el rítmico movimiento de su culito respingón. La abordé como si no existiera un mañana...

Sentí una fuerte opresión en el cuello. Mi condición fiel y sumisa me alejó, entre aullidos, de ella.
Escrito por Fernando da Casa - Web

Consecuencias

El ratoncito Pérez ya no visita a los niños. Parece que al fin encontró un diente que encajaba en el hueco dejado por el que se le rompió.

Ahora los chicos están tristes. En la periferia, un grupo de preadolescentes organiza batidas para encontrarlo y saltarle un par de muelas.
Escrito por M. Carme Marí - Web

Hasta que la muerte nos separe

Desde la alféizar del décimo piso escuchaba atónita como su marido intentaba en vano salvarle la vida. Sabía que le engañaba y que era mentira todo lo que decía, pero mostrándose convencida agarró con fuerza la mano temblorosa que le ofrecía. Entonces fue como arrastrándolo a él, saltó al vacío.
Escrito por Encarna Cuesta García - Twitter

Proposición homicida

Tomaba un cubata con la bella estrella de mi chat, en un concurrido pub de Chinatown. Después de pagar con mis créditos, le dije de ir a mi piso. El coche iba a arrancar cuando ella chispeó, su piel se descompuso como cera. Cayó en mi trampa de cazador policía.
Escrito por Mase - Facebook

Candidato

Entre la chiquillada había destacado como el más reservado. Creció independiente, escapando siempre de la realidad, escondiéndose de los problemas, buscando atajos y encontrándolos como el mejor para no aparecer en escena. Hoy es el político de moda, va primero en los sondeos, y lo ha logrado escondiendo la verdad.
Escrito por Antonio Ortuño Casas

Extravío

Saturado de horizontes y de nieblas matinales, el farero perdió el norte y la estela de sus naves. Con sus ojos extraviados, busca los recuerdos varados en el vaivén de las olas. Por las noches, los destellos del viejo faro acunan, desde la lontananza, los fantasmas del insomnio del farero.
Escrito por Javier Igarreta Egúzquiza - Web

Gallo de corral

Paseaba pavoneándose con supremacía. Nunca se rebajaba a mirar, ni tan solo de reojo, a los súbditos de su reino. Cuello siempre estirado, mirada al cielo. Espalda recta, siempre altivo. Por no mirar no vio la piedra en el camino, cayendo de morros a los pies de quienes tanto despreciaba.
Escrito por Jessica Chamorro Olivares

El dinosaurio y el roedor

El imponente dinosaurio amenazó al diminuto roedor:

—Te lo advierto, insignificante renacuajo, ¡ni se te ocurra volver a molestarme mientras duermo o te aplastaré de un pisotón!

—Te aseguro, grandullón, que soy el menor de tus problemas —le respondió el roedor al mirar al cielo y ver llegar el meteorito.
Escrito por Luis Goróstegui - Twitter

Al borde del coma

Hubiera preferido no tenerlo conmigo antes que verle así. Este compañero fiel, eje de mi vida social y nexo con el mundo exterior, pronto enmudecería. Mi soledad era inminente. La batería se agotaba inexorable ante mi mirada impotente... ¿Cómo era posible que me hubiera venido de vacaciones sin el cargador?
Escrito por Aurora Baeza

Hambre de tiempo

Tenía, ante sí, unos meses de vida y la posibilidad de publicar con inmediatez. No lo dudó. Adelgazó una historia hasta reducirla a la mínima expresión. Lo logrado fue impagable: la sensación de permanencia en el tiempo que le brindaron aquellas cincuenta palabras, anidando de forma progresiva en otras mentes...
Escrito por Nuria RG

Oportunidades de la vida

Recordar es jugar al escondite inglés. Mirar instantáneas, un revelado del olvido. Luisa abre la caja de hoja de lata del fondo del armario, repasa cada intervalo del ayer como si ahora fuera parecido. La cierra y la guarda. El balance: la vida no ha sido un juego de niños.
Escrito por Carmen Martínez Marín - Web

Reencuentro

Sacudiéndose el polvo de la soledad acumulado durante años, la espera envuelto en un halo de impaciencia y silencio. Ella, con mirada trémula, se despoja del tiempo de añorarlo. Emprende el camino anhelando su reencuentro.

Mi corazón huérfano, roto de dolor, se inunda de amor al imaginar su abrazo eterno.
Escrito por Pilar Alejos - Web

Sin final (senza fine)

"En el principio fue el verbo".

Le sugirieron una excedencia: tendría todo el tiempo para el ocio, sentiría el placer de no hacer nada. 

Comenzó con una primera palabra. Pensaba que se acercaba al final, pero no se daba cuenta. Decidió vivir cada segundo dejando en cada palabra su vida.
Escrito por Francisco Rubio Yepes - Web

Alergia no correspondida

Iba con mi vida bajo el brazo, para entregársela, cuando me la encontré con otro de la mano. De lágrima fácil como soy, enseguida me vi inventando explicaciones para mi súbita congestión. Él mostró sincero y amable interés. Ella, que sabe que en otoño no florecen gramíneas, bajó la mirada.
Escrito por Enrique Mochón Romera - Twitter

El tesoro (En el fondo III)

Todo anhelo pervive inherente a la identidad hasta cumplirse. Así, una fuerza motriz empujó su voluntad. Venció la oscuridad que dominaba sus fuerzas, removió en la memoria siguiendo impulsos primarios de su corazón y, tomando el horizonte como bandera, emprendió rumbo fijo, siendo latidos y pasión indispensables en su travesía.
Escrito por Malu
Parte I | Parte II | Parte III

No es lo que parece

Yo voy a menudo a oírlos charlar, a mirarlos lamerse mutuamente durante horas, a dejarme penetrar por ellos hasta lo más profundo, a subirme sobre cada uno y ser llevado a los lugares más secretos del Caribe, solo oyendo un bongo, una trompeta un timbal, una tumbadora y una conga.
Escrito por Juan Mono

Espejismo

Al escuchar el estallido corrió a preguntar a su padre qué había sucedido. Este, escopeta en mano, señalando el viejo espejo del que apenas quedaban unos fragmentos en los vértices del marco, dijo: "Le ordené varias veces que se fuera, pero no había manera de hacer salir a ese carcamal".
Escrito por Juana Mª Igarreta Egúzquiza - Web

Promesa cumplida

Le hizo prometer a su hijo que, mientras ella viviera, no se casaría con aquella mala mujer. "Tenía razón", medita la novia al tiempo que avanza parsimoniosa hacia el altar. Bastó un almohadón para demostrar mi vileza. Aunque el médico certificó que le falló el corazón: algo que nunca poseyó.
Escrito por María José Escudero

El hombre más rico del mundo

Siempre soñó con ganar la lotería. Con yates pretenciosos. Y mansiones obscenas. Y cuando más lo necesitaba, el caprichoso azar llamó a su puerta. Regalándole el amor de sus seres queridos. Abrazos sinceros. Y lágrimas de alegría. Sus marcadores tumorales al fin estaban a cero, y se sintió inmensamente rico.
Escrito por Stbn

La cría repudiada

La cría intentaba acurrucarse junto al cálido y bello plumaje de su madre, pero ella la empujaba cada vez con mayor violencia y desdén, así hasta que consiguió echarla del nido. Desde lo alto del árbol, cayó al suelo. Allí, malherida y triste, agonizó sin comprender la injusticia del mundo.
Escrito por Enrique Angulo - Twitter

Vampiro de almas

Las atónitas enfermeras confirmaron la muerte del paciente. El cirujano se quedó unos segundos con los ojos en blanco, aspiró y después dio un respingo.

Ordenó que cosieran mientras él comunicaba la fatalidad. Por el pasillo pensaba en la crueldad de sus actos, y en lo inevitable: si quería sobrevivir.
Escrito por La Marca Amarilla

Armonías

En el desván de la casa hay un armario grande y muy antiguo. De esos que suelen llamar "de dos cuerpos". Lenita ha decidido guardar en él su muñeca decapitada. La coloca en el compartimento contiguo al de su hermana pequeña. Ahora el nombre cobra sentido. Y la distribución, simetría.
Escrito por Rafa Olivares - Web

SOS cósmico (Trilogía de las estrellas 2050 III)

Perdido control central atravesando el agujero de gusano. Activado sistema de emergencia. Aterrizamos accidentadamente sobre planeta de universo paralelo. Registradas condiciones ambientales óptimas, adoptamos apariencia inofensiva como estrategia de infiltración. Seres alienígenas bípedos nos evacuan en unidades de socorro llamadas A I C N A L U B M A.
Escrito por Manuel Bocanegra
Parte I | Parte II | Parte III

Nada mejor

Terminó de cenar y salió a la calle en bicicleta porque no tenía nada mejor que hacer. La dejó aparcada mientras rayaba y rompía retrovisores de algunos coches. Cuando se cansó tuvo que volver caminando porque alguien sin nada mejor que hacer le había robado las ruedas y el sillín.
Escrito por Ana Belén Arbués

Dirty Dancing mortal

La muerte lo persiguió toda la vida; vivía asustado, sabiendo que jamás se desharía de ella.

La muerte, preocupada por que no disfrutara la vida, le dijo que le avisaría llegado el momento; cuando le pidiera un baile, sabría que sería su hora.

Aliviado, decidió apuntarse a clases de baile.
Escrito por Rubén José Huertas Rojo - Web

No hay dos sin tres

—Mamá, no necesito ir al colegio.
—¿Qué pasa?
—Contigo aprendo más...
—Bobadas
—Mamá, el verbo "amar" me lo enseñaste tú.
—¿Y?
—También matemáticas.
—¿Como qué?
—Pues que tú y yo nunca dejaremos de ser tres.
—¿Tres, cómo es eso?
—Papá nos protege desde el cielo, dijiste...
—Verdad, hijo, somos tres.
Escrito por Ismael González Martín

¡Qué sumamente extraño me resulta todo!

Me sorprende la insólita circunstancia de circular sin cruzarme con otros vehículos. Kilómetros y más kilómetros de parajes yermos. Viajo por espacios inmensos, con una misteriosa sensación de soledad. Me esfuerzo mentalmente por buscar recuerdos, aunque sean difusos. Rememoro que unos ¿cuántos? días atrás se produjo aquella inevitable crisis mundial.
Escrito por José Antonio Barrionuevo - Twitter

El tropiezo

En aquella escalera, tropecé. No besé el suelo sino sus labios.

Cosquillas de espuma y piel de guante elevaron mi delirio a ensueño.

Desperté en un colchón de hielo quebrado sobre una zapatilla desparejada de él y el frasco de mi perfume roto.

Me dejé resbalar. Nunca se llamará Mario.
Escrito por María Jesús Briones Arreba

Juego de palabras

Sólo era eso: asaltarte los eneros, ser el nudo de una trama imposible y contarle los dientes al lobo. Hoy ha aparecido una página nueva en mi diario. Al abrirlo se ha escapado un 'quizás', me ha retado un 'pero' y me ha guiñado el ojo un '¡vamos!'. Y voy.
Escrito por Patricia Richmond - Web

El problema con el que vivimos

Caminas orgullosa. Por la mañana te extrañó que estos hombres fueran a buscarte a casa. Ahora sabes el porqué. Te gritan, te insultan, te escupen. Te muestran esa muñeca. No lloras. Pero sigues sin comprender. Negro, blanco, amarillo, rojo... No te pares, Ruby. Tiende los puentes. Nosotros no nos atrevemos.
Escrito por Jesús Garabato Rodríguez

Lejos de ti

Renuncié al abismo de tu boca porque me faltaban las alas. No brillaba en tus ojos la luz que busqué. Tuve que alejarme, mudar la piel y los espejos.

Aun así, llueve a mares entre estas paredes que habito y los peces bucean insomnes en el fondo de mi tristeza.
Escrito por Carmen Cano - Twitter

En comunidad

En mi edificio era imposible instalar un ascensor. Los propietarios de los pisos más bajos argumentaban que no les hacía ninguna falta, indiferentes a que yo viviese en el quinto. Sólo cuando murieron ahogados pude mudarme.

Mis vecinos actuales tampoco son mejores, desde que estoy encarcelado por volar la presa.
Escrito por Ángel Saiz Mora

Estimado Ratoncito:

Ruego pases por alto la pérdida del diente de Clara. La he visto llorando desconsoladamente en el patio al no poder demostrarte bajo la almohada su hazaña. Estoy seguro de que, con tu sabiduría, sabrás entender la situación.

Atentamente,
El profesor.

—Dásela a tus papás para que también lo sepan.
Escrito por Enrique Caño

Solo faltaba la firma

El gato le arrebató el pincel y lo arrastró, manchando el sofá de pintura. Desde el suelo miró fijamente su obra maestra. No podía moverse, ni gritar. Su agradable soledad creadora se tornó en una maldición. Una lágrima resbaló por su mejilla y cerrando los ojos se abandonó al destino.
Escrito por Jesús Manzaneque Fraile

Una foto: la vida misma

Aquella foto de boda fue quedando vacía. En ella, sonreían los novios, las hermanas de la novia, su mejor amiga y la pareja de esta. El novio de su amiga resultó ser un maltratador, las hermanas pelearon, el marido la abandonó por su amiga. Ni siquiera tiene ya el vestido...
Escrito por Carmen Martagón E. - Twitter

Perdóneme padre porque (siento que no) he pecado

Con la elegancia que se le presupone a un asesino de su calibre, Giuseppe Consione se enfunda maestramente unos lujosos guantes de cuero negro mientras repasa por enésima vez el plan a seguir. Tan solo quiere terminar pronto el trabajo y acostarse cuanto antes. Mañana debe velar a su progenitor.
Escrito por José Ramón Sánchez Varela

Historia del Mundo Actual

En la Universidad, hoy toca exponer. Los alumnos hablan de: Mayo del 68, Guerra de Vietnam, Muro de Berlín. Por el estrado pasan: raperos, informales con corbata, alternativos. El profesor escucha. Las noticias informan de un nuevo atentado. ¿Cómo contarán estos futuros profesores a sus alumnos lo que hoy sucede?
Escrito por Snowthomas

Amor en la distancia

Es hoy cuando tengo que sacar fuerzas, para leer esta carta que tanto me cuesta. Pues es tan difícil decir las palabras que los demás esperan, y a la vez que puedan sentir el cariño que se les dispensa. Así pudiese llegarte este sentimiento hasta donde ahora tú te encuentras.
Escrito por Manu Cubicasa

Entereza

Sus pies no desisten, camina tan rápido como puede dejando huella de sus botas viejas en el lodo. Queda poco tiempo y el camino aún es largo; a cuestas, la bolsa plástica que guarda sus atesorados libros.

Seguramente nunca conocerá el océano, pero hoy el maestro le hablará de él.
Escrito por Selene Argueta - Twitter

XXS

Asomarse al espejo y mantener los ojos abiertos no era fácil, llevaba desde temprana edad encerrada en el cuerpo equivocado.

Ante la maldita impotencia de chocar con ciertos cánones estéticos, no lo pensó; optó por la vía rápida, definitiva. Un mar turquesa se tragó sus temores. La devolvió sin ellos.
Escrito por María José Sánchez

22 relatos y 11 títulos en 50 palabras

Al despertar me dijo mi padre: "Son tiempos difíciles, ha sido tu último asalto. Ellos siguen preguntándose quién les pedirá perdón. Tú querías alcanzar los 46, pero tienes tu destino escrito. Es mejor que decidas volver. Toma el último vuelo y abandona esta tierra extraña. Así, dejarás de ser invisible".
Escrito por Javier Puchades - Web

Episodio de una hazaña

Llegas a casa exhausto, extenuado, y todavía tendrás que recorrer la montaña sobre la cama para redescubrir las cobijas y almohadas. Sabes bien que es una aventura que sólo alguien tan intrépido como tú logrará realizar.

Es eso, o dormir de nuevo en el sillón, abrazado sólo a una frazada.
Escrito por Cristopher Josué Escamilla Arrieta - Twitter

Mi pregunta

—Pilar, mírame.

Y le cojo la cara con mis pequeñas manos hasta conseguir que me mire a los ojos.

—¿Mamá tiene metástasis?

Soy pequeña, aún no tengo doce años, pero sé qué significa esa palabra.

Mi tía, su hermana menor, desvía la mirada y llora amargamente.

Ya soy una mujer.
Escrito por Gil Hernando de Santiago

La viuda

Sería la enésima boda de la famosa viuda millonaria. Heredera de todo tipo de bienes, procedentes de sus anteriores maridos, sonreía feliz ante los flashes.

Un aprensivo grupo de escritores se ocupa en acaparar y almacenar miles de palabras, pues se rumorea que su último amante es un afamado escritor.
Escrito por Isidro Moreno - Web

Impregnación

Quedó su fantasma y algo más. François colocó el taburete en el centro del baño. Dispuso encima un pañuelo con mocos, un algodón teñido de azul, una compresa y, en el centro del altar, su perfume. Abrió el frasco. Una lágrima descendió en turbulencia lechosa por el Eau de Rosa.
Escrito por Cristina Aguas

No habrá recompensa para los malvados

—Allah, ya estoy aquí. ¿Dónde me esperan las setenta y dos huríes que me corresponden?

—Yo no pedí tal barbaridad en mi nombre. Nadie te espera.

Rubén soltó el bolígrafo sobre la mesa. Pensó que escribirlo le aliviaría, pero no podía dejar de mirar la cama vacía de su hermano.
Escrito por Galilea - Twitter

Diseños rurales

Acercarse a la ventana, mirar de reojo por el visillo y escuchar. Esa era la rutina nocturna de mi abuela en el verano. Supongo que después de hacerle trajes a todo el pueblo sentada a la fresca, le gustaba saber si ella iba desnuda o también tenía vecinos diseñadores.
Escrito por Cuarta Lobo

De cómo el Cielo se convirtió en un infierno

Los ángeles de la centralita no daban abasto. La humanidad entera pidiendo favores. Luzbel, elegido delegado sindical, solicitó una entrevista con el Patrón. Desde entonces, un prefijo 902 distribuye las oraciones:

Si quiere rezarle a la Virgen, pulse 1.
Si desea orar a Alá, pulse 2.

Y suena la musiquita...
Escrito por Pepe Sanchís

Lavado de conciencia

La visita cada domingo desde que ella decidió abandonarlo.

Cuando se marcha, la lápida siempre queda impoluta, pero él continúa sintiéndose culpable.

Porque la lejía no blanquea la marca de la soga alrededor del cuello de ella, ni el cepillo de raíces eliminará jamás la inmundicia de sus abusos encubiertos.
Escrito por Asun Paredes

Maldito

Aquel desgraciado devolvió voluntariamente el cuadro de Munch al museo y, aferrado a la celosía del confesionario, me juró que nunca volvería a robar. Aún no puedo desterrar de mis pesadillas sus manos intentando taponar los oídos, el rostro cadavérico, aquellos ojos desorbitados, esa boca que era un puro grito.
Escrito por Belén Sáenz

Hombre y filantropía

Salí en busca del almuerzo. Un indigente mostraba un plato vacío. A la vianda le agregué un sándwich de jamón y queso. Regresé, no estaba en su lugar. Tenía que dárselo, calmar mi necesidad. Lo vi en la Plaza. Se lo ofrecí. Sorprendido, lo tomó y su boca lo despedazó.
Escrito por Yolanda SA - Web

La razón de su vida

Para muchos, ramera. Para otros, santa. Reunía todo para seducirlos: belleza, magnanimidad. carisma, vehemencia, apasionamiento por los humildes, porque ella, emblema de sofisticación y aristocracia, conoció la desolada indigencia. Se casó con un General, fue Jefa espiritual de su pueblo. Víctima del infame cáncer murió a los 33 como Jesucristo.
Escrito por Lucía Folino - Web

Revelación

La primavera se instaló aquella mañana sin previo aviso. La manecilla del reloj se paró y de sus bordes brotaron hojas verdes. El cuco cambió su melodía. Salieron polluelos en el nido del árbol. La gata se arrebujó junto a la ventana con los ojos cerrados. Fue mi mejor sueño.
Escrito por Mª Luisa Pérez Rodríguez

La revelación

El azar me condujo, con luces apagadas, al lecho de una desconocida. Esa noche, a oscuras, alcancé cimas de placer remotas hasta para mis fantasías.

La implacable inquisidora que acudió al amanecer dictaminó que había gozado con una mujer algo mayor, ligeramente masculina, decididamente fea.

Y comprendí a John Lennon.
Escrito por Georges

Miradas

Para recuperar trozos de vida perdidos, arrancándolos del inexorable paso del tiempo, me gustaba observar las fotos de los familiares que se habían ido. Nunca advertí si ellos notaban algo desde el otro lado del papel, pero ahora sé que resulta conmovedor sentirse añorado; así que nunca dejes de mirarme.
Escrito por Pablo Núñez - Twitter

Mensaje en una botella (Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis: Hambre)

La trémula llama apenas alumbraba chispas de vida sobre los cuerpos enflaquecidos por la prolongada sequía. En aquel polvoriento chamizo, sólo una vela permanecía erguida a lomos de una botella de Coca-Cola que la marea había abandonado en la cercana costa, con decolorados restos de confeti, procedente del otro mundo.
Escrito por Antonio Bolant - Twitter
Peste | Guerra | Hambre | Muerte

El amante de mi mujer

Llamé a casa desde la oficina. Estaba seguro de que me engañaba.

—¿Dígame?

No podía ser. Esa voz tan familiar... ¿Pero cómo podía ser posible? No daba crédito. Estaba confuso. Era mi propia voz. Al fondo escuchaba reír a mi mujer. Maldita...

—¿Hola? ¿Hay alguien ahí?

"¡Clack!", me colgué ofendido.
Escrito por Raquel Tevas Cisneros

Al infinito y más allá

—Jadiya, la vida es como un avión; debes aprender a pilotar entre las turbulencias de este cielo llamado "mundo" y jamás perder la paciencia.

Sujeté su mano con fuerza y le dije:

—Sólo te pido una cosa: nunca dejes de volar conmigo.

Me sonrió. Y aquí seguimos. ¡Feliz aniversario, cariño!
Escrito por Geyna López - Twitter

Tradición familiar

"¡De payaso nada, so cobarde!", le gritó su padre encaramado en el trapecio, dando después un impecable salto mortal. Él guardó silencio y caminó lentamente hasta su refugio, allí donde la soledad se precipita con el viento en el océano desde lo alto del acantilado. "¡No será tan difícil!", pensó.
Escrito por Luis San José - Web

La caza

Primero, ir a la Cola de recuerdos. Una vez hayamos escogido algunos, procederemos a situarnos ante los Recuerdos a preparar y, con un poco de suerte, alcanzaremos la fila de los Recuerdos a recibir. Solo respetando estos pasos llenaremos el odre de la memoria. ¡Que haya buena caza, queridos amigos!
Escrito por María José Viz Blanco

Reflejo

Nos miramos desde la cambiante lejanía. Haciendo los mismos gestos. Si respiro, inspira a la vez. Tengo que ganarle esta última carrera. Al sonar el disparo, miles de espejos se desplazan alargando el laberinto.

Cuando creo que he ganado, siento que he perdido. Sudorosas nos miramos. Alicia es mi reflejo.
Escrito por Carmen Hinojal

Emoción

Me atrapas en tu tela de araña llena de notas. Las mariposas no cesan de revolotear alteradas en mi estómago, esa sensación subiendo a través del pecho, tan fuerte que apenas me deja respirar, lágrimas que sin control brotan de mis ojos. Nunca dejes de sonar, me haces sentir viva
Escrito por Isabel Mora

Agitada mente

Qué caro está todo. El niño al médico. Un ERE en la empresa de Lolo. ¿Cuándo le daban las notas? La derrama del ascensor nuevo. Suenan sirenas... ¿Qué pondré de comer mañana? Me noto un bulto por aquí... ¿Bomberos en la escalera? Llega el verano. El próximo curso, uniforme nuevo.
Escrito por Maest

Domingo (I)

Sí, era agosto, pero llovía. El ambiente estaba impregnado de tristeza y adioses. Elsa estaba cansada de dar abrazos a desconocidos, de explicar una y mil veces cómo había sido: "Me asusté porque sabía que de aquella noche no pasaba, pero me acobardé y me fui".
Escrito por Catalina Saavedra
Parte I | Parte II

Mindfulness

Cierro la puerta. Cada vez soporto menos la tensión. Hoy no sucederá. Respiro consciente antes de comenzar la reunión. La ira acumulada cabe en un puño. Después, la calma. Reparo en la sangre de mi corbata y abro a la policía. Mientras me esposan dicen que soy el único superviviente.
Escrito por Jerónimo Hernández de Castro - Twitter

Guerrilla urbana

Accede al callejón con el sigilo de un gato. De su mochila extrae varios aerosoles y, sin perder un segundo, ejecuta su trabajo sobre la inmaculada pared. Escudriña en la noche al olfatear la amenaza. Un rastro de adrenalina, olor a pintura y a transgresión va dejando en la huida.
Escrito por Mª Jesús Rodríguez

Sur profundo

Hubo una cierta complicidad cuando te vi. Pisé tus piedras y me senté sobre ellas. Caminé hacia ti y dejé que acariciaras mis pies. Esperé y pensé. Mientras retrocedías para volver con más fuerza, dijiste: "Shhh". Callé y escuché. Me pedías guardar el secreto de lo que vivimos aquel día.
Escrito por La Niña Pony - Twitter