Pirómanos

Las campanas tocan a fuego. Una densa columna de humo se eleva en la finca comunal y todo el pueblo, como un solo hombre, corre al auxilio. Hasta nuestras familias, modernos Capuletos y Montescos, acuden juntos a sofocar el incendio que, en aquel pajar, arde avivado por nuestra secreta pasión.
Escrito por Juancho Plaza - Web

19 comentarios :

  1. Homenaje a los amantes de Verona, cuya relación, por mucho que quieran esconderla, siempre echará chispas. Un incendio que quizá sirva para unir a las dos familias antagonistas antes de que se consume el drama. Quién no quisiera vivir una gran pasión como la de esa pareja, capaz de incendiar un pajar. Buena revisión del clásico. Un saludo, Juancho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También a mí, cuando leo el micro, me vienen a la cabeza Romeo y Julieta, no así al escribirlo, que estaba pensando en un amor más actual, incluso, por qué no, una relación homosexual, que todavía hoy es capaz de avivar en nuestra sociedad, los más escondidos rescoldos de la intolerancia.
      Gracias por la visita Ángel y por tus siempre deliciosos comentarios.

      Eliminar
  2. Anónimo6/2/14 10:39

    Mira que lo he intentado, pero es imposible comentar antes que Ángel :)
    Ya conocía la afición de Juancho a revolcarse en los pajares, pero nunca pensé que la haría pública. Un gran relato del maestro. Un abrazo microlunático
    Radon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángel es rápido y certero, un Jesse James de los comentarios. un pajar siempre me ha parecido un lugar muy sugerente, por qué esconderlo, cuándo además ya era de dominio público. En lo que te has pasado es en lo de maestro, sabes de sobra que aprendo cada día a vuestro lado.
      Microlunáticos abrazos.

      Eliminar
  3. Anónimo6/2/14 10:49

    Buenísimo, o eso creo! Juancho, al igual que Moebius, es un genio!! ;)

    @Microlunaticos saludos de La Marca Amarilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moebius si es un genio, yo ni siquiera aspiro a serlo, es lo bueno de conocer las propias limitaciones, pero me divierto mucho escribiendo con vosotros, que si tenéis muchos puntitos geniales.
      Un abrazo, so microlunático.

      Eliminar
  4. Anónimo6/2/14 16:38

    Me parece genial, chapo.

    ResponderEliminar
  5. Tanto frotar, tanto frotar, je je. Muy bueno Juancho.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho ese toque de humor con él que vistes todo lo que escribes y que, pareciendo fácil, resulta tan difícil de conseguir.
      Gracias por pasarte.
      Un abrazo Miguel.

      Eliminar
  6. Romántico, como habías prometido, y apasionante.
    Calurosos abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Patricia, me alegro de que te guste. Muchas gracias por pasarte.
      Otro abrazo para ti, de seis o más segundos.

      Eliminar
  7. Siempre es posible hacer que dos trabajen juntos si se tiene el suficiente empeño y una causa. Gran relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita Miguel Ángel, vuelve cuando quieras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. ¡Insuperable, Juancho Plaza! (Lo de insuperable va tanto por ti como por tu relato). Un placer leerte siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose Antonio, yo también disfruto leyéndote. Insuperable me parece un adjetivo demasiado grande, pero seguiremos intentado escribir cada días algo mejor, o por lo menos disfrutando con ello.
      Un abrazo y hasta pronto.

      Eliminar
  9. Hoy en día quedan pocos pajares, pero un amor con esa pasión sería capaz de incendiar cualquier lugar.

    Magnífico relato.

    ResponderEliminar
  10. Espectacular, para mí sería imposible POBLA

    ResponderEliminar
  11. Es que hay fuegos, y fuegos!! Enhorabuena Juancho

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!