Testigo mudo

Escucho cómo vacía los armarios y el estruendo de platos y cubiertos al estrellarse contra el suelo. Entra en la habitación y pide a gritos el dinero, me golpea. La enfermera cree que fue una suerte que mi hijo llegase a tiempo, él calla nervioso tras sus gafas de sol.
Escrito por Yoya Muiños Alonso

Jamás regresé al tiempo que quise volver

Después de veinte años volví, algunas casas se habían ido, algunas callejas marcaban su vacío, luego se presentaron rostros. Busqué las rosas, y el tiempo se las había llevado. Tuve noticias, pero nada volvió. Las miradas de la gente eran desconocidas, entonces borré la esperanza que se sueña al volver.
Escrito por Edwin Antonio Gaona Salinas

My teacher is Rich

Despertar a la magia es algo que pocas personas consiguen. Dicen que fue casualidad, pero el destino quiso que aquel rayo preciado, escapado de la estrella que le ilumina, pasara a mi lado. Sin pedir permiso me agarré fuerte a su destello y, desde entonces, admiro embelesada sus apariciones estelares.
Escrito por Malu

Conocimiento carnal

—Guillaume, durante todos esos años que pasaste en Tierra Santa, ¿no me añoraste?
—Por supuesto que sí, Éléonore.
—¿Y no soñaste conmigo?
—Te soñé.
—¿Y no imaginaste que teníamos conocimiento carnal?
—Tengo que admitir que sí, Éléonore. Muchas veces.
—Pues fue una de esas veces, Guillaume, cuando me quedé encinta.
Escrito por Plácido Romero - Twitter

Extraña mente

El rodar de la rueca resonaba en el aire arrastrando silencios imposibles. El monótono ruido renacía incesantemente. No había princesas en su imaginación. Sin embargo, las lagartijas entraban y salían por las rendijas de su mente. La mariposa echó a volar. Cerró los ojos. Solo quería descansar.

La araña tejía.
Escrito por Salvador Pérez Salas - Twitter

Poncio, el Magnánimo

—No veo rey, sino hombre. El nazareno, pues, queda libre.

Las palabras del gobernador fueron latigazos en su espíritu. Sintió pánico.

Las preguntas se agolpaban en su mente, y miró al cielo buscando amparo.

Su destino era el sacrificio, la muerte. Su padre no le había preparado para la vida.
Escrito por Salvador Esteve

Arruinando el paisaje

―Y la humanidad colonizó la Luna y luego Marte y después el resto de planetas y lunas del sistema solar y el espacio se llenó de cohetes y naves espaciales que iban de un planeta a otro.

―Es el progreso, ¿qué es lo que no te gusta?

―Las vallas publicitarias.
Escrito por Luis Goróstegui - Twitter

Síntomas

Para Beatriz la brisa de la mañana siempre es igual. Su cuerpo camina estirado como si tuviera un hilo en la cabeza que tirara de ella hacia arriba. Se mantiene en un equilibrio ficticio que la sujeta al mundo cruel que le ha tocado vivir. Indicios de enfermedad nada rara.
Escrito por Carmen Martínez Marín - Web