El pintor

Padecía una extraña enfermedad que la obligaba a ver la vida en monocromo. Sin resignarse, marchó en busca de aventuras que pudiesen llenarla de color. Según fuentes médicas, esa era la única cura. 

Rendida ante las tonalidades negras, lo conoció. Ahora su mundo se tiñe del verde de sus ojos.
Escrito por R. Clift

14 comentarios :

  1. Carmelo Carrascal13/8/17 20:48

    Compañero/a R. Clift,

    El amor y la voluntad, el cauce que impulsado por ellos tome la vida de uno, no es ajeno al logro del proyecto personal, esto es, la madurez que finalmente se conquiste...

    Tú lo has sabido decir mucho mejor: elegantemente y con la concisión que impone el micro.

    Enhorabuena y un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el cumplido!
      Un saludo

      Eliminar
  2. Bienvenido a cincuenta palabras.
    Nos dejas una bella historia de amor. Ya dicen que el amor todo lo cura.
    Enhorabuena.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pilar!
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Hermoso texto. Nos muestras como, acompañados, siempre puede haber una esperanza, incluso para el que lo ve todo negro. Saludos y suerte, R. Clift.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jesús!
      Un saludo

      Eliminar
  4. Enrique Caño14/8/17 16:44

    ¡Qué micro tan romántico, R.Clift! Podemos cambiar el color de la vida cambiando nuestra forma de verla. Sin duda, la protagonista de la historia ha cambiado esta visión conociendo a su amante. Bello relato con un gran mensaje; felicidades por el resultado obtenido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Enrique!
      Un saludo

      Eliminar
  5. ¡Bienvenido, R. Clift! Bello micro para comenzar tu andadura en Cincuenta Palabras (espero que vengan muchos más...). Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Espero animarme y escribir otro relato más temprano que tarde.
      Un saludo

      Eliminar
  6. Muy lindo, R. Clift. A veces, cuando uno menos lo espera, la vida te llena de color. Tu prota estaba resignada a la monocromía hasta que conoció a ese apuesto galán de ojos soñadores. Yo lo interpreto también como una metáfora de la vida y el amor. Todo depende del cristal con que se mire... Probablemente cuando se está enamorado la escala de colores se amplía.
    Te doy la bienvenida con mucho cariño. Enhorabuena por tu brillante comienzo.

    Besitos de verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una gran interpretación de mi relato! Muchas gracias por la bienvenida!
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Que bien pintas tu relato. Parece un cuadro lleno de luz.
    De los buenos.
    Me ha gustado mucho
    Saludos.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!