La eternidad de un abrazo

Se acercó a él de frente, mirándolo. Respiró su aire mientras lo abrazaba por dentro. Pensó en aquellos despertares juntos, en las lecturas regaladas, en los vaivenes del tiempo, en él...

A través de la ropa le regaló su corazón y dijo: "Hasta siempre".

Tan solo habían transcurrido veinte segundos.
Escrito por Salvador Pérez Salas

9 comentarios :

  1. Salvador Pérez Salas4/2/19 15:24

    Siempre agradecido por la consideración que has tenido todo este tiempo con mis relatos. Agradecido quedo, también, a tu equipo de colaboradores.
    Hasta siempre, Álex.

    ResponderEliminar
  2. Veinte segundos pueden ser eternos, para bien o para mal, todo depende de la intensidad con que se vivan. Un abrazo es algo más que un simple gesto, varios sentidos se unen para transmitir aprecio y agradecimiento, lo mejor de nosotros sale a relucir mediante ese saludo sincero en forma de una energía invisible, pero muy presente.
    Aunque sea virtual, yo también te mando, y sé que no será la última vez, un abrazo fuerte, Salvador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas4/2/19 19:21

      Muchas gracias, Maestro, por acompañarme hasta el final de esta aventura. Así veo, vivo y siento los abrazos. Siempre he notado ese intercambio de energía en ellos.
      En cada comentario tuyo he sabido que estabas ahí... no solamente a mi lado, sino al de todos los cincuentistas.
      Espero y deseo seguir leyéndote.
      Un abrazo muy fuerte para ti.

      Eliminar
  3. Precioso relato, Salvador. Un abrazo por dentro, despertares juntos, lecturas regaladas, y veinte segundos que duran una eternidad. Magnífico.
    Nos seguiremos leyendo, artista.
    Abrazo.
    Pablo

    ResponderEliminar
  4. Salvador Pérez Salas4/2/19 19:24

    Todos sabemos que has sido uno de los grandes apoyos de Álex. Muchas gracias por tus comentarios, por tu cariño, tu dedicación desinteresada y por tu saber estar. Seguiremos conectados. Un fuerte abrazo, Pablo.

    ResponderEliminar
  5. Veinte segundos bastan para dejar atrapado un 'para siempre'. Como el tiempo de lectura de este relato escrito por un cincuentista que ha dejado su sello personal en lecturas de veinte segundos, en historias de cincuenta palabras.
    Un 'hasta siempre' a menudo es sinónimo de un 'hasta luego'. Mientras tanto, ha sido un placer haber compartido viaje contigo, Salvador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Tan solo veinte segundos para un abrazo que encierra tantas vivencias. Así de relativo es el tiempo y así de mágico es el amor.
    Te despides de la página con un micro precioso, un abrazo de corazón, breve y eterno, Salvador. Así quedará en nuestros corazones el recuerdo de tantos relatos compartidos. Un intenso abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Salvador Pérez Salas6/2/19 13:39

    Carmen, gracias. Siempre has ido acompañándpnos en este camino con ese aire poeta que nunca te abandona. Tus palabras... envolventes y "abrazadoras" me han animado siempre.
    Te seguiré leyendo.

    ResponderEliminar
  8. Un abrazo de despedida que parece sobrepasar cualquier dimensión. Qué hermosa manera de describir un sentimiento tan puro e intenso de gratitud y afecto.
    Enhorabuena, Salvador, por este último ejemplo en la página de tu enorme calidad literaria, así como de tu extraordinaria sensibilidad y calidad humana.
    Hasta siempre, amigo, porque seguiremos coincidiendo por esos vaivenes espacio-temporales. Así lo espero y deseo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!