De cómo el Cielo se convirtió en un infierno

Los ángeles de la centralita no daban abasto. La humanidad entera pidiendo favores. Luzbel, elegido delegado sindical, solicitó una entrevista con el Patrón. Desde entonces, un prefijo 902 distribuye las oraciones:

Si quiere rezarle a la Virgen, pulse 1.
Si desea orar a Alá, pulse 2.

Y suena la musiquita...
Escrito por Pepe Sanchís

16 comentarios :

  1. Hay que adaptarse a cada momento, no queda más remedio. En unos tiempos convulsos y difíciles es lógico que la gente, movida por una cierta desesperación, pida y pida. El problema es que hasta las más altas instancias pueden verse sobrepasadas y al final, por efecto de eso que llaman globalización, todo se parece y se vulgariza, hasta el extremo que el Cielo se convierte en lo contrario.
    Muy divertido y simpático, Pepe.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las nuevas tecnologías están bien, pero cuando se usan indebidamente, sustituyendo al hombre por la máquina, pueden ser un infierno. Un abrazo, Ángel.

      Eliminar
  2. Así nos va. Informatizado el rezo, al cielo solo le falta registrarse en Twiter y y convertirse en viral en Youtube.
    Una creación con mucha sorna y estilo. Saludos, Pepe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y al final acabaremos todos en "la nube". Un abrazo, Manuel.

      Eliminar
  3. Muy divertido!
    El tema es que tanta informática, no te libra del momento en el que te dejan "colgado del guindo", teléfono en mano escuchando una musiquita. Un poquitín tomadura de pelo llamarlo "atención al cliente"... Pena de Cielo pues 😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, dónde vas a comparar la atención de un ángel con la de una máquina? Un saludo, Galilea.

      Eliminar
  4. No me extrañaría que allá arriba nos esperase algo de esto, ja, ja, ja... ¿Es que ya no quedan personas para atender teléfonos, hombre? Vamos, vamos... Muy agudo, Pepe. Genial. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que para entonces las cosas hayan cambiado, a mejor, claro. O también todas las criaturas celestiales serán virtuales? Un abrazo, María José.

      Eliminar
  5. Hasta en el cielo se han montado una centralita para atender las peticiones. En esta nueva era informatizada ni lo sagrado merece respeto. Qué vulgar es tener que rezar con el teléfono en la oreja.
    Muy divertido y original, Pepe. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Carmen. Un abrazo.

      Eliminar
  6. También en el cielo se hacen notar las consecuencias de la crisis global. Y es que los sueldos están caros. Lo importante es la rentabilidad. ¡A tomar p. c. la calidad de atención al cliente!
    ¡Es lo que hay!
    Enhorabuena, Pepe. Me ha gustado mucho tu relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Isidro, me alegro de que te guste. En este caso hasta el del Sindicato estaba en el ajo. Un abrazo.

      Eliminar
  7. ¡Cuidado con los teléfonos 902! Recomiendo que compréis una rueda de oración tibetana. Resulta más barata.
    Enhorabuena por el micro, Pepe. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, habrá que volver a métodos más artesanos, pero vigilando siempre la efectividad. Gracias, Plácido, un abrazo.

      Eliminar
  8. Muy original, Pepe. Ya veo a los ángeles despedidos llamando a la hora de la siesta para ofrecerte cambiar de compañía de telefonía móvil.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando recibas estas llamadas pregúntales el nombre, son todos Gabriel, Rafael, Miguel, etc. antiguos arcángeles reconvertidos. Un abrazo, Asun.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!