Nostalgia

Escucho el trino de los pájaros; se me antoja un homenaje a la vida alegre que llenó de risas, hace no tanto tiempo, nuestro mundo. Los niños ya no juegan, solo atienden sus móviles. Los jóvenes no se enamoran, se desahogan. Tú ni siquiera me miras.

Estás muerta, como yo.
Escrito por ¿?
Anónimo hasta noviembre

7 comentarios :

  1. Esta nostalgia produce angustia, ya que me da la sensación que estos protagonistas están como muertos en vida, debido a las circunstancias de hoy en día que hacen que en muchas ocasiones se produzca un aislamiento a nuestro alrededor que provoca eso, una muerte en vida. Aunque también puede ser una interpretación más directa y realmente están muertos de verdad.
    Buen relato.
    Un abrazo, anónimo.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó el giro del micro!!! Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Perder las ilusiones, considerar que cualquier tiempo pasado es mejor, verse superado por el presente, no conjugar el paso del tiempo con las costumbres y los afectos es lo mismo que estar muerto.
    Triste y efectivo relato sobre el paso del tiempo, un tiempo a quien se le deja vencer sin resistencia.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Muertos muertos, o muertos vivos. igual debe saber el sin sabor de la vida. Triste triste.

    ResponderEliminar
  5. Has hecho un buen repaso, a los recientes cambios sociales, en esta estampa que nos ofreces de la vida cotidiana. Seamos optimistas y pensemos que esto es sólo una instantánea y que los sentimientos están detrás de la cámara.
    Saludos y suerte

    ResponderEliminar
  6. No sé si la nostalgia es una enfermedad de la psique, quizá, a veces, pueda serlo, pero otras creo que está más que justificada, sobre todo cuando el presente sale derrotado por goleada cuando se le compara con el pasado que, cierto es, como dice el clásico, a nuestro parecer, cualquier tiempo pasado fue mejor; pero si la distancia entre lo que fue y lo que es resulta tan grande, sin duda ha habido un retroceso, y el que los niños no jueguen, el que los jóvenes no se enamoren, y el que las parejas se hayan convertido en unas momias o en unos momios es realmente preocupante y como para hacérselo mirar; pero como en la historia de José y el faraón, también la historia tiene sus años de vacas flacas y de vacas gordas. Así que habrá que buscar buen pasto para que engorden unas cuantas de esas vacas que se nos han quedado famélicas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Por muy vivos que estemos, algunas veces estamos muertos.
    Excelente micro. Saludos

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!