Promesas rotas

Hundida en la profundidad de sus sentimientos, yace acurrucada entre las sábanas. Aquellas que un día albergaron promesas de amor. Ruido de llaves, automáticamente su ya escarmentado cuerpo comienza a temblar, corre a vestirse, entre lágrimas. Comienza de nuevo la pesadilla. Gritos, golpes, súplicas. Una única frase: "No vuelvas a pegarme".
Escrito por Luna Negra

10 comentarios :

  1. Me ha gustado mucho. Un tema tan delicado y lo tratas con las palabras exactas para hacernos sentir la tragedia que relatas. Felicidades.

    ResponderEliminar
  2. Buen relato. Y ahondando en la tristeza, el no atisbarse ninguna salida. El ser incapaz, por cualquier motivo, de dejar todo atrás, de olvidarse de promesas y de intentar comenzar de nuevo. Suerte, Luna Negra. UN abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Espeluznante historia la que nos cuentas. Muy bien escrita. Gran estreno, Luna Negra.
    ¡Bienvenida!

    Saludos.
    Pablo

    ResponderEliminar
  4. Si el desamor ya es triste, cuando viene acompañado de una inadmisible violencia ya se torna intolerable. Tu protagonista refleja bien esas promesas rotas, como roto está su corazón, con heridas en el cuerpo y en el alma.
    Un saludo y bienvenida

    ResponderEliminar
  5. Nos cuentas una realidad que por desgracia está todos los días en las noticias. Como ha comentado, Ángel, tu protagonista tiene heridas en el cuerpo y en el alma.
    Buen estreno y buen relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Una mujer más víctima del desamor, que no es poco pero es caprichoso, y de la violencia verbal y física. Y la súplica inútil.
    Bienvenida, Luna Negra. Buen estreno. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Decía Borges que somos responsables de nuestras desgracias. En ocasiones, porque no sabemos ver la realidad como es (o, quizá, porque no encontramos la manera de escapar de ella).
    Un micro terrible.
    Saludos, Luna

    ResponderEliminar
  9. Terrible esta situación en la que viven muchas mujeres su día a día, sufriendo el horror en el anonimato de su propio hogar. Mucho más de lo que hacemos es necesario para terminar con esta lacra que tantas vidas está costando.
    Una denuncia impactante y necesaria. Basta ya.
    Saludos, Luna Negra.

    ResponderEliminar
  10. Terrible situación, y buen relato de denuncia.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!