Ad hoc

A pesar de la situación, no puede evitar sonreír al pensar en su mujer. Se imagina lo mucho que le va a costar a ella olvidarlo, sobre todo cuando descubra la mancha pegajosa, rodeada de su silueta de tiza, que le ha dejado sobre la alfombra de diseño que adora.
Escrito por Pilar Alejos Martínez - Web

38 comentarios :

  1. Pilar, un relato genial. Tú protagonista está claro que con su mujer no se lleva muy bien, pero pese a las circunstancias en que se encuentra, más muerto que vivo, aún es capaz de sonreír interiormente, pensando como le deja la alfombra a su mujer.
    Un relato de un muy buen humor negro, en donde vas tejiendo con tus letras una historia redonda. El título muy original, ya que nos quiere hacer ver que el protagonista se ha muerto exclusivamente con esa intención mancharle la dichosa alfombra.
    Tal vez la mujer encuentre una buena tintorería.
    Un relato excelente, muy bueno, Pilar,enhorabuena.
    Muchos besos, pero muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier, en efecto, a mi protagonista parece que no le preocupa morir mientras con su muerte pueda fastidiar a su mujer, dejándole un recuerdo para siempre.
      Si he logrado hacerte sonreír, objetivo cumplido.
      Mil gracias por tu comentario tan certero y tus hermosas palabras.
      Besos muy muy apretados.

      Eliminar
  2. Carmen Hinojal17/1/18 18:36

    Pero que redondo te ha quedado este micro. Genero negro, cien por cien, con su toque original de ironia. Me ha encantado. Muchos besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, siempre hay que buscar la parte positiva a cualquier situación. He intentado sacaros una sonrisa y parece que no ha ido mal.
      Besos apretados.

      Eliminar
  3. Eduardo Martín Zurita17/1/18 19:05

    Hola, Pilar, maestra, amiga.
    Dar donde más duele. Eso hace el que tiene que ser olvidado, un muerto, como bien apunta Javier. Esa mancha insufrible para su mujer es el modo más fino que encuentra de vengarse junto con la silueta de tiza de ella sobre la alfombra de diseño que la enloquece. Un gran micro sin duda, muy grande, fiel exponente de lo que su autora es capaz de fabricar con las palabras, sencillas, y ese toque del latín en el título, tan interesante como antesala de la historia. Humor noir de alto voltaje, con mucha cafeína. Muy estimulante para la mente, vaya. Mi más muy mayor enhorabuena, Pilar, y un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eduardo, espero haberte divertido con mis 50palabras. Un poco de sentido del humor e ironía siempre encierra mucho más de lo que se muestra.
      Muchísimas gracias por tus preciosas palabras para mi micro.
      Besos muy apretados, amigo.

      Eliminar
  4. Venganza post-morten, calificaría a este relato. Tu prota da por bueno su asesinato con tal de dejarle a su mujer el recuerdo de la mancha de tiza en la alfombra. Mucha manía contenida en su existencia en común.
    Pilar, nos estás demostrando que eres una especialista en el genero negro. ¡Qué bien te lo montas!.
    Un besito virtual, ya que no te lo pude dar real, en la quedada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Jesús, mi protagonista muere saboreando su venganza. Sabe que su mujer no lo olvidará nunca.
      Muchas gracias por reír conmigo y por tus hermosas palabras.
      Esta vez, lo de la quedada no pudo ser. Te mando un fuerte abrazo desde la distancia. Espero que pueda ser de los de verdad la próxima vez.
      Besos muy apretados, amiga.

      Eliminar
  5. Pienso que la silueta de tiza que dibujará la policía debe ser relativamente fácil de remover, no así la mancha pegajosa sobre la alfombra de diseño. Admiro la sutileza de la venganza y el sentido del humor de tu personaje que lo acompaña hasta la muerte. Y, decididamente, me encantan tus micros de humor negro.
    Un gran beso, Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Georges, parece que últimamente todos los micros me salen noir. A veces las palabras son las que deciden la historia que quieren escribir y este es el resultado. Espero haberte arrancado una sonrisa.
      Muchísimas gracias por tus palabras tan bonitas.
      Besos apretados.

      Eliminar
  6. El marido elige el lugar idóneo para que la huella de su propio cadáver deje una mancha imborrable en la alfombra que su esposa tanto adora. Ha planeado bien su venganza: ella lamentará más desprenderse del objeto de diseño que perder a su marido. De ahí que él muera con la sonrisa en la boca.
    Has escrito un micro de humor negro impecable y sorprendente, Pilar. Como te comentan más arriba, bordas el género.
    Enhorabuena y suerte, amiga. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, solo imaginar la escena me divierte. Espero que a ti te haya ocurrido lo mismo. Tu comentario describe perfectamente lo que he querido contar.
      Muchísimas gracias por tu valoración y tus bellas palabras.
      Besos muy apretados, amiga.

      Eliminar
  7. Con un toque de humor y de fina ironía nos presentas a una peculiar pareja, pues lo que parece que les une es el odio, en vez de el amor.
    De entrada, ella ha decidido matar a su marido y, por esa mancha pegajosa que aparece en la alfombra, podría deducirse que lo ha envenenado, aunque también ha podido morirse de muerte natural y, antes de irse de este mundo, ha querido vengarse y dejarle un recuerdo inolvidable, por lo hiriente, a su detestada cónyuge.
    Sea lo que fuere lo sucedido, lo cierto es que ese círculo de tiza da a entender que la policía tiene sus sospechas y ha abierto una investigación, que la relación de esa pareja tenía demasiadas sombras y no cabe descartar que haya pasado lo peor, así que habrá que dejar que trabaje el Hércules Poirot o el Philip Marlowe de turno y descubra lo realmente sucedido.
    Por otro lado, el muerto aún tiene conciencia, y una sorprendente vida post mortem, lo que le permite regodearse por haberle estropeado a su mujer esa alfombra de diseño que tan cara le es, y que seguro que le va a amargar para los restos la satisfacción de haberse librado de su marido.
    Así que me lo imagino, recién llegado al Hades, con una sonrisa en los labios y dándole, aparte del óbolo de rigor, una palmada en la espalda a Caronte antes de embarcarse para cruzar el río Aqueronte.
    Un cóctel muy estimulante el que nos dejas, Pilar, con esa combinación de relato negro, humor y crítica social, mi enhorabuena y mis aplausos.
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique, el protagonista ha decidido dónde morir, con tal de vengarse de su mujer. Sabe que lo recordará toda su vida, por eso se ríe mientras disfruta de su venganza.
      Además, como muy bien dices, en esta situación, tras la ironía, subyace una historia de desamor, de fracaso y de odio. Algo similar a lo que ocurría en la película "La guerra de los Rose", en la que durante el proceso de divorcio se hacen daño mutuamente.
      Mil gracias por tu gran comentario y espero haberte hecho sonreír con su lectura.
      Besos apretados, amigo.

      Eliminar
  8. Él es quien más ha perdido en ese duelo, pero la otra parte no ha obtenido una victoria limpia, aparte de que es la sospechosa principal de un grave acto delictivo. Desde el más allá la víctima ya no tiene nada que perder y goza desde la distancia de una perspectiva privilegiada. Es fácil que la tintorería no pueda con ese estropicio, como también lo es que ella no salga indemne de ese lance.
    Un relato en el que se da la vuelta a una realidad sin solución para crear otra visión diferente, en una mirada en la que no falta el humor. Genio y figura. Ese hombre nos cae bien aunque no queramos.
    Un abrazo, Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángel, el protagonista se ha tomado al pie de la letra el refrán "quien ríe el último ríe mejor" y ha decidido acabar sus días dejando su rastro sanguíneo sobre la preciosa alfombra. Sabe que ella jamás se lo perdonará y se ríe pensando en qué cara pondrá ella cuando lo descubra.
      Un toque de humor es esos momentos siempre los hace más llevaderos.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Besos muy apretados, amigo.

      Eliminar
  9. Hola, guapísima. Macabro y gracioso a la vez. Menuda venganza la del marido; conociendo como conoce a su mujer, sabe perfectamente que a ella le importa la alfombra más que nada en el mundo (sobre todo más que él). Inventiva, aparte de buen vocabulario, no te falta. Buenísimo, Pilar.
    Besitos inmensos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María José, si he logrado hacerte sonreír, eso ya me hace muy feliz.
      He intentado escribirlo con un poco de ironía, pero la historia no es nada descabellada, hay divorcios en los que ambos cónyuges se hace daño mutuamente.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Te mando un abrazo muy fuerte y besos muy apretados, amiga.

      Eliminar
  10. Humor negro cien por cien. ¿O tendríamos que cambiar el color y decir humor rojo?
    Genial relato, amiga Pilar. Algunos, por fastidiar y vengarse, son capaces de lo más increíble.

    Un beso y nos seguimos leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Antonio, hay matrimonios que cuando se divorcian son peor que vivir una guerra. La alfombra formaría parte de los daños colaterales.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Besos apretados, amigo.

      Eliminar
  11. El título no deja dudas ningunas de la insana intención del marido. La guerra, hasta sus últimas consecuencias, estás servida con estilo y fina ironía, que desata un humor negro excelente para regocijo de lectores y adeptos (como soy) de tus letras.
    Un beso apretao, amiga. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel, esta vez he intentado poner un toque de humor negro a situaciones como la descrita en la que las parejas aplican la mayor "en el amor y en la guerra, todo vale"
      Desde el título podemos descubrir que el protagonista actúa de un manera premeditada y se ríe mientras poco a poco...
      Mil gracias por tus palabras, Manuel.
      Nos debemos un fuerte abrazo y besos muy apretados, amigo.

      Eliminar
  12. Es una de las maneras de morirse. Un irónico relato, muy bueno. Yo amenazo con volver, je,je,je. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maite, Jajaja, pues tendrás a los tuyos completamente asustados. Jajaja.
      Muchas gracias por tu valoración y por reírte un poco conmigo.
      Besos apretados.

      Eliminar
  13. Estoy de acuerdo con todo lo dicho y, además, que el título me parece adecuadísimo. Seguramente habría más de un problema previo en la vida de esta pareja para llegar a estos extremos. Lo que pienso es que ella no lo mató, por que si no lo hubiera hecho en el baño, o en otro sitio fácil de limpiar. ¿Se suicidaría el pobre hombre, harto de aguantar tanto diseño y tanta moderneces, seguramente caras? ¿Encargaría ella su asesinato con la intención de cobrar un cuantioso seguro? Lo que sabemos es que ella lo va a lamentar. El texto también nos sirve para darnos cuenta de que para muchas personas "lo material" (o algo material) tiene excesiva importancia. Suerte, Pilar. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jesús, tienes razón: ella no lo mató. Lo hizo el solito, con premeditación y alevosía, encima de la alfombra. Disfrutando de su venganza mientras sucedía.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Besos apretados.

      Eliminar
  14. ja,ja. No puedo evitar pensar en la clásica escena del hombre queriendo entrar a una habitación y la mujer que le dice: -Acabo de pasar el mocho! Pues el protagonista de tu relato ya se lo ha evitado, me temo que para siempre. Un abrazo, Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepe, Jajaja, el protagonista ha puesto fin a sus problemas, pero lo hace con una sonrisa al imaginar qué pasará cuando ella lo descubra.
      Me alegro que te hayas divertido con estas 50 palabras.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Besos apretados.

      Eliminar
  15. Yoya Muiños Alonso20/1/18 10:25

    Muy bueno, Pilar. La escrupulosa, maniática de la limpieza y agobiante mujer, tendrá trabajo extra jajajajaja.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yoya, menuda jugarreta le ha hecho a su mujer. Ya dicen que la venganza se sirve bien fría.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Besos apretados.

      Eliminar
  16. Algo cara le sale al amigo la venganza, aunque al menos se marcha de este mundo con una sonrisa. Un humor negro muy bien escrito que deja en la trastienda la tormentosa relación entre el fulano de la silueta y la adoradora de alfombras de diseño.
    Un abrazo, Pilar y espero poder saludarte/saludaros en la próxima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, bajo la ironía subyace el dolor por una separación conflictiva con un fatal desenlace. Pero el gustazo de la venganza no se lo quita nadie. Jajaja.
      Mil gracias por tu comentario y siento no haberte podido dar un abrazo. Ya que estamos cerca, espero que tengamos pronto una nueva oportunidad.
      Besos apretados.

      Eliminar
  17. Cada día mejor!!! Enhorabuena Pilar, te superas, me alegra asomar y leer relatos enormes como el tuyo. Un abrazo grande amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, cuanto me alegro que te haya gustado. He intentado que tuviera un toque de humor negro.
      Muchísimas gracias por pasar y dejarme tu comentario.
      Besos apretados.

      Eliminar
  18. Una venganza irónica donde el pesar emocional por la persona deja paso al materialismo de la ostentación. Muy bueno, Pilar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La venganza es perfecta cuando hay tanto conflicto entre ellos.
      Muchas gracias por tu valoración positiva.
      Besos apretados, Salvador.

      Eliminar
  19. Aparentemente el precio que paga el marido es demasiado alto, aunque muera con la compensación de que ella nunca podrá olvidarlo tras el estropicio de la alfombra. Pero bueno, él se entrega gustosamente a la muerte con la sonrisa en la boca. Supongo que habrá llegado a la conclusión de que la mujer quiere mucho más a la alfombra de diseño que a él. Estupendo relato de fino humor negro. Felicidades, Pilar. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juana, parece ser que la pareja había rebasado ya todos los límites de conflicto en su relación, por lo que al protagonista lo único que le quedaba era su venganza. Y la disfrutó a su manera.
      Muchísimas gracias por pasar y comentar.
      Besos apretados.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!