Odio la pasta

"No puedo más", me dijo. Hizo su maleta, se fue golpeando la puerta.

Esa noche dormí poco. Cuando salí, cerré, el pomo aún mantenía su olor. Regresé, la casa vacía. Dos platos intactos de espaguetis boloñesa, únicos testigos de nuestra última cena, me recibieron con una cruel y asquerosa sonrisa.
Escrito por Ismael González Martín

4 comentarios :

  1. Eduardo Martín Zurita12/1/18 20:02

    Hola, Ismael.
    La última cena, qué triste. La despedida, a lo mejor con vuelta, quien sabe. Y los espaguetis dibujando una sonrisa, entrelazados. Es para odiar la pasta, de todas todas. Me gusta tu propuesta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno. Me gusta el detalle: "el pomo aún mantenía su olor".

    ResponderEliminar
  3. Es triste, siempre es triste, lo has cerrado muy bien con esos testigos. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Todas las despedidas son tristes. Aquí se acentúa ese sabor con los platos fríos de pasta que parecen burlarse de su suerte. Como para odiarla.
    Un abrazo, Ismael.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!