Hay cartas que nunca llegan

Colocan el último regalo bajo el árbol y se marchan.

Convencidos de que solo dedicará su atención a la nueva tablet y de que aún tiene juguetes sin estrenar desde los últimos Reyes.

Frustrados al pasar de largo por delante de la siguiente casa de la lista, este año también.
Escrito por Asun Paredes - Web

22 comentarios :

  1. Otro gran acierto, Asun, en tu crítica a una sociedad actual que tan bien describes y reconocemos.
    Un gran micro en el día indicado.
    Enhorabuena.

    Un beso.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pablo. Hay tantas incongruencias en nuestra sociedad que nos faltarían palabras para escribir sobre ellas.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Eduardo Martín Zurita5/1/18 18:35

    Hola, Asun.
    El consumismo en 50 palabras. Los niños no valoran, no pueden valorar lo que tienen en la superabundancia. Y los Mágicos lo saben de sobra y pasan de largo. Hacen bien. Seguro que hay otros niños que no se preocuparían del modelo de última generación. Me gusta mucho tu propuesta. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad quise trasmitir que los Mágicos se paran a dejar los regalos donde no los necesitan (y menos en esa cantidad desorbitada). Pasan de largo, cabizbajos, por casas donde hay niños que se quedan sin regalos año tras año.
      Un beso y gracias por aportar tu visión del micro, muy interesante.

      Eliminar
  3. Sus Majestades tienen un trabajo frustrante en muchas ocasiones. Hay veces que comprueban que solo se valora lo más caro, lo que menos trabajo cuesta y proporciona un efecto rápido, como las pantallas frente a los libros. También sucede que la superabundancia de regalos hace que sus receptores no los valoren. Por contra, la escasez y la necesidad provoca que tengan que pasar de largo por otros hogares.
    Un relato de lo más apropiado para la fecha y para los tiempos que corren, llenos de desigualdades y tristes contrastes.
    Un abrazo grande y que no pasen de largo esta noche contigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez leí que más de tres regalos era contraproducente desde el punto de vista educativo en un niño. Incluso describía que uno de ella debía ser algo que necesitara (ropa, zapatos), otro un libro y un tercero algo elegido por el niño. Me recuerda a mi infancia, pero ahora parece que esto se está yendo de las manos. Como muchas otros aspectos de la sociedad.
      Un beso, Ángel.

      Eliminar
  4. Pones el dedo en la llaga de un día como el de hoy. Niños sobrecargados de regalos que no llegan a valorar, pendientes del último invento tecnológico y niños que viven en nuestro cuarto mundo, víctimas de una pobreza infantil creciente, los grandes olvidados de los Reyes Magos y de unas leyes que los desamparan.
    Magnífico relato, Asun. Un beso y hasta muy pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El llamado "síndrome del niño hiperregalado", Carmen. Intentemos hacerlo visible y educar a los padres que quieran escucharnos.
      Un beso y hasta muy prontito.

      Eliminar
  5. Los que lo tienen todo y no valoran. Y otros, para los cuales la Navidad y los Reyes son sólo palabras.
    Has dado en la diana de pleno removiendo conciencias.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, lunanegra.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hay cartas que nunca llegan, pero hay relatos que sí que llegan al meollo de la cuestión, a una realidad cada vez más presente y opresora, donde el gasto es el dios absoluto del final de año y comienzo del siguiente, tal es así, que la orgía consumista de estas fechas se prolonga más de un mes y te deja una saturación que te hace desear que llegue esa cuesta de enero tan tranquila, tan reposada, tan vacía de fiestas y obligaciones que, a veces, te resultan desagradables.
    Lo que toda esa cultura del consumo ansioso supone para los más pequeños es algo que tendrán que estudiar los sociólogos, los psicólogos y otros especialistas de la conducta humana, pues en nada se parece a la de épocas anteriores.
    Hay dos verdades palmarias en tu microcuento: la de que los niños no valoran la mayoría de los regalos que reciben –así lo indican esos regalos sin estrenar de los Reyes anteriores, y esto creo que lo hemos visto casi todos-, y la impotencia de esos padres para cambiar ese absurdo.
    Hasta dónde puede llegar este estado de cosas lo desconozco, pues cada vez es mayor la presión para que gastemos de forma desaforada en estas fechas.
    En cuanto a la nueva tablet del niño en cuestión, esto requeriría un extenso comentario. El otro día, en una tertulia, periodistas y algún que otro especialista, debatían sobre si los padres deberían tener acceso a lo que los niños de nueve años pueden hacer con sus teléfonos y tabletas –las nuestras eran de chocolate-, creo que estaba relacionado con algún caso real.
    Así que enhorabuena por tratar tema tan actual y poniendo el dedo en la llaga. Un abrazo, Asun.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demencial el ambiente de consumismo desaforado, a mí me da miedo pensar que no hay vuelta atrás en esta escalada. Padres que a pesar de la crisis económica piden microcréditos para afrontar los gastos que consideran obligatorios en estas fiestas, para no ser menos que el vecino. Esperemos que aún pueda haber cierta reversibilidad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. La demencia consumista es un engranaje automatizado por la sociedad (de ahí, supongo, la consideración de sistema que se le otorga a este imperio de mercado global y de consumo sin freno mortal que nos arrastra)y es también, un sistema exponencial, donde siempre es posible tener más y consumir más para crearnos el falso espejismo de que somos más y mejores.
    La visión de tu relato nos ofrece además un atisbo de la otra cara del sistema, de los que no tienen acceso a los beneficios del mismo. Siempre he tenido claro que es un problema de acumulación y de mal reparto de las riquezas. Los Reyes Magos, poca magia ofrecen, porque en sus alforjas no traen si no más de lo mismo.
    Un relato tan acertado en su planteamiento, como por el momento elegido para hacer balance. Un abrazo, Asun.

    ResponderEliminar
  8. Asun, como dice el dicho "unos tanto y otros tan poco". Hay niños que reciben en demasía y estos no saben apreciar. Sin embargo otros no pueden ni escribir la carta.
    Un relato denuncia excelente.
    Besos, Asun.

    ResponderEliminar
  9. Desproporción, capricho e injusticia aparecen como los tres reyes magos de tu historia. Desgraciadamente, la magia de la navidad hace mucho que quedó tergiversada entre las paredes de los grandes almacenes.
    Un relato agudo y oportuno, Asun.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. En una sociedad consumista como la nuestra, algunos se encargan de insuflar ilusión y deseo a granel a los más pequeños en determinadas fechas, sin tener en cuenta que, en muchos casos, acaban matando la ilusión de los que nunca reciben y el deseo de los que ya lo tienen todo. Muy buen micro, Asun. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  11. Una historia que refleja el hambre por acumular cuantas más cosas mejor.
    Suerte, Asun y feliz 2018

    ResponderEliminar
  12. Una bonita historia, real y de ahora, el consumismo hace niños que no saben apreciar lo que tienen. Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Niños que miran los regalos sin verlos, sin disfrutarlos, y otros que solo juegan con su imaginación. Muy buen y reflexivo relato, Asun. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Asun, un relato que refleja perfectamente las desigualdades sociales. Unos tienen tanto y otros tan poco...
    Buen relato. Enhorabuena.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. En una de mis sagas literarias preferidas, ambientada en un mundo de fantasía donde regían tanto las reglas de la magia como de la cortesía, los personajes solían decirse los unos a los otros, como fórmula de convención social que "el mejor regalo es aceptar el
    que hacen".
    Bajo esta premisa, y al hilo de tu relato, mi querida Asún, añadiría que la frustración del que da y no recibe, cuanto menos la gratitud, es mucho mayor que la del que no recibe lo que espera. Así, me uno a tu crítica a esta sociedad de niños hiper-regalados, pues lo que provoca, en realidad, es frustación.
    Beso.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!