Tiempo después

Año 9177. "¡Eureka!", se oye, cotidiana y consuetudinariamente, en el tercer local de arqueología del único edificio del planeta, el de la población activa. Han descubierto en las redes sociales del siglo XXI un tesoro, el blog Cincuenta palabras. Mientras, en las chabolas de parados, se trafica con sus micros.
Escrito por Rafa Olivares

26 comentarios :

  1. Cincuenta Palabras fue una maravilla mientras duró, pero lejos de terminar, se revalorizará con el tiempo. El ciclo biológico nos impedirá verlo, pero no hace falta, lo sabemos.
    Un abrazo Rafa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el papel de las publicaciones no resiste el paso del tiempo quizás los caracteres electrónicos sí lo consigan y los arqueólogos del futuro puedan disfrutar de "los Cincuenta" tanto como nosotros.
      Fuerte abrazo, Ángel.

      Eliminar
  2. Salvador Pérez Salas5/2/19 18:55

    En el siglo XCII, esta será objeto de estudio por parte de los màs insignes arqueólogos. Por lo que veo, ellos y, otros pocos más, serán los únicos que trabajarán entonces. Esperemos que, también en esa época, "no solo se alimente de pan el hombre" y nutran su espíritu e inteligencia con todos los relatos que encuentren en esta página.
    Muchas gracias por tantos y buenos relatos, Rafa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí queda nuestra huella para la posteridad, para disfrute de generaciones muy futuras.
      Gracias, Salvador.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Es lo que tienen las joyas, que son eternas y valiosas, tanto como el sentido del humor, ese que tú atesoras y regalas con ese estilo tan tuyo, elegante y socarrón. Ni te imaginas la de sonrisas que me has arrancado. Mil gracias por ello, Rafa.
    Un abrazo y hasta luego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las sonrisas del lector, supuestas o explícitas como las tuyas, son el mejor aliciente para seguir practicando esta magia.
      Gracias a ti y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Igual no hace falta tanto tiempo para que este blog sea motivo de estudio para los que piensen que el microrrelato no es un subgénero cultivado por quien no puede escribir largas historias, sino una manera de entender la literatura tan digna e incluso más difícil. Gracias por tantos relatos que siempre nos han hecho pensar y sonreir. Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haber elegido como inspiración para este micro la película de José Luís Cuerda del mismo título me ha obligado a irme tan lejos en el tiempo. Pero tienes razón, quien en los próximos años quiera estudiar la historia del microrrelato en España tendrá que recurrir a Cincuenta Palabras o le quedará cojo el estudio.
      Pepe, nos seguimos leyendo.
      Abrazos.

      Eliminar
  5. Qué bueno, Rafa. Pensar que después de unos milenios el blog de Cincuenta Palabras es tan apreciado. Probablemente hará historia y lo veamos. Con toda seguridad, la ha hecho ya en nuestras vidas.
    No me despido. Seguiré leyendo tus ingeniosos micros llenos de sentido del humor. Y nos volvemos a encontrar. Eso seguro. Hasta entonces, un caluroso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen. Aún nos quedan muchos cuentos por contar y si no es en cincuenta, será en cien, doscientas o diez palabras para quien guste de saborearlas.
      Deseando volver a verte.
      Un beso fuerte.

      Eliminar
  6. Como siempre, un micro lleno de ingenio y muy bien escrito. Esta página siempre será un tesoro, eso está claro.
    Rafa, te seguiré leyendo, amigo.
    Un abrazo.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La película de Cuerda me ha ayudado y el encaje en ella de nuestro blog ha resultado sencillo.
      No desisto de seguir deleitándome con tus cuentos.
      Abrazo fuerte, Pablo.

      Eliminar
  7. Jo, Rafa. Creo que te has pasado. Para el 9177 ya ni los simios quedarán. No quedará ni la faz de este planeta. Te lo digo yo, que vengo del 9203 d.e.n.t.e. (Después de la Explosión Nuclear de la Tierra y Exteriores) y estoy vendiendo como churros los relatos de 50palabras en MJ200, planeta Kepler-22b en galaxia Andrómeda M31
    Por cierto, los tuyos y otros de la "Generación del Camarote", me los quitan de las manos!
    Volvamos a la prehistoria del S. XXI y allí nos damos un abrazaco, si eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre fuiste un adelantado a tu época.
      Venga ese abrazaco.

      Eliminar
  8. Enrique Angulo9/2/19 0:14

    Había un dúo que se llamaban Zager and Evan –seguramente los recordarás- cuya canción de más éxito se titulaba In the year 2525. Pero tu microcuento los ha dejado a la altura del betún, pues te has ido nada menos al 9177 de la mano de José Luis Cuerda –por cierto, muy buena compañía-, o sea, que para entonces tú y yo tendremos 8225 años, mes arriba mes abajo. Eso en el caso de que inventen pronto algo que para nuestro reloj biológico se pare y nos quedemos forever young, como en la canción de Alphaville.
    En fin, no creo que haya autor de ciencia ficción que pueda imaginarse cómo será la Tierra en fecha tan lejana, a no ser, en otro sentido, un genio del humor como José Luis Cuerda –cuya película no he visto, dicho sea de paso-, lo que sí puede ocurrir es que alguien descubra esta página en tan lejana fecha y la valore como lo que es: un tesoro.
    Lo que veo también que sigue existiendo en tu distópico mundo del futuro son las chabolas y los parados, y quizá tengas razón también en eso, y la humanidad no consiga librarse de esas lacras para fechas tan lejanas. Pero al menos nos queda el consuelo de que nuestros micros les servirán a esos parados para ganarse algún dinero –o lo que sea con lo que se pague entonces- con el que sobrevivir.
    Por otra parte, en ese tu mundo, los parados –y ese camino parece que también llevamos- serán la inmensa mayoría, dado que sólo habrá un edificio en todo el planeta con población activa, y aquí cabe también un rayo de esperanza, uno de sus locales está dedicado a la arqueología, esperemos que otros muchos estén dedicados a las diversas ciencias, a las artes, a las letras.
    En fin, estupendo microcuento colofón-homenaje, Rafa, a nuestra página y a su creador. Recibe un fuerte abrazo y que nos sigamos encontrando en todos estos mundos virtuales y en el mundo real.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No solo recuerdo a Zager and Evan, sino que su vinilo debe estar en algún álbum por casa y podría entonar su 2525 sin desafinar.
      El relato tiene un 98% de Cuerda y su película; mío solo son los arqueólogos y el hallazgo de nuestro blog.
      Echaré de menos tus sesudos comentarios aunque seguiremos en contacto.
      Fuerte abrazo, Enrique.

      Eliminar
  9. Siempre Rafa. Siempre genial
    Te sigo. Un abrazo,
    Alvaro Abad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Álvaro. Felicidades por tus Cuenta 140, que yo también te sigo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Al igual que solemos situar nuestras historia en este mundo actual, tú has sabido usar a la perfección ese contexto futurísimo de la película para la tuya.
    Estoy seguro de que si nuestros Cincuentas llegan a esa época sus habitantes se van a divertir mucho con los relatos de unos cuantos que yo me sé.
    Un fuerte abrazo, maestro Rafa. Todo un honor conocerte. A seguir en contacto y, por supuesto, leyéndonos.
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que te llame "maestro" alquien a quien tienes como tal crea una confusión de roles. Los arqueólogos del futuro nos pondrán a cada cual en su sitio y a tí en lo más alto.
      Gracias, Enrique.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  11. Josep Maria Arnau11/2/19 16:24

    Homenaje a un tesoro que resiste el paso del tiempo. Con un futuro prometedor en un museo. Pero a la vez puesto en valor por los que viven en la dura realidad. Creatividad hasta el final, Rafa. Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Josep Maria. Aquí quedan estos más de cinco mil relatos para goce y disfrute de sus descubridores.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Me parece un relato muy esperanzador hablando del futuro de está página. Como con las personas, que la única manera de que no mueran del todo es recordándolas, Cincuenta palabras seguirá viva mientras haya ojos recorriendo sus micros. Un precioso homenaje.
    Bueno, Rafa, que ha sido un placer leer tus letras y haberte conocido un momentico en Madrid. Espero que sigamos leyéndonos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendrá que pasar mucho tiempo para que este blog deje de tener visitas diarias, y no me extrañaría que fuera objeto de estudiosos y de buscadores de joyas, que las hay en abundancia.
      Espero volver a vernos, Juana.
      Un beso.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!