El método Stanislavski

Ejecutó a su víctima con aparente resolución. Pero, ¿sintió pena mientras apretaba el gatillo? ¿Lo movía el odio o el deseo de justicia? ¿Hallaría en ello alivio o tormento? Su rostro sugirió todas esas preguntas con un sobrio gesto desapercibido por algunos, merecedor para muchos de al menos una nominación.
Escrito por Enrique Mochón Romera - Twitter

Dime si esto no es amor

Las ideas románticas flotan ingrávidas, presas de una frescura alejada del envejecimiento.

Responder con el pulso acelerado tras un beso. Enajenarse. ¿Cómo dirigir la velocidad de nuestras vidas en momentos tan intensos?

Mientras mi atención se centra en recoger cualquier atisbo de duda y disiparlo, sigo embelesada, mirándote cada atardecer.
Escrito por Malu

Pareja de reyes

Hubo una vez un rey tan generoso que vendió todo lo que tenía para repartir el dinero entre el pueblo. Cuando ya no le quedó nada, lo asesinaron.

Mientras, en un reino vecino, un monarca cruel, despreciable y cicatero murió de viejo siendo venerado por la mayoría de sus súbditos.
Escrito por Rafa Sastre

Magia al amanecer

El hermoso y gallardo sapo, con su afinado croar, su mirada lasciva y su apuesta pose de príncipe azul, se dejó atrapar por la joven doncella de atuendo dominical.

Tras un largo beso, lo acostó bajo su almohada y, dormida, esperó al alba.

Cuando despertó, el sapo todavía estaba allí.
Escrito por Isidro Moreno Carrascosa - Web

Último acto

La magia constituía, entre nosotros, un aspecto fascinante que dotaba de contexto a nuestra realidad convexa.

Formábamos infinidad de universos con sólo unos pases, algunos trucos bajo las sábanas y mis versos.

Cada puesta en escena era espectacular, no entiendo por qué decidiste, con el conejo bajo el sombrero, escapar.
Escrito por Cristopher Josué Escamilla Arrieta - Twitter

Silencios

El abuelo se mantuvo callado. La abuela me explicó que mamá se había ido y no volvería. Yo le dije que ella no quería irse porque gritó mucho. No respondió. Le conté que papá tenía sangre en las manos. Siguió muda. Mi hermana tampoco quería irse. Por ella no pregunté.
Escrito por Josep María Arnau

Filósofo

Contempla las falsas miradas, siniestras siluetas, oscuras delgadeces. Miserables. Prisas. Socavones como bocados de monstruos, fachadas llenas de desperfectos. Coches que muerden. La desalentadora sinrazón de la urbe. Se quita las gafas y las tira a una papelera. Esta realidad, vista con dioptrías sin corregir, le resulta mucho más tolerable.
Escrito por Eduardo Martín Zurita

Caso abierto

Antes del disparo, discutía con alguien que le seguía a todas partes. Cuando derribamos la puerta encontramos un revólver, aún humeante. El forense no pudo determinar las causas de la muerte y al juez le resultó imposible levantar el cadáver. Desde entonces, allí sigue, tendido al otro lado del espejo.
Escrito por Pablo Núñez - Twitter