Caperucita Roja

—¿Dónde vas Caperucita?
—Buscando El Destino.
—¿Quieres que te acompañe a casa de la abuela?

Golosa me pide.

—¡Dame un beso!

Pero no es así el cuento: ¿qué hace una niña, de caperuza roja, con esos dientes tan afilados, relamiéndose de gula con la sangre que mana de mi cuello?
Escrito por Carmen Hinojal

17 comentarios :

  1. Carmen, una versión original del cuento de Caperucita, que casi pondría yo en el genero de vampiros.
    Buen relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Carmen, como vulgarmente se dice, has conseguido tunear un cuento clásico con otro de vampiros con un resultado muy original. Me gusta.
    Un beso.
    Pablo

    ResponderEliminar
  4. Carmen Hinojal13/11/17 12:03

    Gracias a todos. Es cierto que los clasicos dan mucho juego, me apetecia ver que podia hacer. Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. El color de la ropa de Caperucita no era casual, ahora lo sabemos, con ella disimula esas manchas que de forma inevitable genera su afición. La tierna niña convertida en vampiresa y el lobo en víctima. Los cuentos clásicos siguen siendo buenas historias, pero de vez en cuando es de agradecer alguna versión nueva que sorprenda.
    Un saludo, Carmen

    ResponderEliminar
  6. Carmen, le has dado la vuelta por completo al cuento de Caperucita Roja. Me ha sorprendido ese giro final.
    Buen micro,
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Me encantan las versiones de los cuentos de siempre, son infinitas. Y esta no me encanta menos

    ResponderEliminar
  8. Cómo me gustó esta versión vampírica de la Caperucita!!!!! Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Una Caperucita vampira y un lobo víctima de sus colmillos... Cómo me gusta esta actualización del cuento infantil, Carmen.
    Muy bueno. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Carmen, Incisivo tu relato. Me ha llegado al cuello, y me está enseñando Latín para expresar lo que siento.
    Original visión de los dos personajes.
    Suerte y besitos virtuales.

    ResponderEliminar
  11. Interesante micro visto desde una nueva perspectiva. El lobo ingenuo y la no tan ingenua Caperucita. Me ha gustado. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. El rojo de la caperuza ya nos iba avisando de algo, y los lobos tampoco son como los de antes. Muy imaginativa esta nueva versión del cuento, desde luego no apta para el público infantil. Aunque tampoco la primera, viéndola con los parámetros pedagógicos de hoy en día. Un beso, Carmen.

    ResponderEliminar
  13. Eso es darle la vuelta al cuento y lo demás es tontería.
    Un buen micro. Saludos, Carmen

    ResponderEliminar
  14. o.O Caperucita vampira..... Pobre lobo...

    ResponderEliminar
  15. Es normal que acabara hincándole el diente, una vampiresa y un hombre lobo tienen muchas cosas en común. Original vuelta de tuerca al cuento tradicional, Carmen. Me ha gustado especialmente la resolución final mediante un monólogo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Este cuento ha adoptado un cariz irreverente que le va que ni pintado. Me encanta este giro que le has dado a la inocente Caperucita convirtiéndola en una sanguinaria vampiresa de caperuza a juego con la sangre.
    Con la bestia hemos topado. Total, Carmen. Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Porque las cosas muchas veces no son lo que esperábamos...

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!