Páginas carcomidas

Aquel lugar se había desdibujado con tanta morosidad que apenas nos dimos cuenta.

Primero, el escaparate. Después, los techos de artesonado. Los sillones fueron sustituidos por mesas y sillas diminutas. Las estanterías mudaron de objetos.

Sólo quedaba el rótulo de la puerta, Livraría Oliveira, al que añadieron Vinhos e Petiscos.
Escrito por Smokey pisó la raya

21 comentarios :

  1. Aunque últimamente no estoy comentando (pero sí leyendo) no podía pasar sin dejarte unas palabras, Smokey. Me gusta mucho tu relato, y me parece que está muy bien escrito. En él nos muestras una imágenes muy nítidas y teñidas de tristeza, que creo que casan muy bien con la imagen melancólica que muchos tenemos del alma portuguesa. Además, metes el dedo en la llaga contándonos en lo que van a parar algunas de las viejas librerías que tanto han significado para muchos. Al menos, en este caso y seguramente con la intención de atraer a algún nostálgico u obligados por las ordenanzas municipales, mantienen el rótulo. Suerte y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Smokey pisó la raya11/1/18 21:38

      Amigo, no sabes como valoro tus comentarios. He tenido un día terrible, hasta el punto de olvidar que hoy publicaban el micro. ¿Porqué será que la cabeza nos juega tan malas pasadas?. Toda la semana recordándolo y llegado el dia.... Ahora ya estoy en casa y con un montón de tareas pendientes, pero tenía que decirte, que sí, es verdad: adoro Portugal. Su cultura, su humildad, su delicadeza y ese cansancio del alma fuerte. Allí el tiempo pasa más despacio aunque lamentablemente no se detiene. Un fuerte abrazo y otro a Mª José.

      Eliminar
  2. Eduardo Martín Zurita11/1/18 15:10

    Hola, Smokey.
    Es difícil superar el comentario de Jesús Garabato. Me sumo a él. Poner de relieve que el estilo es muy elegante y muy preciso. Con una sonoridad de primera. Sí que el micro desprende tristura, morriña. Es un gran texto, desde el título, pasando por el nudo y hasta el final. Las palabras, casi lo que más cuenta, al menos para mí y para José Manuel Caballero Bonald, nada menos, lo digo por él, están muy sabiamente elegidas. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Smokey pisó la raya11/1/18 21:42

      Muchísimas gracias "D. Manuel", porque a partir de hoy ya no puedo tratarle de otra forma. Bromas a parte, me tomo sus palabras con la seriedad y el respeto que merecen. Humildemente le digo que no soy merecedora de tan generoso regalo. Un abrazo también muy grande.

      Eliminar
  3. Dolor, cuando cierran las librerías. Por lo demás ya te han comentado Jesús y Eduardo y poco más puedo decir. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Smokey pisó la raya11/1/18 21:48

      Maite: Dolor, Desolación, Tristeza y un montón de emociones me invadieron al entrar en aquel local. Fue terrible. Sobre todo porque me dí cuenta de que me estoy haciendo mayor.
      Un beso también para ti, queridiña.

      Eliminar
    2. Has escrito mi mejor comentario para el relato, gracias por saber como me siento. Bico grande.

      Eliminar
  4. Nada ni nadie puede evitar que los tiempos muden a medida que transcurren, nosotros mismos estamos en cambio permanente sin darnos apenas cuenta. El avance de los años, los aconteceres y la Historia misma lo identificamos con evolución, en el sentido implícito de mejora. No tengo nada en contra de un local que despacha vinos y aperitivos, aunque siempre es triste ver cómo una librería, con mayor razón una con solera, muere poco a poco hasta desaparecer.
    Un relato sobre una triste pérdida, que parece inevitable, con un título apropiado, que habla de un final lento, pero inexorable
    Un abrazo. Creo que vamos a tener oportunidad de coincidir pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Smokey pisó la raya11/1/18 21:56

      Ángel, que bien has leído el micro. Cómo dice mi admirado Bob Dylan, y tú acertadamente apostillas, los tiempos están cambiando y yo no me he dado cuenta.¡ Que manera tan triste de percibirlo!. Otro abrazo de vuelta, me hace mucha ilusión conoceros.

      Eliminar
  5. La lenta carcoma que roe los testigos del ¿tiempo pasado? Sin embargo, parece que fue ayer cuando las librerías y su contexto eran el referente no solo para leer y saber, sino para crecer y ser. ¿qué pasó que no nos dimos cuenta?
    Melancolía destilada, bella escritura. Salduos, Smokey

    ResponderEliminar
  6. Smokey pisó la raya11/1/18 22:09

    Gracias Manuel. Es un hecho que está ocurriendo, aquí, en mi ciudad, este año, han cerrado dos librerías de las más antiguas y me da mucha pena. No creo que sea un hecho aislado, como indico en el micro, ni cuestión de tiempo, más bien es una cuestión de valores, prioridades..... En fin ¿Podemos hacer algo?. Muchas gracias por tu comentario. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Smokey: qué bueno!!!!!!! Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Smokey pisó la raya12/1/18 8:17

      Muchas Gracias.

      Eliminar
  8. Haces un bello homenaje a una librería portuguesa desaparecida y, con ella, a todas las antiguas librerías que fueron centros de debates, tertulias, consejos, tesoros del saber caídos en desgracia con la evolución de los tiempos. Lástima que sea un fenómeno global. Muy bien escrito, Smokey. Un beso y hasta muy pronto.

    ResponderEliminar
  9. Smokey pisó la raya12/1/18 8:20

    Gracias Carmen por tu comentario. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  10. Tu relato, Smokey, está impregnado con el aroma de la melancolía, de lo que el tiempo guarda en la memoria y que, al mismo tiempo, se empeña en querer borrar. Me ha encantado.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Smokey pisó la raya19/1/18 22:05

      Una vez leí que el tiempo y la marea no esperan a nadie. Creo que es un dicho japonés. Debemos tenerlo en cuenta y que éste se convierta en nuestro aliado.
      Un abrazo también para ti.

      Eliminar
  11. Contar con sensaciones es más difícil que con palabras y en tu relato, las primeras sirven a las segundas para hacer desembocar la rabia a lo largo de unos cambios narrados con lacerante levedad, sin apenas darnos cuenta, como expresa tu principio.
    El relato transcurre con la languidez de las cosas inevitables y del tiempo disuelto, hasta un final tan suave como implacable.
    Un relato sobresaliente, smokey. Enhorabuena.
    Tuvimos una corta conversación el sábado sin saber que eras tú, espero que en próximas ocasiones podamos charlar más y mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Smokey pisó la raya19/1/18 19:22

      Antonio, muchas gracias por tu comentario. Yo tampoco te pongo cara, pero te conozco por tu escritura. He disfrutado muchísimo del fin de semana. Conocer a gente, divertida, inteligente y sensible me agrada enormemente. Ojalá podamos repetirlo. Hasta entonces, recibe también un fuerte abrazo.

      Eliminar
  12. Describes muy bien esa sensación de vacío, incluso de pérdida, cuando vemos que lugares que han formado a lo largo de los años parte de nuestra vida, dejan de ser lo que eran para convertirse en algo distinto, perdiendo su esencia. El hecho de que ese lugar sea una librería, amplifica más esa conmoción. Felicidades por el micro, Smokey. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Smokey pisó la raya19/1/18 19:32

    Gracias, Matrioska. Encantada de recibir tu comentario. Otro abrazo.
    ** Nota: Por favor, manda foto.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!