Gozar la vida

Me acerqué a la playa, sentí el olor marino y, sin darle más vueltas, me lancé. Me fundí con las olas dando gracias a Dios por semejante regalo.

La mente viajó por parajes insólitos y una euforia incontenible se apoderó de mí. ¡Qué sensación! Qué alegría supone gozar la vida.
Escrito por Inmaculada Nogueras Montiel

1 comentario :

  1. Un relato para cargar la pilas. Muy estimulante. Enhorabuena y suerte

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!