¡No me leas, por favor!

No sigas leyendo, esto no es un relato, tampoco un mal chiste. He venido a advertirte, tu vida corre peligro. Atrás, justo atrás tuyo, escondido entre las sombras está él, esperando que te distraigas leyéndome para acercarse sigilosamente y clavar su cuchillo en tu espalda.

¡Ahí viene! ¡Voltéate! ¡Gira!

¡¡Giraaa!!
Escrito por Jean Durand - Web

En paralelo

Carlos telefoneó de madrugada a la radio para declarar en las ondas el amor que sentía por Elena, su vecina, ignorando que ella había hecho exactamente lo mismo una semana antes. La locutora comentó que aquellas dos vidas estaban abocadas a cruzarse. De momento, ambas, solo deambulaban por planos equidistantes.
Escrito por José Antonio Barrionuevo - Twitter

Suspiros quebrados

Daba escalofríos, no podía verlo a la cara sin pensar en el monstruo. Aunque no eran parecidos, sentía un rastro en él.

Me dejé caer en la alfombra, estaba quebrada. Descubrí que el chico por el que había suspirado... era el hijo de mi violador.

La navaja hizo su trabajo.
Escrito por Brisa Hoyos

La duda

Sol, alegría; luna, temor; cielo, incertidumbre; nubes, consuelo; estrellas, ilusión; brisa, placer; horizonte, esperanza...

Y así el chamán de la tribu fue elaborando un tratado de sentimientos humanos basados en la Sabia Madre Naturaleza.

Hasta que llegó a ese precipicio y no supo decidirse a tiempo entre angustia o coraje.
Escrito por Rafael Domingo Sánchez - Twitter

Aunque sea mentira

La pareja contemplaba la caída del sol al borde del acantilado.

—Dime que me quieres —insistió él con la mirada encendida.

—Hasta la muerte —pronunciaron los hermosos labios de ella, recortada en el cielo azul, mientras le soltaba la mano y al precipitado amante se le iba apagando la sonrisa.
Escrito por Carmen Cano - Twitter

Genética

"Todo trabajo bien hecho necesita de mucha práctica y una gran dedicación". Repetía una y otra vez las palabras que su tiránico padre le había enseñado, al tiempo que se ensañaba con las muñecas de su hermana.

El aplicado niño, ya con los genes predispuestos, empezó a labrarse un futuro.
Escrito por María Galerna

Profesora

Y ella hablaba sin importarle quién la escuchara. Era asqueroso ver cómo se le escapaba la saliva por entre los labios, mientras su voz llenaba toda la sala.

Chillaba, escupía cada palabra y ni se inmutó cuando el chico empezó a sangrar... Pero se enfadó cuando salimos de la clase.
Escrito por JM

Cuento para despertar

Depositan recetas secretas en el caldero. Bulle. La intensidad del fuego eleva llamas hasta derretir el bronce. La pócima derramada emite efluvios de podredumbre. Millones de narices se protegen esperanzadas tras mascarillas asiáticas con tara de fábrica. Morgana, Sanchezca y Breyana vuelan, carcajeándose, sobre escobas supersónicas por el espacio electoral.
Escrito por María Jesús Briones Arreba