Caricias cinceladas

Ese desenfrenado deseo de experimentar, sin calcular las consecuencias, me tenía agotada. Sus manos se deslizaban moldeando mi cuerpo de porcelana a su capricho. Una orgía de sentidos húmedos y embarrados despertaba cada poro de mi dilatado talle.

Al terminar, siempre desfigurada, me acomodaba en un rincón de su estantería.
Escrito por Mª Belén Mateos Galán

32 comentarios :

  1. Maravilloso, Belén. Con esa prosa poética que tan bien dominas, nos vas desvelando poco a poco una historia bellísima, con un final magnífico que da todo el sentido a ese metafórico título.
    Preciosa historia contada con preciosas palabras por una preciosa reina de la poesía, y de cualquier forma narrativa que se proponga.
    ¡Bravísimo!

    Javier, le voy a dar al enter. A ver si, por una vez, he llegado antes;-)
    Besos, Belén. Saludos, amigo Javier.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M. Belén Mateos20/2/17 20:38

      Cuanta preciosidad concentrada en tus palabras. Rubor de cariño me sale al leer cada uno de tus halagos.
      Hay historias que se moldean y otras que se quedan resecas de abandono.
      Muchas gracias.
      Un beso al Rey de la sonrisa…Pablo.

      Eliminar
  2. Yo intuyo varias posibles interpretaciones, incluso la del uso o abuso y posterior arrinconamiento de la moldeada o esculpida a golpes de cincel. Puedes llamarme macabro. Me ha gustado, Mª Belén. Enhorabuena y suerte. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M. Belén Mateos20/2/17 20:44

      Vas bien encaminado Jesús. Esculpir su cuerpo a capricho para después abandonarla una vez más como un jarrón a medio hacer, a medio crecer, a medio hornear...

      Muchas gracias por tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Belén un relato lleno de poesía, nos conduces por medio de esas caricias y tus palabras por ese "cuerpo". Nos cuentas esa relación entre el artista y la pieza de porcelana casi amorosa entre los dos, aunque tal vez con un final triste cuando la ella acaba en un rincón y desfigurada.
    Belén un relato con mucho sentimiento en cada una de tus palabras, me ha gustado, enhorabuena.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M. Belén Mateos21/2/17 11:26

      Hay maneras de acariciar y maneras de moldear un cuerpo, cuando se desfigura en cada encuentro, no es la ternura lo que se muestra.
      Muchas gracias Javier por tus palabras, que nunca haya rincones en los que habitar.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Yo también lo veo más macabro, como una puerta nueva que has abierto y me gusta. ¿Locura del proceso artístico llevado hasta el límite? ¿Una obra monstruosa de una mente enfermiza y torturada?
    Mis aplausos, M.Belén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M. Belén Mateos21/2/17 11:30

      Una bella obra que cada día destruye para reconstruirla una vez más con sus enfermizas manos. Una tortura, una locura que no se cierra.
      Muchas gracias Patricia.
      Besos y más besos.

      Eliminar
  6. Me apena esta Galatea esquinada por desamor-hartazgo-capricho-cansancio que en su alfar "poético" añora el espíritu de vida que siempre le dejan a medias.
    Gracias por compartirlo, M. Belén.
    Salut.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M. Belén Mateos21/2/17 11:35

      Así es. Nunca pierde la esperanza de que un día sean las caricias las que le moldeen y no las que le quiebran arrinconandola en esa estanteria de tormento.
      Gracias a ti Dipandra.
      Un abrazo .

      Eliminar
  7. Has logrado engañarme, lo que parecía un relato erótico ha resultado ser la historia de un artista que experimenta con su obra para dejarla abandonada, quizá incluso inacabada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. María Belén, está demostrado el arte poético con el que acaricias todo lo que te rodea. Aquí, no iba a ser menos. El deleite de los sentidos de este micro lo percibimos los lectores, nos lo has sabido acercar con maestría. Muchas felicidades.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Ese hombre no se conforma con aceptarla como es, tanto es así que por él ha de reinventarse cada día. Ella lo tolera, por más que le agote; poco puede hacer, está en sus manos y lo sabe.
    Un relato con diferentes lecturas, a cual más sugerente, contado con la maestría de quien domina el lenguaje hasta el extremo y más allá.
    Poco más se puede pedir cuando hasta el título combina delicadeza y dolor, a juego con el texto.
    Abrazos grandes, Belén

    ResponderEliminar
  10. La propia plasticidad de la materia moldeable que da pie al relato, presta elasticidad a su interpretación y pasamos del desasosiego del trejemaneje del modelado, al húmedo deseo que recorre los poros de un cuerpo que se dilata en la orgía del barro, aunque luego, acabe desfigurada o desmadejada o desmayada en la estantería.
    A mí me pareció que entre líneas se escapaba algún jadeo.
    Un relato con pique y mucho arte, Belén. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Coincido con mis compis, te ha quedado un relato muy amplio, con muchas lecturas posibles. Todas ellas muy sugerentes.

    Un saludo María Belén

    ResponderEliminar
  12. Sugerente relato en el que resulta imposible no dejarse embargar por la sensualidad que destila por todos lados (desenfreno, deseo, manos, cuerpo, orgía, humedad, talle e incluso poros).
    Y tiene, además del lirismo marca de la casa, ese punto ambiguo que da qué pensar.
    En suma, un relato sensacional, Belén.
    Beso.

    ResponderEliminar
  13. Aunque pueden leerse varias interpretaciones, yo, como ceramista modeladora, te diré que me ha encantado cómo describes ese proceso de creación desde la perspectiva de la obra. Me he sentido identificada con ese deseo siempre de experimentar, esa orgía de sentidos húmedos y embarrados y ese acomodar las obras en la estantería, así que esta vez barro para casa. Felicidades por el micro, Mª Belén. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  14. Ese artista ha logrado dotar de sensibilidad a su obra. Cualquier día, baja de la estantería y lo espera sentada a que llegue al taller.
    Sí, has logrado engañarnos con esa narración tan sugerente en boca de una figura de porcelana. Preciosamente contadas esas "caricias cinceladas", Mª Belén. Enhorabuena y un beso.

    ResponderEliminar
  15. La fuerza impulsiva en las manos que moldean, buscando forma a un deseo sin finalidad pero desbordante de intención, que agarra, que esculpe, que mancha, da al relato una fuerza erótica perfectamente resumida en el impecable título. Un auténtico tratado de escultura que delinea la anatomía a flor de barro.
    Sugerente e impecable relato, Mº Belén. Enhorabuena.
    Un fuerte abrazo,

    ResponderEliminar
  16. Sugerente, sensual, eróticamente elegante y elegantemente erótico. Un relato que hace pensar, un relato con ese sello "Belén Mateos" que me encanta. Solo queda aplaudir.

    Besote poeta!

    ResponderEliminar
  17. Ese cuerpo de barro que adopta la forma que le dan las manos tiene mucho juego. Muchas lecturas y muchas curvas para tan pocas letras. Enhorabuena, Belén.

    ResponderEliminar
  18. Has construido un relato sugerente que rezuma sensualidad y erotismo en el trabajo de las manos del artista moldeando la pieza de porcelana. La belleza de tu prosa poética ha sido un deleite para los sentidos.
    Besos, Belén.

    ResponderEliminar
  19. ¡Pero qué bien escribes, Belén! ¡Espléndido texto con aire sensual!

    Quisiera quedarme con la idea de una mujer que, en manos de su amante, no deja de ser la figura que él aspira a convertir en algo perfecto pero que no consigue terminar a satisfacción nunca su obra, llevado por cierta pasión perfeccionista o, simplemente, caprichosa, voluntariosa ¿Hasta cuándo aguantará ella? Pues deduzco que mientras él quiera, porque también saco en conclusión que hay en esta relación algo de cierta obsesión posesiva.

    ¡Enhorabuena! Nos seguimos leyendo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. María Belén,enamoras con todo lo que escribes... Ya quisiera Demi Moore tener tu maestría... ¡Y yo ser tu fantasma! Enhorabuena, me ha encantado.

    ResponderEliminar
  21. ¡Estupendo, Belén! Veo la escultura de porcelana arrinconada, esperando el siguiente día en que el artista vuelva a esculpir sobre ella.
    Muy bonito y retórico. Besotes

    ResponderEliminar
  22. Maravillosa tu obra de arte, querida poeta.
    Hasta que el artista no se quede sin cincel o sin vida, su obra de arte seguirá pasando por ese proceso de cincelado.
    Sugerente y presto a varias interpretaciones, este cincuenta te ha quedado listo para llevarlo directo a una exposición.
    Felicidades bella Belén.
    Un beso enorme.
    Malu.

    ResponderEliminar
  23. Un artista que no finaliza nunca su obra, con la que ha cimentado un torbellino de emociones. Has acuñado un nuevo concepto, "la erótica del artista". Genial, Mª Belén. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Jugando con el doble sentido nos dejas otro de tus bellos relatos. Lleno de poesía y sensualidad (ay esos "sentidos húmedos"...), da gusto releerlo.
    Siempre encantada con tu prosa poética, Belén. Reverencia con sombrero. Y besos.
    Carme.

    ResponderEliminar
  25. M. Belén, texto muy sensual que nos hace pensar en una relación amorosa, para sorprendernos al final con que se trata de una figura de porcelana que acaba desfigurada en manos del artista, una y otra vez. Esto parece algo enfermizo, esconde algo oscuro.
    Muy buen relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
  26. Un gran sentido de la sensualidad impregna todo este relato. Yo interpreto en él una relación fundamentada en el placer carnal y llevada al extremo, en la que una de las dos partes tiene un papel excesivamente dominante mientras que la otra se deja llevar entregada a una pasión casi enfermiza y no exenta de dolor.
    Fenomenal tu propuesta, Belén; marca de la casa, lo que es una garantía de calidad.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Llega, es sensualidad y debilidad.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!