Patitos feos

Habían sido los patitos feos del colegio, los empollones rechazados y ridiculizados por todos.

Las hormonas de la adolescencia le transformaron a él en el macho alfa más deseado. A ella en una rosada garza de largas patas imantadora de miradas.

De su inevitable atracción nacieron patitos feos, también empollones.
Escrito por ¿?
Anónimo hasta noviembre

6 comentarios :

  1. Como dice el dicho "De tal palo, tal astilla". Todos siempre nos parecemos a nuestros padres de alguna manera.
    Buena adaptación del cuento del "Patito feo".
    Un abrazo, anónimo.

    ResponderEliminar
  2. El ciclo se repite, como en el cuento. De esos "cisnes" nacerán otros patitos feos.
    Muy bueno. Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Me encanta!
    Haces un bucle de un cuento clásico poéticamente aderezado por tu prosa maravillosa. Te quedó magnífico.

    ResponderEliminar
  4. No podía ser de otra forma con esa "rosada garza de largas patas imantadora de miradas". Me derrito con esta frase, permíteme anónimo. Además, en ese contexto, donde los cisnes, por fin, cisnes son.

    ResponderEliminar
  5. Estos patitos debieron sufrir bullyng y como dicen lo que no te mata te hace más fuerte...

    ResponderEliminar
  6. Vaya. No tenían bastante con ser listos. También eran guapos. Aunque a veces, basta la inteligencia para poseer atractivo.
    Un buen micro. Saludos

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!