Y dos huevos duros

Un barquito de papel emprendió su travesía. Enrolaba nuevos grumetes y crecía, cada 50 olas, convertiéndose en bravo navío. Pronto llegará a puerto y descenderá la tripulación con su variopinto equipaje: gallinas, sombreros, plumas, tinta, lirismo, guitarras, libros, superhéroes, puertas, amaneceres, enhorabuenas, besos y abrazos.

Sonrío. Soy una de ellos.
Escrito por M. Carme Marí

19 comentarios :

  1. Salvador Pérez Salas5/2/19 13:28

    Preciosa alegoría de lo que ha sido y, aún es, esta página. Bajamos por esa pasarela que nos llevará a cualquier destino y puede que en él... volvamos a coincidir.
    Gracias por escribir tan "así". Un fuerte abrazo, M Carme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste, Salvador. Espero que vayamos coincidiendo por estos mundos de las letras, de hecho muchos nos vamos encontrando en otros foros. Y aunque no sea en una quedada de 50, a ver si el encuentro puede ser presencial.
      De momento, abrazo y beso de despedida cincuentista.
      Carme.

      Eliminar
  2. Precioso ese homenaje a todos los cincuentistas que cabemos en este camarote de locos, genial ese título. Realmente hay que sonreír por haber tenido la fortuna de formar parte de esa tripulación.
    Gracias por escribirlo.
    Te seguiré de cerca.
    Un beso.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, soy y seguiré siendo siempre cincuentista, de ahí la sonrisa. Ha sido genial serlo, disfrutar con vuestros relatos, intentar aprender de ellos y conoceros (por los comentarios y, cuando hemos podido, en persona).
      He querido pintar unas pinceladas para caracterizarnos a todos los tripulantes. Y haré lo posible por seguiros la pista al máximo de vosotros.
      Un petó Pablo.
      Carme.

      Eliminar
  3. Hemos sido y somos unos afortunados, sin duda. Tú lo has descrito muy bien, con cariño, simpatía y en un entorno marinero.
    Un abrazo grande, Carme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía que muchos compartiríamos esa sonrisa de sentirnos afortunados. Vaya barco este en el que hemos navegado, eh?
      Venga ese abrazo, Ángel!

      Eliminar
  4. Has descrito muy bien esta excitante travesía que ha ido recogiendo grumetes y muchos de ellos ahora descienden al muelle como almirantes.
    Sonríe, tú eres uno de ellos.
    Un abrazo, Carme y hasta pronto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Yo uno de los almirantes, dice el almirante Bolant? No, no, no he llegado a ese rango (tampoco conozco las graduaciones, jeje)... quizá he progresado desde grumete, pero aún veo tanto por aprender por aquí que es una de las penas que más me duelen de la despedida. Para paliarlo, ando preguntándote en distintos comentarios por dónde te puedo seguir leyendo!!
      Quedo a la espera de respuesta por algún lado :-)
      Un beso!

      Eliminar
  5. Yo también sonrío, Carme, feliz de haber formado parte de este camarote de locos variopintos que arriban a puerto después de una travesía llena de aventuras, risas, tristezas compartidas, amistad y complicidades. Has descrito muy bien a todo el pasaje. No es una despedida triste. Aún podemos segur pidiendo dos huevos duros para compartirlos fraternalmente en cualquier taberna.
    Un micro maravilloso, un título divertidísimo y una despedida alegre porque sabemos que nos volveremos a encontrar. Besets.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues vengan esos huevos duros, con cervecita! :-)
      (Tomé el título prestado, espero que a Grouxo no le importe.)
      La travesía ha sido genial, igual que tu comentario - me alegro que te guste el micro, tocaya.
      Petons!
      Carme.

      Eliminar
  6. Qué homenaje más bonito, Carme. No me gustan las despedidas ni creo en ellas, pero no podía dejar pasar la oportunidad de felicitarte por este micro. Pero, que conste, que yo no me bajo del barco, ¡ni tú tampoco! ¿Estamos estrechos en el camarote? Pues vengan dos huevos duros.
    Petons.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te guste. Ahé estamos todos, descritos en 50 palabras, bien contentos de la navegación realizada. ¿Que no nos bajamos del barco? Pues vamos a montar una fiesta, con huevos duros, lentejas, palitos de naranja...
      Gracias Fernando por tu comentario.
      Petons i abraçades :-)
      Carme.

      Eliminar
  7. Josep Maria Arnau11/2/19 14:23

    Precioso homenaje a la variopinta tripulación de este navío, que ha sido un proyecto genial y único. Nada hubiera sido posible sin su capitán. Ni hubiera sido lo mismo sin grumetes como tú, Carme. Escritores con alma que han creído que merecía la pena y lo han cuidado de la mejor manera posible. Enviando sus textos y comentando los del resto de la tripulación.
    Aunque solo unos meses, he tenido la fortuna de participar en esta aventura. Y leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto es, Josep Maria, ha sido un proyecto genial. Y todos los que hemos subido a bordo formamos parte de él, con mayor o menor tiempo de navegación, pues con poco que lleve cualquiera por aquí interaccionando con los demás, seguro que ya se siente cincuentista.
      Gracias por tu comentario.
      Un petó.

      Eliminar
  8. Yo también sumo mi sonrisa a esa tripulación y doy gracias por haber formado parte de ella. Lo has contado genial y aunque ha sido un micro de despedida, has logrado que lo hagamos de la mejor manera, sonriendo. Un beso y ojalá nos sigamos leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que todos los tripulantes llevamos una sonrisa por ser uno de ellos, la que nos pone el orgullo de ser cincuentista.
      Sobre lo de leernos, aparte de verte también en ENTC, acabo de darle a follow a vuestro blog (https://palabrasquedanjuego.blogspot.com/ )
      Espero poder coincidir también presencialmente en alguna otra quedada.
      Un beso de vuelta Juana!
      Carme.

      Eliminar
  9. Entrañable y lleno de ternura tu homenaje, Carme, con guiño incluido en el título. Ha sido un placer compartir viaje contigo, como lo será en poder seguir contando con tu amistad, charlando a la menor ocasión y disfrutando de tus relatos en otros lugares.
    Un fuerte abrazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya que la travesía es en barco, vayamos en un camarote al menos tan divertido como el de los hermanos Marx :-))
      Sobre seguir los relatos, los tuyos aparecen por ENTC y a veces los veo por otros lares, pero no sé ver un blog que los reúna.
      En cualquier caso, seguiremos en contacto y espero que nos reunamos en un próximo encuentro.
      El placer ha sido mío, porque de vosotros intento aprender un poquito en cada relato que os leo.
      Un beso Enrique.

      Eliminar
    2. No tengo blog, Carme.
      ¡Otro beso para ti!

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!