Cosas de juguetes

Finalmente lo descubrí: mis juguetes de peluche se pelean de noche. Se lo conté a mi mamá. No me prestó atención. Siempre está muy ocupada. Pero mi abuela me prometió que cosería la boca del cocodrilo con un hilo mágico. Así ya no podrá morder al resto de los peluches.
Escrito por Sylvia Bonilla

15 comentarios :

  1. Eduardo Martín Zurita5/2/18 12:03

    Hola, Sylvia.
    Texto el tuyo con candor, un cuento para niños pero que tiene su mordiente, y entonces vale también para los adultos. Hay que ver, los peluches ejerciendo la violencia que habrán visto en los humanos, en niños y en menos niños, sobre todo. Y la abuela ahí, a solucionar el problema, como otros muchos, seguro, con su magia veterana. Me gusta tu propuesta. Un beso. Y feliz todo para ti siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sylvia Bonilla7/2/18 5:15

      Hola Eduardo:
      muchas gracias por tus palabras. Si, es probable que los peluches se hayan impregnado de la violencia de los grandes. Esos que no miran a los niños. Por suerte están los abuelos. Tienen algo de super héroes...
      Saludos! y gracias nuevamente!

      Eliminar
  2. Un micro la mar de ingenioso, Sylvia. Me ha encantado de principio a fin. El final es buenísimo.

    Un beso.

    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sylvia Bonilla7/2/18 5:17

      Muchas gracias Pablo! Probé de darle la voz a un/una niño/a imaginario para que me contara algo. Y salió asi.

      Saludos!

      Eliminar
  3. Las abuelas, siempre sabias, solucionando los problemas. Un cuento, que como ya se apunta por aquí arriba, es aplicable a muñecos, niños y adultos.
    Enhorabuena, Sylvia.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sylvia Bonilla7/2/18 5:19

      Hola Malu: es verdad! las abuelas son "magas" muy sabias. Y necesarias!
      Saludos y gracias

      Eliminar
  4. Escrito con ternura, este cuento de peluches tiene una lectura violenta aplicada al mundo de los adultos, dd los que los niños son testigos y, en lamentables ocasiones, también víctimas.
    Muy bueno, Sylvia. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sylvia Bonilla7/2/18 5:20

      Hola Carmen:
      los más pequeños y los más viejos son habitualmente los olvidados. Pero también se comunican entre ellos... y de maravillas! Gracias por tu comentario!

      Eliminar
  5. Rezuma olores de "nenuco"...jeje. Muy tierno, Sylvia...me ha gustado.
    Los que somos ya abuelos nos vemos en situaciones similares a menudo..."Problemas" que hay que solucionar con ingenio...


    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sylvia Bonilla7/2/18 5:22

      Hola Rafael:
      gracias! Es verdad! el ingenio de los abuelos es único e inigualable. Saludos

      Eliminar
  6. El hilo protector de la abuela preservando la inocencia infantil de la nieta que se asoma a la vida. Tierno y vibrante. Saludos, Sylvia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sylvia Bonilla7/2/18 5:23

      Hola Manuel:
      muchas gracias! Es verdad, la abuela socorre a la nieta en su problema (y soledad?) pero también preservando su mundo infantil donde vive la inocencia. Como solo los abuelos son capaces de hacer, no? Saludos!

      Eliminar
  7. Fíjate lo que puede conseguir un simple hilo mágico y, el siempre tranquilizador, que nos presten oídos, algo en que la mayoría de los abuelos son expertos. Un micro muy tierno, Sylvia, felicidades. Un Saludo.

    ResponderEliminar
  8. Las abuelas lo solucionan todo. Tierno, tierno. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Sylvia, me ha encantado tu micro, tiene la ternura de un cuento. Muy creativo. ¡Te felicito!

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!