Olfato y tacto

El verano estaba resultando muy caluroso pero allí corría la brisa marina.

—Dame la mano, vamos a subir al puente de madera. Mira, el mar. Ahora respira hondo, siente su aroma.

—¡Ummm!

Lo guardó en su memoria y nunca olvidó aquel olor, ni tampoco la mano que allí la condujo.
Escrito por SnowThomas

5 comentarios :

  1. Precioso relato, Snow. Al leerlo se siente ese aroma marino y que cada uno ponga cara al propietario/a de esa mano inolvidable. Felidades!

    ResponderEliminar
  2. Sí, hay instantes, SnowThomas, que duran para siempre.
    Un buen micro. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Bello relato, SnowThomas. Hay momentos y personas inolvidables.
    Buen micro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Entrañable. Sientes la brisa y la mano. Enhorabuena... y sigue por favor. Todos los meses.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, me gusta que os guste.
    Saludos,

    SnowThomas

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!