La soledad

Faltaste aquella noche para darle cuerda al reloj, desde entonces aguarda callado tu regreso; dejaste sin conocer el final de la historia del libro, que con tanta emoción leías. El último cuadro, sin secar, con la falta de tu firma...

Una oscura carretera secundaria, la lluvia...

La soledad era esto.
Escrito por Carmen Hinojal

19 comentarios :

  1. Hermosa pintura de algo tan triste como es la soledad no buscada, la que te encuentras a la fuerza, cuando alguien se va sin terminar lo que había empezado. Me ha gustado mucho, Carmen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Qué bien contada esta historia tan triste, marcada por esa soledad y el camino que ha llevado a ella.
    Un beso, Carmen.

    ResponderEliminar
  3. María Galerna2/8/17 17:42

    Las pequeñas cosas son las que nos hablan de esa soledad. Muy bonita forma de contarlo.

    ResponderEliminar
  4. Parece llover tristeza en tu relato. Como lágrimas, las palabras caen marcando el tiempo de la soledad.
    Precioso. Un beso, Carmen.

    ResponderEliminar
  5. Preciosa forma de contar, lo que una tragedia se lleva por delante. Todo lo inacabado que queda suspendido en el aire para siempre... Acompañando esa soledad.
    Me ha encantado, Carmen.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho Carmen como dice Galilea se trasmite muy bien la idea de lo "inacabado" y a través de ella, el echar de menos a ese ser querido a través de los objetos y de la ausencia. La lluvia también trasmite el peligro y la tragedia en aquella carretera pero además, trasmite la tristeza de la persona que añora. Cosa que rematas estupendamente con la poética frase final. Que por cierto, es la antítesis a otra de un relato que escribí también aquí hará unos años (la felicidad era esto).

    Un abrazo Carmen

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todas y a todos por vuestros comentarios. Y si, es cierto ese pesar que se queda pegadao a cada objeto, el olor que impregna durante años la ropa, los enseres y hasta las huellas que vemos en el suelo, último recuerdo de la persona amada. Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. La ausencia es una insaciable presencia...

    ResponderEliminar
  9. La más grande de las soledades, ciertamente. Vivida entre dolorosos recuerdos.

    ResponderEliminar
  10. El tiempo se detiene cuando desaparece un ser querido y, sin embargo, continúa.
    Un buen micro. Saludos, Carmen

    ResponderEliminar
  11. Una persona desaparece, deja huellas físicas de acciones sin terminar, aunque lo peor es el vacío inexplicable, sin solución, que hace que quienes le conocieron, para quienes la vida sigue, se sientan huérfanos de su presencia, estén más solos. La soledad es tener que seguir sin alguien a quien se espera y necesita y no volverá.
    La última frase, al igual que el título de una novela de Juan José Millás, define muy bien la esencia de este relato.
    Un saludo, Carmen

    ResponderEliminar
  12. Enrique Caño4/8/17 15:08

    Qué gran forma de contar la marcha de un ser querido, Carmen. Aquella carretera secundaria puso fin a todas aquellas historias que quedaron sin cerrar. Un micro que genera mucha nostalgia y que logra llegar al lector.

    Felicidades, Carmen.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo4/8/17 17:42

    Que cuadro mas triste, que bien dibujado

    ResponderEliminar
  14. Una vida malograda que deja todo inacabado, porque el tiempo no ha sabido esperar. La presencia de todo aquello que emprendió acentúa la soledad del protagonista.
    Como a Ángel, la última frase me ha recordado a la novela de Millás. Muy bien elegida.
    Felices vacaciones y besos.

    ResponderEliminar
  15. Esa soledad desgranada te empapa de tristeza hasta el final. Muy bien conseguido, Carmen. Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Carmen, las cosas de otro, esos detalles que nos hacen recordar, son las cosas que más nos hacen ver la falta de alguien y darnos cuenta que no están. Entonces se agudiza más aún esa sensación de soledad que tan bien has descrito en tu relato.
    Me ha gustado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Muy sugestivo tu relato: lo que cuentas y como lo cuentas, lo que no sabemos, por qué pasó lo que pudo haber pasado... Suerte, Carmen. Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Carmen, precioso.
    Se puede masticar la añoranza y la nostalgia de días mejores. Casi se vive.

    Besitos veraniegos.

    ResponderEliminar
  19. La poesía de la tristeza en estado puro.
    Muy bonito, Carmen.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!