Reencuentro

Poco había cambiado el mobiliario en cincuenta años. Escogieron esta fecha para encontrarse en el café del barrio. Él esperaba en la mesa del rincón, dos tazas, un asiento vacío. ¡Traía tanto por contar sobre la guerra y el amor! Antes de irse propuso un brindis por los viejos tiempos.
Escrito por Pedro Elías Martínez - Web

La cita

Envié un mensaje a una antigua amiga para cenar hoy en mi casa a las once de la noche.

Después me enteré que falleció en un trágico accidente meses atrás. Me sentí fatal, muy disgustado.

Ahora estoy aterrado, son las once y alguien comenzó a arañar con violencia la puerta.
Escrito por Valentín Bayón Muntaner - Web

El punto exacto

Saltó con decisión de su camastro. Se puso unos pantalones raídos y miró a su alrededor... No encontraba la camiseta. Introdujo sus pies en las viejas botas y salió al campo. Anduvo errante durante varias horas. El sol comenzaba a asomar por el horizonte. Se detuvo. Allí plantaría sus sueños.
Escrito por Salvador Pérez Salas - Twitter

La doncella

A la orilla del río, atusándose la melena dorada, se encuentra la doncella. Un delicado pajarillo se posa sobre su regazo. Llora desconsolada, mañana no habrá remedio. Mañana sus sueños se romperán en mil pedazos. Mañana será desposada con el enemigo. Mañana habrá de renunciar al amor de su vida.
Escrito por Luna Negra

¿Gris?

Siempre nos hemos amado y durante un tiempo también nos hemos odiado.

Creo que ahora es cuando podemos hablar, sin abrazos y sin vasos volando. Creo que ahora pareceríamos personas y no un volcán en erupción.

Es posible que ahora veamos el gris y me pregunto si es como dicen.
Escrito por Jorge LP Logan - Web

Danza de palabras

En mi cabeza danzan cincuenta palabras, que me cuentan secretos al oído. A veces se deshilachan y desaparecen en el aire. En ocasiones se unen y cosen historias, multiplicándose hasta el infinito. El sentido del baile cambia. Entran palabras nuevas, agrandando el corro. Y siempre me muevo a su compás.
Escrito por Maest

Días gris marengo

Por más que intenta esbozar una sonrisa, un nuevo mohín afloja sus mejillas. Incapaz de superar su pérdida, los buenos recuerdos acaban derribados por la nostalgia. Para matar el tiempo, se cose las cicatrices del corazón escribiendo cuentos, mientras espera el día en que el tiempo lo mate a él.
Escrito por Pablo Núñez - Twitter

Azul

—Quería tubos de pintura verde, azul, roja, amarilla, rosa, violeta, magenta, naranja, blanca y negra.

—Serían trescientos francos.

—¡Uf! ¿Qué me darías por treinta francos?

—Un par de tubos de pintura azul o un par de tubos de pintura rosa.

—De momento, me quedaré con el azul —dijo Pablo Picasso.
Escrito por Plácido Romero - Twitter