Pérdidas inaceptables

Los lunes telefonea a su difunto padre. Todos los domingos lleva flores a la residencia donde su madre vivió sus últimos días. Los sábados busca, por el Barrio de las Letras, algún escritor para hacer una microquedada.

Cada día su e-mail le vomita el relato que envía a Cincuenta palabras.
Escrito por Isidro Moreno Carrascosa

23 comentarios :

  1. El protagonista se niega a aceptar orfandades dolorosas: la pérdida del padre y de la madre, la de algún escritor al que añora. Pero estas orfandades no son más que analogías de la del cincuentista frustrado ante la desaparición de la página. Todos nos sentimos huérfanos desde que Álex nos dio la noticia del cierre, pero miramos hacia atrás con una mezcla de nostalgia y agradecimiento. Dejamos la casa común, en la que hemos compartido tan buenos momentos. Seguiremos siendo cincuentistas. Nos leeremos y nos volveremos a encontrar,
    Gracias por todos tus micros, estimado Isidro, por tu humor y tu espontánea humanidad. Un hasta siempre y un abrazo mediterráneo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido un placer conocerte en esta casa que ahora cerramos. Hoy, oigo el eco de mis palabras y es por la extraña sensación de oir los sonidos en una habitación desnuda, desmantelada, desangelada...
      Muchas gracias por tu amistad y por tu ayuda que ha sido siempre mucha y con puntualidad suiza.
      Lo peor es que me digas "estimado" Isidro, ¡querida Carmen! pero te perdono porque se que en catalán -tu segundo idioma- el verbo es muy parecido. (jejeje)
      Bromas aparte, te envío un abrazo y mi afecto eterno.
      Hasta siempre.

      Eliminar
    2. "Estimat", efectivamente, es mucho más afectuoso e íntimo que "querido". Te pongo los dos calificativos con este desliz lingüístico.

      Eliminar
  2. Una belleza de micro en el que pones al personaje en la situación de negar lo inevitable. Magnífico ese principio, que demuestra lo bueno que eres, con esa llamada sin respuesta y esa visita a una cama desierta. Culminas con ese maravilloso guiño a esta página que consiguió darme la amistad de un toledano que derrocha ingenio, humor y amor por las letras y los amigos.
    Mi querido bolo, vaya broche de oro en tu trayectoria con este último cincuenta.
    Ha merecido muchísimo la pena conocerte. Seguiremos hablando y leyéndonos, seguro.
    Don Isisdro, un fuerte abrazo y hágase ya del Betis, hombre.😉
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias capitán Renault. Espero que cuando se disipe esta espesa niebla y el ruido de los motores de los aeroplanos no castigue nuestros oídos, podamos tomar un café en Rick's y quizá, ¿por qué no? acabemos con nuestros huesos en Brazaville o en un camarote con destino a Cayo Largo. Allí hace mejor clima. ¡Dónde va a parar!
      Creo que en Cayo Largo juegan al fútbol con un Halcón Maltés que patrocina la reina de África. Jugaremos como del Betis, la cuestión es "tener o no tener" suerte.
      Suerte, maestro!
      Gracias, Quillo!

      Eliminar
  3. Salvador Pérez Salas7/2/19 18:57

    Isidro, tu personaje es fiel espejo de muchos de nosotros en estos días. Pero, no desesperes porque nuestro padre, nuestra madre, nuestros compañeros... incluso las redes sociales, de alguna manera... aceptarán, dentro de un tiempo, nuevos "Cincuentas" o nuevos "Cien"... pero nos seguirán y los seguiremos. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero. Tomo nota de lo que dices. Si no se cumpliere, te lo demandare. Jejeje!
      Muchas gracias, ha sido un placer compartir página y será mejor todavía, seguir compartiendo escritura y lectura.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Un padre y una madre son insustituibles, igual que los buenos escritores. Lo mismo sucede con nuestro querido espacio. Mientras leía tu relato ha sido imposible que no me reconociera en él, tratando de asimilar lo inevitable, cosa que no sé si aún consigo, tanta y tan buena huella es la que nos ha dejado. Como ves, me identifico con tu personaje, seguro, que también con su autor, que ha sabido transmitir una vez más un sentir colectivo, de forma elegante y efectiva.
    Cuando te pones serio o cuando reímos contigo eres igual de grande, como este abrazaco que te envío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Angel, contigo no tengo espacio suficiente para agradecerte por tu amistad, tus palabras, tus comentarios y tu gran humanidad que conmigo ha sido más que enorme.
      Dicho eso, sólo añado: GRACIAS

      Eliminar
  5. La verdad es que es difícil aceptar, pero la vida tiene sus ciclos y etapas: ley de vida. Ya nos habíamos acostumbrado a la dulce rutina de contar hasta cincuenta, soñar en micropalabras, leernos cada mes y votar a tres de los ocho... Se echará de menos esa pequeña parte de nuestro día a día. Ahora sólo queda, como bien dices, volver a revisitar por autires, o por meses ...
    Y enviar tus elucubraciones a nonreply-cincuentapalabras@gmail.com.
    Un abrazo y un hasta pronto isidro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Raquel. Yo también espero que sigamos en contacto literario, al menos. Incluso puede que algún día nos conozcamos personalmente.
      Un abrazo y otro para tu niño que ya está hecho un fiera según las fotos.

      Eliminar
  6. Enrique Angulo9/2/19 0:31

    De hecho, la vida está hecha de pérdidas inaceptables, y los seres humanos nos hemos revelado desde un principio contra ellas, de habernos conformado con lo que había, estaríamos aún en Atapuerca, a mí me queda cerca; pero no ha sido así, y a pesar de que no hemos cooperado lo suficiente, a pesar de que somos bastante destructivos y, a veces, criminales y monstruos espantosos, ahí estamos rascándoles la nariz, si la tienen, al bosón de Higgs y al genoma.
    Aparte de esta elucubración pseudofilósofica, decirte que me ha gustado mucho este tu último microcuento en Cincuenta, para el que cabría decir lo de Antonio Machado: “Se canta lo que se pierde”.
    Nosotros perdemos Cincuenta y este último microcuento es nuestro canto del cisne, el tuyo deja un poso de melancolía, con esas grandes pérdidas, como son las de un padre y una madre, y esas pérdidas menos tristes, pero también importantes. Y, seguramente, nos ocurrirá más de una vez que intentemos enviar algún cincuenta y nos sea remitido por las frías tecnologías actuales, quizá diciéndonos con voz mecánica: “Paradero desconocido”.
    Lo que no debemos dejar de hacer es pasearnos por ese Barrio de las Letras, porque seguro que siempre encontraremos en él a algún colega, a algún amigo con quien compartir y disfrutar de este dulce veneno.
    Un abrazo fuerte, Isidro, y, sin duda, seguiremos en contacto y volveremos e estar juntos en alguna quedada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero y deseo que así sea, que nos sigamos viendo en quedadas literarias, pues además de colegas somos casi paisanos, yo provengo de Atapuerca imagino que tú también, además lo tienes cerca. Me da pena ir por allí por "el terruño" pero es que los que "hay han cambiado, han cambiadoooo" que decía la canción, además están todos en los huesos ¡qué chulos! y no es envidia (¿O sí?)
      Fuerte abrazo, mi querido amigo y mejor buena persona.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

  8. Costará tiempo hacerse a la ausencia. Estoy seguro que muchas de nosotras, como personas dependientes de la escritura, seguiremos "manchando papeles" con la esperanza de que alguien nos diga algo bonito. Pero el ánimo debe volver a elevarse. La vida es un camino largo. Y caminarlo da la vida. Un abrazo enorme, Isidro, amigo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que nos sigamos leyendo. Pasaré lista!
      Ha sido un placer y conocerte y será otro, seguirte.
      Un abrazaco fuerte, amigo Rafa.

      Eliminar
  9. Irrepetible Isidro. Gracias, muchas.
    Un abrazo,
    Alvaro Abad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí, Álvaro.
      Espero que sigamos leyéndonos.
      Hasta siempre.
      Fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. Escrito por Isidro Moreno Carrascosa
    Qué bueno, Isidro. Verdaderamente tragicómico. Este hombre tiene que empezar a asumir ciertas cosas; se podría llevar un buen susto con tanta insistencia, aunque si es el caso que llegan a aceptarle algún relato en la página, por favor, que corra la voz. Por mi parte no tendría inconveniente en pasear por el Barrio de las Letras, haciéndome el despistado, por si aparece y quiere que nos tomemos unos vinos (observa que me he considerado escritor, jajaja).
    Genial como siempre, amigo, con esa chispa que hace que se lea con gusto todo cuanto escribes, y en este caso para equiparar a la dimensión de las cosas más dolorosas el cierre de la página. Hagamos que todo esto sea menos malo siguiendo en contacto. De modo que te digo hasta pronto, porque así será de hecho.
    Un fuerte abrazo, Isi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona por lo que se ha colado arriba. Es que me copio los relatos en un archivo Word para trabajar más cómodo, y se ha quedado pegado...

      Eliminar
    2. Querido amigo Enrique, a tí como a Ángel os debo un plus de fidelidad y por tanto un infinito agradecimiento que no puedo definir con palabras porque ni sé ni me caben en este cuadro.
      Espero y deseo que nos vayamos encontrando de vez en cuando.
      Un fuerte y sincero abrazo.

      Eliminar
  11. Un disfrutable relato repleto de vacíos, como el que dejan las personas más queridas o los lugares que se han hospedado en los intersticios de las células del alma.
    Pero también, un relato con un punto de curada guasa manchega y de ess carrascosa morenez tan propia de ti, Isidro.
    Lo dicho, ha sido un placer. Otro abrazo bien gordo y hasta bien pronto.

    ResponderEliminar
  12. Qué bueno, el protagonista de tu relato por un lado me ha hecho sonreír y por otro me ha dado penita. Como se suele decir "de ilusión también se vive" y él se autoengaña intentando recuperar lo perdido.
    Espero que sigamos leyéndonos. Gracias por lo que has colaborado para que Cincuenta palabras haya llegado hasta aquí. Un abrazo, Isidro.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!