Salida de la fábrica

Cada vez que salía a la calle volvía a respirar el aire fresco mientras sentía una invasión de libertad capaz de hacerlo creerse superior al resto. Era salir del infierno, se decía todas las tardes. Libre del infierno. No le importaba saber cuántas horas le faltaban para volver a él.
Escrito por Luis Ignacio Muñoz - Facebook

2 comentarios :

  1. Conozco ese sentimiento. Hace poco más de una hora que salí del infierno y mañana tengo que regresar a él. Y, mientras, trato de disfrutar de estas horas de libertad.
    Un buen micro. Saludos, Luis

    ResponderEliminar
  2. Hay trabajos que son un verdadero infierno. Todos deberíamos trabajar en sitios que nos apasionen y nos hagan sentirnos realizados. Pero por lo visto esto es un privilegio, que no está al alcance de todos.
    Saludos Luís.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!