Cincuenta palabras tan solo

Arrugó otra y, furioso, la lanzó a la papelera, errando de nuevo. La enésima cuartilla que desechaba. Como todas las anteriores, quedaba también esparcida por el suelo. Cogió una más y comenzó a escribir y a enumerar los vocablos que fluían, ahora sin apenas esfuerzo, hasta poner aquel punto final.
Escrito por José Antonio Barrionuevo

8 comentarios :

  1. Salvador Pérez Salas7/2/19 15:41

    Me encanta que, para este último microrrelato, hayas optado por las cuartillas. Verdadero homenaje también a los libros... baúl donde nacimos y, algunos, aún permanecemos. Un fuerte abrazo. Espero seguir leyéndote. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Paisano, amigo, cierras el círculo de tu magistral participación en cincuenta recordándonos nuestros comienzos, en los que cuando intentábamos juntar cincuenta palabras, nos salían bastantes más y era difícil elegir cuál quitar. Con la práctica, y tú eres el que más tiene de todos, si exceptuamos a Álex, de forma mágica van saliendo las historias con ese número de vocablos justos, o palabra más, palabra menos.
    Has sido una de las almas de esta comunidad y lo seguirás siendo, tanto por tu calidad literaria como humana. Domador de comas, puntos, tildes, comillas, paréntesis, palabras (aún recuerdo una que me descubriste y que me dio muchas alegrías), la misma RAE se queda pequeña ante tu sabiduría.
    Te seguiré viendo por la archidiócesis, y seguiremos leyéndonos.
    Un honor haberte conocido y quedarme para siempre con tu amistad, MAESTRO.
    Un fuerte abrazo.
    Pablo

    ResponderEliminar
  3. Es muy difícil ponerle el punto final a la página, José Antonio. No es de extrañar que el cincuentista -porque así concibo yo a tu escritor- lo intentara tantas veces con nulo resultado. Difícil para ti, que te has desdoblado en él, como para todos los miembros de esta gran familia.
    No quiero decirte adiós, estimado amigo. Quiero seguir leyéndote y encontrarte en una jubilosa quedada. Que la vida, tan azarosa en ocasiones, nos lo permita. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Con la palabrería vacua que nos rodea, abrumados por el uso de un lenguaje pervertido hasta convertirse en humo, podría parecer que cincuenta vocablos no son nada. Los que hemos frecuentado este espacio, convertido sin duda en parte de nuestra vida, sabemos bien que medio centenar de signos puede contener el universo entero, o a veces un simple detalle en apariencia, que no necesita más para ser una gran historia. Es comprensible que tu protagonista sufra hasta lograr el objetivo de crear una narración completa, fluida, capaz de transmitir, sintetizada en tan pocas palabras. Puede parecer fácil, pero es un arte que requiere una vida y más allá para ser aprendido.
    Gracias a nuestra página he tenido la oportunidad de disfrutar de tus historias y de tus letras, pero no menos de tu compañía, de tu alegría y de tu amistad, aparte de aprender de un maestro del lenguaje.
    Con independencia de circunstancias o fases de la vida, cada cual, las suyas, sé que las nuestras seguirán en contacto
    Te deseo lo mejor y te mando un abrazo fuerte, José Antonio

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tus siempre acertados micros, José Antonio.
    Un abrazo,
    Alvaro Abad.

    ResponderEliminar
  6. Si un maestro como tú encuentra dificultades para sacar un Cincuenta Palabras es bien porque es un asunto nada fácil o porque te pones el listón muy alto. Yo diría que es por ambas cosas, pero que en este caso al final se ha impuesto la capacidad literaria, hallando una idea fructífera, y has sacado una gran historia de esa situación que estaba resultando frustrante hasta la furia. Luego está tu especial habilidad para esconder grandes mensajes bajo aparentes formas sencillas. En este caso yo encuentro uno quedándome con las dos primeras y las dos últimas de tu texto, aunque sospecho que pueda haber más.
    Enhorabuena, amigo, por la enorme calidad que has ido desplegando en la página desde el principio. Por suerte seguimos en contacto, aunque me gustaría seguir disfrutando también de tus letras en otros lugares.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Qué bueno que en todas estas 84 ocasiones, como tu protagonista, hayas conseguido poner ese punto final que tan estupendos ratos me ha hecho pasar.
    Va mi 'me gusta' para ellos y para ti un abrazo enorme.
    Hasta pronto, Jose Antonio.

    ResponderEliminar
  8. Un punto final, final. Aunque siempre nos va a quedar la alegría de haber compartido palabras y, en ocasiones contadas, abrazos.

    Un saludo muy afectuoso, amigo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!