Se busca

Smith* la abrazó mientras ella daba su último aliento.

*Nombre falso. Es un asesino peligroso que desposa a solteronas ricas y las envenena para heredar sus fortunas. Coloca nanorrelatos horribles, como el de arriba, bajo sus almohadas. Se gratificará a quien pueda dejarnos algún comentario con pistas sobre su identidad.
Escrito por Pablo Núñez - Twitter

54 comentarios :

  1. Ya me falta el aliento... Smith ha vuelto a hacer de las suyas, pero no muero de horror sino de puro gozo. Ese asesino zalamero me ha robado el corazón.
    ¡A por él, Pablo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señorita, recuerde que Smith es peligroso. No deje que le embauque con sus palabras cursis. Usted está muy por encima de él. Esté ojo avizor y no dude en avisarnos si ve algo sospecho. La recompensa es magnífica: le regalaremos una suscripción para toda su vida a “El Callejón de las 11 esquinas”, y de regalo, le dejo un micro que se escribió para usted, creo. Tranquila que no fue Smith.

      CREADORA DE INGENIOS

      La valiente hechicera de la imaginación iluminó el reino de la oscuridad con un lucero de palabras. Lo mezcló en su sombrero de plumas y, transformado en una historia de duendes, lo lanzó con destino al escenario donde bailan sus fantasías, en la undécima esquina del callejón de la magia.

      Un saludo para usted y otro para su inmenso corazón.

      Lestrade.

      Eliminar
    2. Ag, mi corazón ya no puede soportar esta estocada. Que alguien me remate... ¡Por caridad!
      (Dejo en herencia un sombrero y una gallina).

      Eliminar
    3. Espérame, ya voy.
      Estoy en la esquina nueve. Voy a rematarte a la gallina y con el sombrero puesto para que me reconozcas y salvarte mejor.
      ¡Espérame, ya voy!

      Eliminar
    4. Ja, ja, ja... Lestrade, esto está lleno de asesinos. Ahora caen las gallinas. O lo resuelve o va a ser trasladado a Teruel, tierra de magníficos detectives.

      Eliminar
  2. Carmen Hinojal6/12/17 11:05

    Muy bueno Pablo, listo este don Juan que sabe aprovecharse de necesitadas en el amor. Seguro que es dificil de atrapar, si esconde siempre su identidad. Muy gracioso el tratamiento, con estilo policiaco que le das. Muchos abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya le digo si es difícil de atrapar. Empiezo a estar tan desesperado que hasta estoy dudando si pedir ayuda a ese tipo tan presuntuoso llamado Sherlock Holmes.

      Un saludo.

      Lestrade.

      Eliminar
  3. A ver cuándo te lanzas a escribir una novela policíaca, Pablo. Imaginación y argumentos no te faltan. Este micro es de lo más original. Fíjate que hasta yo habría caído en esa trampa. Me libro de ese Smith porque no soy solterona, y mucho menos rica.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No caiga en la trampa, Señorita Paredes, que a usted no la debe engañar un tipo tan simple como el supuesto Smith.
      Me encantaría que diera alguna pista, si se cruza algo sospechoso en camino, ya sabe dónde encontrarme: en “La mina” de Scotland Yard, junto a la Alfalfa.

      Lestrade.

      Eliminar
  4. Me huelo que voy a quedarme sin esa, aparentemente, jugosa gratificación, ya que soy incapaz dar pista alguna. Además, para mi desgracia, escribo unos nanorelatos aún más terribles que los del Smith ese. Esperemos que la policia, que según dicen no es tonta, tome r cartas en el asunto y pueda pillar al elemento. Suerte, Pablo. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor, don Jesús, he tenido el placer de leerle y se nota a legua que usted es un escritor de alta escuela.
      Si encuentra a alguien sospechoso Por tierras gallegas, no dude en dirigirse a mí. Su recompensa será una buena mariscada.

      Saludos.
      Lestrade.

      Eliminar
  5. El bueno de Smith, como siempre, siendo acusado de cosas que no ha hecho o crímenes de los que no hay pruebas. ¡Ya te vale!
    Divertido e ingenioso formato. Bravo, Pablo!
    Lo diferente es atractivo "per se"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí , el agente Smith empieza a estar hasta la coronilla de que utilicen su nombre en falso. Usted sospecha de alguien ¿verdad? No sé lo quede y dígamelo, aunque sea en una nota anónima para evitar represalias.
      Su recompensa ya la tenemos escogida: un queso bien curado (que tiene menos lactosa) y una caja de botellines. De propina le haré llegar cada día una frutita del tiempo.

      Saludos.
      Lestrade

      Eliminar
  6. Además de asesino, hace nanorrelatos horribles, para mayor regodeo. Ese hombre es peligroso de verdad. Esos despropósitos que hace con las letras son breves, pero terribles. Vaya abrazos de oso que da ese hombre. Si organizas una partida, como en el Oeste, para darle caza, me apunto.
    Un relato muy original, con homenaje a la literatura breve y al género policíaco, con un humor negro sutil.
    Un abrazo grande, Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabe usted lo horrible que pueden ser los nanorrelatos del tal Smith.
      Cuento con usted para organizar la redada en la que sin duda, aunque no le demos caza a este criminal de solteronas y de letras, podamos tomarnos unas pintas y unas ginebras.

      Saludos.

      Lestrade

      Eliminar
  7. La pista es clara, los relatos horribles dejan fuera de toda sospecha a la familia cincuentista, ja, ja, ja. Originalísimo, Pablo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obviamente Smith no vive en esta comunidad, eso está claro. He leído cada uno de los relatos que aquí se escriben, y tan solo tengo un sospechoso, un tal Pablo Núñez. Le sigo la pista de cerca.

      Saludos.

      Lestrade

      Eliminar
  8. La idea del título ya es original. La primera frase es un nanorrelato en sí misma. Después se despliegan los turbios crímenes de este seductor sin escrúpulos.
    Negro y original, Pablo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La primera frase es un horrible nanorrelato, señorita Cano, y esa es nuestra única pista de momento. Smith es torpe, pues si hubiera leído algo de los que usted escribe en twitter, seguramente podría haber mejorado y nos despistaría. Pero es tan Buen criminal como mal escritor, y terco como una mula.

      Saludos afectuosos.

      Lestrade

      Eliminar
  9. Abrazos peligrosos los del tal Smith...
    Muy original!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que son peligrosos, señorita. A mí intentó darme uno cuando estuve a punto de cazarlo, disfrazado de Madame Bovary, y casi me saca el esófago por la espalda. Suerte que soy de constitución fuerte y tan solo me rompió seis costillas y la clavícula. Tenga cuidado con él y no se acerque a desconocidos que usan colonia Varón Dandy. Esa es otra de las pistas que tenemos.

      Saludos y ha sido un placer conversar con usted.

      Lestrade.

      Eliminar
  10. Pablo, tu microcuento me trae muchas reminiscencias, por recordar el título del microcuento de Javier. De entrada, ese Se busca del título me lleva directamente al salvaje Oeste que tantas horas de feliz entretenimiento me ha proporcionado, la mayoría en el cine, pero también en alguna novela.
    Luego, tu Smith, asesino peligroso que desposa a solteronas ricas y las envenena para heredar sus fortunas, me ha traído a la memoria a Landru, el asesino francés que enamoraba a mujeres para hacer exactamente lo mismo que tu personaje. Leo en Wikipedia que la policía calculó que había asesinado entre 117 y 300 mujeres, pero que sólo le pudieron probar 11 asesinatos, los cuales bastaron para que fuese guillotinado. Charles Chaplin se inspiró en él para hacer su película Monsieur Verdoux.
    Los nanorrelatos horribles que Smith deja debajo de la almohada me han recordado al personaje que en la película Blade runner deja figuritas que transmiten ciertos mensajes.
    Así que dentro del laberíntico microcuento que has escrito, la identidad del tal Smith puede ser la del propio narrador, que ha querido dar una vuelta más de tuerca a la historia. Por tanto, creo que va a ser necesario pedir ayuda a algunos de los detectives más famosos de la novela policíaca –pues yo me veo incapaz de ganarme esa gratificación-, para ver si entre todos ellos son capaces de desenmascarar al tal Smith o, por el contrario, va a quedar tan ignota su identidad como la Jack el Destripador.
    Genial microcuento, como la mayoría de los tuyos, Pablo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo veo en su respuesta, señor Angulo, ha abierto una nueva vía que se me había escapado. Me ha recordado, por otra parte, esa gran película protagonizada por Chaplin en 1947, si no recuerdo mal, y que me parece que es una de las favoritas del sospechoso que usted apunta.
      Al mirar de nuevo el relato de arriba, he visto que el jefe de esta comunidad ha desenmascarado al escritor, que firma como Pablo Núñez, lo que me lleva a uno de los principales sospechosos en este caso tan enrevesado.
      Si finalmente resulta ser el culpable, y por sus bodrios literarios es muy posible que lo sea, recibirá usted una de las mejores recompensas que creo que podemos entregarle: una visita turística durante todo el tiempo que usted necesite, no escatimaremos en gastos, por la bella ciudad de Burgos.

      Le quedo muy agradecido.

      Lestrade

      Eliminar
  11. Relato muy original Pablo o debo llamarle inspector Lestrade. poco le puedo aportar sobre este Smith, tal vez solo recomendarle al pobre alguna academia para mejorar en eso de los nanorelatos.
    Buen relato, Pablo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena recomendación, señor Puchades. Tendré que investigar entre las academias, aunque no por esas creo que mejore.
      Le agradezco su consejo. Sí lo encuentro le recompensaré con una buena paella valenciana.

      Un abrazo.

      Lestrade

      Eliminar
  12. ¿Y si Smith fuera una mujer? Tendría la coartada perfecta.
    Un curioso micro.
    Saludos, Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor Plácido, acaba de abrir una nueva vía en la investigación. Al final tendré que echar mano a Sherlock Holmes para que me ayude. O al padre Brown. Empiezo a desesperarme.
      Gracias por su aportación.

      Saludos.

      Lestrade

      Eliminar
  13. Un asesino que se despide de sus víctimas con un abrazo, no puede ser tan malo, máxime cuando ellas le dan hasta su último aliento.
    Este asesino busca inspiración en ese edén de musas que son las mujeres. Busca tiempo, pues la riqueza le da la comodidad para dedicarse a mejorar su nanoescritura. Además, ofrece lo que ellas buscan, compañía y dedicación hasta el final. Eso sí un final que él decide cuando.
    Curioso personaje ese Smith, grandioso autor el que lo ha creado en una historia que es relato y juego a la vez.
    Querido pablo, has sido capaz de montar un entramado policiaco en el que a uno le entran ganas de sumergirse de cabeza.
    Una maravillosa gozada. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor Bolant, he leído muchos microrrelatos de esta página para buscar un sospechoso y tengo claro que usted no sería nunca culpable de hacer alguno horrible, es imposible pues lleva en los genes una prosa que ya quisieran muchos profesionales.
      Lo que sí he pensado es que podría ser que el presunto Smith, al ver su forma de narrar, le pida consejos. Si se pone en contacto con usted, no dude en avisarme. Entre nosotros, es usted un verdadero genio.

      Saludos.

      Lestrade

      Eliminar
  14. Hasta donde alcanzo, el ingenio es fuente de perspicacia e inteligencia, madre del talento, fuente de la inspiración. Su existencia se manifiesta en propuestas originales, en punto de vista que revisten singularidad y en fórmulas magistrales que consiguen sintetizar lo complejo en sencillez, creando nuevas posibilidades allí donde todo parecía descubierto y conocido.
    Las chipas que saltan de tu relato son fricción encendida del ingenio con la piedra filosofal de las letras breves, pues hasta los horribles nanorrelatos de Smith parecen tocados del fuego de la inspiración.
    Me encanta el juego de espejos que provocan el narrador y el inspector Lestrade, que unas veces ponen la lupa sobre la pista del asesino y, otras, despistan con cortinas de humo que no llevan a ningún lugar.
    Me atrevo, señor Legarde, a llevarle a los tribunales, tal vez esté usted tratando de jugar al asesinato perfecto creando esta apasionante ficción dentro de la ficción para conducirnos al callejón sin salida de los espejos ciegos, mientras usted enamora y asesina una nueva solterona.
    Señor Pablo Legarde Smith, ha sido un placer asistir a su penúltimo asesinato.
    Mis respetos y mi admiración.¡Chapeau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor Bocanegra, por lo que leo usted me toma a mí por el culpable. ¿Y si alguien me hubiera hipnotizado o drogado y fuese yo el asesino? No había caído en la cuenta que despierto muchas envidias en Scotland Yard y puden estar preparándome una emboscada. Tendré que tener cuidado con lo que bebo y como, y con ese Sherlock Holmes que es capaz de suministrarme una de sus mezclas para hacerme caer.
      Este caso me empieza a superar y ya no sé si soy inspector, asesino, escritor de horribles relatos o todo a la vez. Iré a ver al Padre Brown que seguro que con su lógica me saca de este laberinto donde me estoy perdiendo.

      Ha sido muy amable, señor.
      Reciba un admirado saludo.

      Lestrade.

      Eliminar
  15. Muy bien, Pablo!! Me gusta como nos implicas a todos en tu relato.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señorita Olga, aquí los únicos que no son sospechosos son los escritores de esta casa, pues aun queriendo, veo imposible que hagáis relatos horribles.
      Smith es más escurridizo de lo que creía.

      Saludos.

      Lestrade

      Eliminar
  16. Y que te digo ahora, es bueno, tiene intriga, y además nos engancha. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señorita Moreno, sé que tiene intriga, pero para un detective como yo las intrigas me convienen si no son muy enrevesadas. Tengo ahora mismo una lista de veinticuatro sospechosos y no sé a quién descartar. De estas me echan a patadas.

      Lestrade

      Eliminar
  17. ¡Coño, Lestrada! Te pareces one egg a un amigo mío sevillano que se hace llamar Pablo y que, de vez en cuando, escribe relatos y nanorrelatos y se queda con la gente y es más peligroso que una piraña en un bidé y... y... y....
    Yo quisiera aportar una pista sobre Smith:
    Escribe relatos en 50 palabras. Mora en tierras hispalenses y ahora en navidad se disfraza de Papá Noel con barba original, paro a mí no me engaña, sé que es un empleado de Scotland Yard.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor Moreno, siento comunicarle que hemos tenido que encerrar al inspector Lestrade. Como usted bien apunta, tiene un aire a ese tal Pablo Núñez que nos ha dejado utilizar esta vía de comunicación para investigar este caso. Como puedo ver en su foto de perfil, al igual que Lestrade, es idéntico a Woody Allen.

      No crea que hemos descifrado el enigma. Lestrade ha sido detenido tras haber abordado al doctor Watson vestido de lagarterana y gritando: «Maldito Smith, te he pillado».
      He retomado todas sus anotaciones y me he suministrado de tabaco para mi pipa y meditar sobre el caso. Sin duda Smith es listo, pero no tanto como yo.

      Saludos.

      Holmes

      Eliminar
  18. Rafael Domingo10/12/17 16:04

    Constato dos cosas, bueno, mejor tres...Una: no creo que podamos encontrar a Smith*. Dos: los comentarios conforman un "hilo" tan magistral como el relato original. Tres: Pablo, eres genial.

    Un abrazo

    *Nombre falso, pero muy expresivo en su simpleza...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor Domingo, por primera vez en su carrera Holmes ha abandonado un caso, por lo que ya tiene que ser enrevesado. Me ha dado todos los apuntes del inspector Lestrade y en el confesionario, además de algún que otro pecado sin importancia, me ha dicho en qué punto se ha rendido.

      Intentaré averiguar quiénes es ese Smith con mi sentido común.

      Saludos.

      Padre Brown

      Eliminar
    2. Lo de quiénes en plural se me ha escapado, aunque quizá mi subconsciente me haya querido dar alguna pista, y es que puede que haya más de un Smith, o no...

      Eliminar
  19. Enrique Caño10/12/17 17:06

    Un relato muy divertido e ingenioso, Pablo. Habrá que estar ojo avizor con ese asesino de corazones. ¡Que detengan a Smith!

    La sutileza y delicadeza de sus matanzas hace que sea más difícil seguirle la pista.

    Enhorabuena por la genialidad creada.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor Caño, realmente es delicado en sus matanzas. Ahora que sabe que estamos sobre su pista parece que se ha evaporado. El Padre Brown ha abandonado el caso también, ya que dice que el asesino no tiene sentido común, ni de la estética (al parecer ha sufrido sus nanorrelatos).

      Ha dejado en mis manos este misterio pues quizá, además de la inteligencia, haya que usar algo de fuerza.

      Sam Spade

      Eliminar
  20. Estimado Inspector Lestrade. Sin poner en tela de juicio su indiscutida capacidad para resolver asuntos criminales, me atrevo a decirle que actúa Ud. con ligereza al descartar como sospechosos a todos los escritores de esta casa. Sepa Ud. que uno de ellos creó uno de los peores nanorelatos existentes. Cuando lo hizo tenía cuatro años y al oírlo, sus padres dudaron si se curaría solo o necesitaría medicación.
    Enhorabuena, Pablo por tu creatividad con el micro y con este juego en el que nos invitas a participar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor Georges: el inspector Lestrade sigue viendo Smiths por todos lados y está siguiendo un tratamiento infalible para curarse: dos botellas de whisky cada ocho horas.
      Spade* también ha abandonado el caso. No se ha rendido pero parece que está dedicando su sesera a encontrar un halcón maltés. He de reconocer que es un tipo con agallas, no tantas como yo, y al pedirme que siguiera con el misterio del tal Smith, ahora que soy un detective sin trabajo, he aceptado a la espera de que me llegue algo mejor.
      He leído su comentario y su pista no me ayuda. Sin duda aquel niño de cuatro años que escribió su primer nanorrelato se ha convertido en un experto creador de ficciones, por lo que no se ponga de sospechoso, es inútil, usted no es Smith.

      Saludos.

      Philip Marlowe*

      *Dejen de decirnos que nos parecemos a Humphrey Bogart. Somos más guapos y, sobre todo, más altos que él.

      Eliminar
  21. Eduardo Martín Zurita11/12/17 16:54

    Bueno, después de todo lo comentado, con sagacidad detectivesca, poco puedo añadir. Desde luego, un nanorrelato por título (o un nanorrelato inserto en un micro) es una apuesta bien original. Es claro que lo imposible no obliga, pero ganas me dan de lanzarme tras la pista de ese tipejo, de semejante criminal acaso para terminar charlando con él de literatura antes de delatarle. Y no es que esté a favor del crimen sino del arte de la escritura. Me gusta hasta la mala escritura. La tuya es de primera, compañero, además en otras lides. Lo sospechaba, por lo de la foto y eso. Ahora es una certeza en la que te acompaño y por la que te valoro todavía más. Catorce. El mío con una decena de años adicionales sobre sus espaldas. Aviones a reacción, dejando líneas en el cielo, como con tiza en una pizarra la mano de un escolar, y : ¿cuándo los tratamientos con células madre para las enfermedades menos comunes y más acendradas? Qué pena, nadie lo sabe. Bueno, mi más muy enhorabuena por tu texto y un abrazo inédito pero muy grande. Y enhorabuena por tus REC, imposibles también casi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor Martín Zurita, creo que usted podrá ayudarme en la búsqueda de Smith, ya que sé que es amante de las buenas letras y del buen escribir, que de todo ha de saber un buen comisario como yo. Sí, comisario; Marlowe dejó el caso pues se dejó llevar por un sueño eterno, y ahí está investigando y enamorado hasta las trancas de una mujer a su medida. Mientras, aquí estoy sustituyéndolo, estudiando las pruebas que vais dejando en este perfil del tal Pablo Núñez, que se ha prestado a dejar esta vía abierta.

      Reciba un cordial saludo.

      Jules Maigret.

      P.D. Me permito entrometerme en esta investigación, ya que se usa mi perfil, para mandarte un fuerte abrazo, Eduardo, y otros más fuerte aún a esa persona mágica que tienes en casa. Me han emocionado mucho tus palabras. Aquí tienes un amigo para siempre.

      Pablo.

      Después de este paréntesis, que sigan las pistas. Al final descubriremos quién es Smith.

      Otra vez, Jules Maigret.

      Eliminar
  22. Eduardo Martín Zurita12/12/17 21:40

    Lo mismo te digo, Pablo: para lo que gustes mandar. Y otros besos encadenados para tu ser mágico, él cuenta con diez años más de esperanza. Ojalá...

    ResponderEliminar
  23. Pablo, original tu apuesta de este mes en forma de relato. Primero nos dejas un título muy sugerente y nos pica la curiosidad. Luego con un nanorrelato nos cuentas el final.
    Como nota adicional nos narras la historia de este buscado y terrible criminal.
    Has arriesgado, pero has ganado. Sobre todo por lo mucho que veo que te estás divirtiendo al responder a los comentarios.
    Yo me siento un poco perdida, no sé a quién felicitar de todos los personajes que te habitan y que a veces se liberan y adquieren protagonismo.
    Enhorabuena por tu micro y por todas las respuestas que incrementan el misterio.
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señorita Alejos, mis investigaciones comienzan con usted, ya que el comisario Maigret también ha abandonado. He cogido las riendas de este desaguisado que fui el primer detective brillante de la historia, aunque esté feo que yo lo diga, así es. Los demás son aprendices de mis métodos.
      La única pista que usted me deja es la de que no es sospechosa pues he leído sus relatos y he escuchado sus éxitos, sin ir más lejos hace unos minutos en un programa llamado “Wonderland”, por lo que la descarto de escribir nada horrible.
      Si usted sospecha de alguien, hágamelo saber y le quedaré muy agradecido.

      Saludos.

      C. Auguste Lupin



      Eliminar
  24. Eduardo Martín Zurita16/12/17 23:03

    Hola, Pablo.
    He leído el micro sobre Pablo, tu hijo. Aunque lo comenté debajo de tu comentario a mi texto, te lo cuento aquí, en tu lugar, más o menos. Pablo es un superhéroe muy parecido a mi Edu: esa sonrisa, esa mirada sanadora. Ese optimismo contagioso. Lo mismo. Todas esas dotaciones fantásticas, confluyen y lo espolean a uno en la lucha por la vida. Consiguen que uno no se rinda, que no baje nunca los brazos. Solo les diferencia la edad y el color de la silla: rojinegra, la de Eduardo. La de Pablo azul. El día menos pensado vas a verle volar.
    Un abrazo para los dos y para Pablo, por ser como es, un beso adicional. Dile que está en mis mejores pensamientos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras, Eduardo. Y un beso para tu superhéroe, que sin duda lo es: SuperEdu.

      Un fuerte abrazo.

      Perdón que me haya entrometido, Señor Lupin.
      Le dejo que siga con sus pesquisas.

      Eliminar
  25. smokey pisó la raya17/12/17 21:23

    Jajaja. No sé lo que me ha gustado más, si el microrelato ó todas y cada una de las respuestas a los comentarios. Me divierte mucho su elocuencia, Sr. Nuñez. Enhorabuena, un relato muy original.

    ResponderEliminar
  26. He advertido a todas las solteronas ricas que conozco del peligro que corren con ese elemento suelto. Que no dejen entrar a nadie ni en su casa ni en su corazón hasta nuevo aviso.

    Pablo, ¡qué original y divertido! Felicidades y un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!