La orden

—¡Aquí D7! ¡Aquí D7! ¡Cambio!
—¡E7 a la escucha, cambio!
—¿Recibida alguna orden? ¡Cambio!
—Esperar ataque blanco, ¡cambio!
—¿Todos los infantes mantenemos la posición? ¡Cam...!
—Exacto. Los ocho infantes de la primera línea, ¡mantener posición! También la caballería. ¡Cambio y fuera! —se escuchó alto y claro la voz del Rey.
Escrito por Omar Martínez González

11 comentarios :

  1. Las piezas están sobre el tablero y se masca la tensión, no obstante hay que esperar que las blancas hagan el primer movimiento. Cuestión de reglas y de honor en la batalla.
    Una original propuesta, Omar, donde dan ganas de sentarse a lo otro lado del tablero y participar en la partida. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel, jugué mucho ajedrez en mi juventud y me encanta crear historias dentro de los 64 escaques, saludos.

      Eliminar
  2. Omar, original relato ambientado en una partida de ajedrez. Dos ejércitos frente a frente esperando la orden de ataque.
    Me gusta jugar al ajedrez y me gusta tu relato.
    Un abrazo, Omar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier, te interesaría una partida postal??? Saludos.

      Eliminar
  3. El ajedrez es una batalla también. Muy original. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y muy complicada en ocasiones!!! Saludos Maite

      Eliminar
  4. Se masca la tensión e la original y cotidiana batalla que describes.
    Suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cripín, intentaré subir otras, saludos.

      Eliminar
  5. El ajedrez da mucho juego, como se ha podido comprobar en tu micro, Omar.
    Un saludo.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un saludo Malu, intentaré subir otros, me encanta crear historias dentro del tablero.

      Eliminar
  6. Gran ejercicio mental el del ajedrez. Pero ¡siempre los pobres "infantes" en primera línea!...Es natural, a los monarcas ya no se les exige que avancen delante de sus súbditos, más bien se esconden de ellos, la mayoría de las veces...Van, y se "enrocan"...jeje

    Buen relato, Omar

    Un saludo

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!