Sin miedo

El hombre caminaba lento pero decidido. Relatando historias vividas, iba despojándose de su pasado, acariciándolo y desdibujándolo a la vez.

Luego, abrió la ventana, trazó dos líneas rectas, paralelas, por las que se marchó; sereno, confiado, pintando el horizonte en tono azul cielo.

Después, sin mirar atrás, desapareció para siempre.
Escrito por Malu

37 comentarios :

  1. M-etafórico, A-legre, L-írico, U-nico... ¿de quién es?
    Qué ganas de leerte cada mes, querida Malu.
    Has conseguido un estilo P-oético, R-egio, E-legante, C-autivador, I-nsuperable, O-nírico, S-encillo, O-riginal.
    Abrazos de admiración y besos a montón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú eres muy grande.
      Eres una maestra para mí.

      Quiero ser como tú algún día:
      Única.
      Inigualable.
      Especial.
      Relatora.
      Oportuna.

      GRACIAS.

      Beso grande, Rich. Con toda mi admiración.
      Malu.

      Eliminar
  2. Otro relato que hace gala a tu lírica y ensueño. Hay un tono suave y melancólico que invita a una deliciosa lectura.
    Un abrazo, Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mª Jesús, no sabes cómo me gusta que sientas eso al leerlo. Tu comentario es una delicia para mí.
      Un beso enorme.
      Malu.

      Eliminar
  3. Cuando uno se despoja de las historias vividas, se olvidan los miedos y en el horizonte indefinido todo es de otro color.
    Me gusta mucho este estilo tuyo metafórico y lírico.
    Amiga Malu, muy bueno, sigue así "sin miedo"
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre tan pesadita con las metáforas, Carmen... ja, ja, ja...
      Sigamos sin miedo, despojándonos de lo que no nos sirva y caminando por las líneas que estemos dispuestos a trazar.
      Un beso, amiga.
      Malu.

      Eliminar
  4. Muy hermoso tu relato, Malu. Lo adormas con unos toques poéticos y una pizca de misterio (yo, al menos, lo veo así). Curiosamente, es como si el texto, a un tiempo, tuviera un trasfondo pesimista y ligeramente optimista. Me ha gustado. Un beso y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jesús, me gusta lo de la pizca de misterio porque quiero que cada uno lleve estas letras a su terreno y lo siga de una forma que le sirva en su vida. (Ojalá sea siguiendo la vía optimista).
      Un beso.
      Malu.

      Eliminar
  5. Si no me equivoco al interpretarlo, que no sería la primera vez ni será la última, has relatado con gran belleza y de una manera singular la despedida de una persona de esta vida, el paso inevitable a otra dimensión de la manera más serena, en ausencia de fobias y temores, haciendo balance de su trayectoria a la vez que mirando hacia adelante, un camino de líneas paralelas que no conoce las curvas ni el retorno. Tu personaje es consciente de su nueva etapa, que afronta sin miedo. Toda una filosofía y un ejemplo de sabiduría en la despedida que todos habremos de afrontar
    Tú siempre valiente y decidida, Malu. Lo transmites de la mejor manera y lo contagias.
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú nunca te equivocas en ninguna interpretación, querido Ángel. El micro en sí es una despedida, de esta la vida, de una etapa... o de una forma de vida que en la que no se quiere estar y a la que no se desea volver.
      Ay... no te creas lo de mi valentía, por escrito todo es muy fácil...
      Un beso fuerte, Ángel. Mil gracias por tus comentarios, eres único.
      Malu.

      Eliminar
  6. Malu, tal como titulas, no hay que tener miedo para hacer lo que hace tu protagonista. Siempre he opinado que quien decide quitarse la vida es una persona valiente.
    Todo ello lo cuentas de un forma bella, fotografiando el instante.
    Me ha gustado, Malu.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta vida y en la otra, aquí o allá siempre hay que ser valiente, ojalá todos tuviéramos valor para hacer lo que quisiéramos en cada momento.
      Un beso grande, Javier.
      Malu.

      Eliminar
  7. Muy bonito, Malu. Me encanta su atmósfera poética y ese toque misterioso, que, por otra parte, no es ajeno a la pura poesía. Te felicito, amiga.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh... ¡y me lo dices tú! Reina de 140, poesía pura es lo tuyo, querida.
      Me gusta esa atmósfera con toque de misterio, no soy yo muy dada a ello, pero me voy a aficcionar.
      Mil gracias, un beso fuerte.
      Malu.

      Eliminar
  8. Tu relato Malú tiene un toque preciosista, de los buenos relatos que llenan el alma de misterios. El que esbozas y dejas, así como a su aire, de una historia incompleta, pero a la vez rotunda, de alguien que fue y ya no desea ser. Así lo veo yo, lleno de poesía, y de una atmósfera indefinida, como si lo viéramos a través de un sueño. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tu interpretación, Carmen, "alguien que fue y ya no desea ser". Viéndolo a través de un sueño...
      Acabas de darme un regalazo, mil gracias.
      Muchos besos para ti.
      Malu.

      Eliminar
  9. ¡Lo cuentas tan bello que es difícil no irse tras él siguiendo el camino al horizonte! Una vida cumplida a la que homenajeas desde el compás del ser querido que supo vivir y supo marcharse, "desnudo como los hijos de la mar", como los hijos de la vida que saben que este precioso regalo hay que exprimirlo, contarlo para dar fe y partir sin demora, recto y cierto hacia el cielo que alguna vez presentimos en nuestro interior. Quien no tiene miedo a morir, no tiene miedo a vivir; es más, quien acepta morir, disfruta profunda e intensamente de la vida, porque la muerte, entiendo yo, no es sino un nuevo estado adquirido para que la energía del ser siga su transformación en otro espacio, en otro tiempo, libre de ataduras.
    Magnífica la sencillez expresiva de este micro que hace canto de la levedad de vivir y ensalza la armonía como patrimonio del alma, llave que abre las cadenas del ser y lo libera.
    Para soñar despierto es tu relato. Besos, Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He tardado un rato desde que he leído tu comentario hasta que me he puesto a comentarte, Manuel... incluso pensaba que estaba soñando y he ido a lavarme la cara para cerciorarme de que estaba despierta. Ahora que ya estoy algo recompuesta, puedo decirte que me siento privilegiada por recibir estas palabras de tu parte. Siento que es maravilloso escribir solo por leer después tu opinión. Tus comentarios enriquecen todos los textos de una forma especial, tienes un don para transmitir y nos contagias a todos de esa belleza que de forma tan bella vas dejando a diario en este sitio.
      Magnífico tú, Bocanegra. Un beso enorme.
      ...Y sí, tienes razón, levedad de vivir... llave que abre las cadenas del ser y lo libera... (¡Eres un lujo, Manuel! Mil gracias).
      Malu.

      Eliminar
  10. Esta página tiene algo mágico cuando aparece un relato tuyo, porque aflora los sentimientos más internos del lector. A mí este me crea una mezcla de bienestar y melancolía, porque la historia de tu protagonista, otro suertudo más por haber salido de tu inmenso ingenio, es una caricia para el alma y deja al final un poso de nostalgia. Y es que alguien así merece la pena conocerlo personalmente, pero irremediablemente ha tomado su camino. Menos mal que estás tú ahí para ponernos su historia, mostrarnos que es un hombre bueno y, gracias a todo ello, quererlo.
    Tienes el don de conmover, porque, ya sé que soy pesado con esto, escribes con el corazón. Y eres tan generosa que sacas todo de ti para regalarnos cada mes una joya, como tú, que también lo eres por cómo escribes y por muchas cosas más que quien bien sabemos los que tenemos la fortuna de conocerte.
    No sé si llegarás a la final con este relato o no, pero ¿qué más da? Que te quiten lo bailao por haber escrito esta obra de arte, por los comentarios que recibes —algunos espectaculares como el que está arriba de Manuel o el de Patricia, entre otros—, por ser capaz una vez más de enamorarnos, y por llenar mi cuaderno con tus relatos.

    Besote de los fuertes.

    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho, ahijado, esta página tiene algo mágico, algo que engancha y que nos mantiene unidos a ella. Creo que tiene mucho que ver con las buenas letras que se prodigan por aquí y sobre todo por las buenas gentes que dejan día a día esas letras. Yo soy una humilde cincuentista que pasa por aquí todo lo que puede y deja lo mejor que tiene para esa buena gente que lo merece todo.
      Mil gracias por esas palabras tan bonitas que me dejas, mi querido Pablo. Sé que salen del corazón y son muy de verdad, lo cual agradezco infinitamente.
      Y lo de enamoraros... Ahí te has pasado un poco, ¿no? Ja, ja, ja... Pero me encanta igualmente.
      Recuérdame que te regale otra libreta que ya la debes tener llena.
      Un beso enorme.
      Malu.

      Eliminar
  11. Esas “líneas paralelas”, por las que “desapareció para siempre ", me sugieren que el personaje es un suicida que se lanza a las líneas del tren. Es una historia contada con mucha delicadeza. Un microrrelato muy bueno.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien pueden ser las líneas del tren, querido Don Beto. Bien pueden ser las líneas de una nueva vida o incluso las líneas de una forma distinta de ver o vivirla.
      Siempre es un placer recibir tus comentarios.
      Un beso grande.
      Malu.

      Eliminar
  12. Siempre es un placer leerte querida amiga. Traes magia con tus palabras....Cuando uno decide dejar atrás todo ese pasado que nos pesa en nuestra mochila y lo consigue supone una paz inmensa y ya puede volar a otra dimensión porque es libre. Hay que ser valiente y no tener miedo. Muy buen relato

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Morita... qué me lo voy a creer...
      Cuando uno decide dejar atrás lo que lo ne gusta y lo consigue, pasa a otra dimensión y puede hacer lo que quiera, pintando el horizonte del color que más le guste.
      ¡Cómo me conoces y cómo sabes leer el trasfondo de lo que escribo! Me alegra ver que aunque pase los años seguimos manteniendo la esencia de nuestra amistad y entendimiento.
      Un beso enorme, amiga. Te echo de menos.
      Malu.

      Eliminar
  13. Malu, precioso relato, muy poético. Leerlo produce paz y resta dolor a esa marcha, sin vuelta atrás.
    Muy bueno.
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh... mil gracias, Pilar!
      No te imaginas lo que me alegra saber que transmite y se recibe paz y menos dolor.
      Te mando un beso grande con todo mi agradecimiento.
      Malu.

      Eliminar
  14. Tu micro, Malu, produce una sensación de bienestar y levedad casi mágica. Despojarse del pasado en la vejez, reconociéndolo, y encaminarse hacia ese horizonte, que es la muerte, con la serenidad de tu protagonista es propio de sabios. El relato se mueve entre el surrealismo de esas líneas paralelas y la paz interior de la filosofía oriental. Puedo imaginar a un lama preparando la transición a la otra vida. Tu estilo es dulce y poético.
    Es un placer leerte. Enhorabuena y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy feliz leyendo todos los comentarios, pero tengo que ser sincera contigo, Carmen, que eres mi teacher. Me emociona lo que me dices. Saber que este "Sin miedo" transmite todo lo que comentas hace que mi ego engorde un poquito, lo justo, que luego si no tengo que ponerlo a dieta al pobre... ja, ja, ja...
      Creo que todo se resume en tres palabras, bienestar, levedad y transición. Me encanta, creo que estoy levitando.
      Un placer que me escribas cosas tan bonitas.
      Mil gracias.
      Beso grande.
      Malu.

      Eliminar
  15. En un estilo poético y lleno de metáforas, nos describes los últimos pasos de alguien que ha alcanzado la sabiduría, que ha vivido mucho y que de todas las experiencias ha sacado las pertinentes conclusiones.
    Quizá eso es lo que deberíamos aprender todos a partir de cierto momento de nuestras vidas, por decirlo con la famosa frase del arquitecto Mies van der Rohe, menos es más. Es decir, que llega una época de la existencia en el que hay que ir despojándose de casi todo, pues, como dice la sabiduría oriental lo que posees te posee, y cuanto más acumules más lastre añades a tu existencia, y más difícil te va a resultar todo.
    ¡Pero que lejos estamos la mayoría de esa sencillez que deberíamos alcanzar tras serenas reflexiones sobre la vida! Por el contrario, parece que hasta el último aliento necesitamos rodearnos de cosas, ser arrogantes, vivir con desmesura, cuando no cosas mucho peores.
    No es el caso del protagonista de tu historia, al cual, su ligereza le permite salir por la ventana y, como en la canción de Mecano, convertirse en aire, desaparecer para siempre confundiéndose con el universo, entrar en el nirvana al que aspiran los budistas; en definitiva, la aspiración de cualquier ser espiritual, de cualquier místico que siente que muere porque no muere, como decía Santa Teresa. Fundirse en la inmensidad, ser uno con el Todo, pues el ego no deja de ser una cárcel de la que, en vano, desearíamos escapar.
    Alcanzar eso, pienso, es el privilegio de unos pocos, y no sé si al resto nos va a tocar repetir muchas veces, como dice la ley del karma. Sea como fuere, al menos, hay que saber que existe esa meta y esforzarse uno en lo que pueda por mejorar, tarea nada sencilla ni aun sabiéndonos la teoría.
    En fin, precioso microcuento. Un abrazo, Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, mi querido Señor Angulo... me voy a derretir! Qué lujazo de comentario, qué palabras tan bonitas, qué disección tan estructurada, tan perfecta, tan cabal. Qué riqueza en todas tus explicaciones...
      Hoy he engordado un kilo, qué lo sepas.
      Y sí, todos lo sabemos y deberíamos prepararnos para fundirnos en la inmensidad el día que nos toque (que sea dentro de muchísimos años, por favor).
      Precioso comentario, querido Enrique.
      Mil gracias, un beso grande.
      Malu.

      Eliminar
  16. Es sobre un camino sin miedo cuando dos líneas paraleles consiguen cruzarse en el horizonte. Con la mansedumbre que obsequia la edad, es posible soltar el lastre de lo vivido y afrontar ligero las puertas del horizonte con la saludable ligereza del que nada arrastra y desaparecer como un nuevo punto azul en la lejanía.
    Es un relato muy bonito, Malu. Quizá sea la muerte de un anciano o una jovial nueva vida renovada; eso que cada cual lo interprete, pero ¿qué más da si guarda la forma de tus palabras?
    Un fuerte abrazo, compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soltar lastres, afrontar ligeros, con saludable ligereza del que nada arrastra y desaparecer como un nuevo punto azul... Tú sí que escribes micros y comentarios bonitos, como este. Es un regalo que escribas debajo de mis cincuenta algo tan bonito, querido Antonio. Siempre enriqueces los micros y nunca seré capaz de agradecerte todo lo que suponen para mí tus palabras.
      Un beso grande.
      Malu.

      Eliminar
  17. Guau!!!
    Me encanta esa desaparición entre dos lineas paralelas que ha trazado en el aire. Es como que se pierde en su propia pintura.
    Me ha encantado. Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perderse en su propia pintura, en sus aspiraciones, en sus ideales. Perderse sin miedo y mimetizarse con lo que uno aspira.
      Mil gracias, Olga. Me encanta leerte por aquí de nuevo.
      Malu.

      Eliminar
  18. Bonita metáfora. Al final todos debemos afrontar ese destino. Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Jorge, todos debemos afrontarlo y qué mejor que hacerlo con esta filosofía.
      Un beso.
      Malu.

      Eliminar
  19. Pienso que uno de los principales motivos de que sintamos miedo es esa noción de poder perder aquello que más queremos. Tu protagonista se podría decir que no tiene nada que echar de menos en su determinación de seguir ese camino que él mismo parece haber trazado. Quizá porque se ha ocupado previamente de vaciarse por dentro hasta quedar como vino al mundo. Ojalá fuéramos capaces de lograr esa misma serenidad y seguridad mientras afrontamos la vida en toda su intensidad.
    Enhorabuena, Malu, por este estupendo relato que, no sé por qué, me ha recordado al arte de Magritte.
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!