Matriarcado

Dichosos los ojos. Ya me he enterado de que esperáis un niño. ¡Qué alegría! ¿Y cómo va todo?

Bueno, últimamente, no muy bien. Sufro molestias articulares y musculares, diarrea, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, retortijones, lumbalgia... Además, padezco de insomnio, porque...

Ya, ya, ¿y la madre? ¿Cómo lo lleva ella?
Escrito por Jesús Garabato Rodrúguez
Matriarcado | Patriarcado

64 comentarios :

  1. Jajajajaja. Brillante, Jesús. Con que fina ironía retratas esa parte masculina del quejarse por lo más mínimo. Ese giro final es magistral. Un pedazo de relato. Sí señor. Me ha venido a la cabeza lo que dice mi mujer cuando me quejo de algún resfriado y, bueno, se ríe de mis quejas. Ahí lo voy a dejar.
    Gran colofón del sábado.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este relato lo escribí cuando Lucía y Xurxo, dos grandes instrumentistas y compañeros de la Agrupación Musical Álbeniz, nos informaron, hace unos meses, de que esperaban un hijo. Adrián nació la vispera del día Reyes. Me alegra que te haya agradado su lectura. Gracias, Pablo.

      Eliminar
  2. Cada uno cuenta la feria según le va en ella, aunque en este caso el papel del marido y futuro padre siempre tendría que ser secundario, aunque sólo sea por evidentes motivos físicos.
    Ese hombre parece lo opuesto a la generosidad y el desprendimiento. Líbranos, Señor, de aquellos que piensan que el mundo gira exclusivamente alrededor de ellos mismos.
    Un relato que, desde la simpatía, motiva a pensar.
    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi desgracia, soy de los que se quejan excesivamente con cualquier minucia, aunque esta situación suela producirse porque tenemos quien nos escuche, para su desgracia. Esta claro que deberíamos recordar más a menudo todas las desgracias que siuceden en el mundo y puede que también a nuestros allegados. He tratado de mostrarlo con ironía y humor, si es que no son la misma cosa. Gracias, Ángel.

      Eliminar
  3. Muy bueno Jesús, y muy contento de volverte a leer por aquí.
    Hay hombres que somatizan más el embarazo que sus propias mujeres, o que tal vez por celos, se sienten enfermos para que se fijen también en ellos.Y menos mal que le ha parado sino aún está contándonos sus males.
    Buen relato, Jesús, me ha gustado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Javier. Me alegra que te haya gustado. Yo también estoy contento de haber retomado los comentarios, aunque normalmente sean muy sencillos si los comparamos con los que, generosamente, dejan algunos de los comentaristas más egregios. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja, muy bueno ese futuro padre hipocondríaco. Esperemos que el niño se parezca más a la madre. Un placer leerte.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que esa aparente hipocondría no lo sea y, el pobre hombre, realmente sufra todos esos males al pensar en lo que le espera. Gracias por leer y comentar, Rafa. Un saludo.

      Eliminar
  6. En tu relato me enfada ese "amigo" que en lugar de escuchar lo que verdaderamente importa pregunta por la madre, ¡ten amigos para esto!, jajaja! Se agradecen siempre las sonrisas. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una sonrisa para endulzar la forma, egoísta o no, de actuar de una persona, aparentemente, poco empática. Lástima que no conozcamos sus circunstancias relaes. Y del amigo, mejor no hablar, ¡menudo elemento! Gracias por leerme, Manuel. Saludos

      Eliminar
  7. El ego nos arrastra. A la mínima de cambio ya estamos poniéndonos en el lugar protagonista mediante el victimismo. Y es que claro, nos pongamos como nos pongamos, concebir no es lo nuestro; ahí los galones corresponden todos a ellas, como tiene que ser en estos casos.
    Tu personaje se pasaba siete pueblos y el amigo le ha frenado en seco. Nos dejas una sonrisa en los labios con esa forma particular tuya de engarzar buenas letras e ironía tan armónicamente.
    Me alegra leerte de nuevo, Jesús. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por dejarme tus amables palabras, Manuel. A muchos, desgraciadamente, les cuesta ponerse en la piel del otro, incluso en la del que deberían querer más. Un saludo.

      Eliminar
  8. Genial Jesús Jajaja Me ha encantado y me has sacado una buena carcajada. ¡Ains, estos hombres! Jajaja

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Pues algo he ganado. Reírse, casi siempre, está bien. Aunque, como en este caso, sea de algunos hombres que solo parecen pensar en ellos y no en los sufrimientos de sus mujeres. Muchas gracias, Raquel, por leer y comentar. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Jajajaja, muy bien traído, Jesús y muy cerca de más de un caso real.
    Me gustaría saber si en el momento del parto también va a tener contracciones.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por su bien esperemos que no. En ese caso ya estaría clamando al cielo, no solo a los que se interesan por él. Gracias, Malu, por leer y comentar. Saludos.

      Eliminar
  11. Jesús, tu microcuento es ligero e irónico, una buena combinación, a mi entender, y está sacado de la vida cotidiana, de lo que sucede todos los días y a mucha gente. Además, pones como telón de fondo una cuestión importante: la enorme fortaleza de las mujeres.
    En mi familia, por ejemplo, las mujeres les ganan por goleada a los hombres en casi todo, y los más grandes ejemplos para encarar la existencia me los han dado ellas. Lo cual no quiere decir que no haya mujeres a las que hay que echarlas de comer aparte, como suele decirse.
    No soy en absoluto partidario de dividir a los seres humanos en dos grupos: mujeres y hombres, blancos y negros, ateos y creyentes, de derechas y de izquierdas... Pues somos mucho más que eso y cada individuo es un mundo que, para comprenderlo un poco, necesitaría mucho tiempo de observación y reflexión, además de buenas dotes psicológicas.
    Por otro lado, ser un poco quejica, requerir algún mimo y algo de comprensión pues tampoco está tan mal. Y tampoco lo está reírse de uno mismo cuando se pilla en falta. Qué se le va a hacer si uno no es un semidiós o un titán, o cuando menos un héroe de película.
    Así que enhorabuena por ese microcuento con ese toque de humor, tan necesario siempre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconozco, en menor grado que el interfecto, que soy un poco como él: suelo quejarme por cualquier cosa, mientras otros que realmente están mal no dicen ni mu. De todas formas, esto -quejarse- es lo que vemos en el día a día sobre cualquier tema: política, futbol... Gracias, Enrique. Saludos.

      Eliminar
  12. Jesús, divertido relato. Jajaja cuanta razón tienes... hay padres que sienten los mismos síntomas que la madre, unas veces para no dejar de ser el centro de atención y otras porque de verdad lo sufren.
    Buen relato, amigo.
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
  13. Aunque no debemos generalizar, da la impresión de que lo que aguantan, en el buen sentido, las mujeres es difícil que lo consigan los hombres; no sé si por atavismo, instinto, genética, educación... Muchas gracias, Pilar. Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Jesús, has retratado a un futuro padre hipocondríaco. Sufre todos los síntomas adversos del embarazo. Esperemos que le vaya bien el parto o que no lo dejen entrar cuando la madre dé a luz, porque la deja sin personal sanitario.
    Me ha encantado la ironía del relato. Muy bueno. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, carmen, por leer y dejarme tu comentario. Saludos.

      Eliminar
  15. Jajajaja.
    ¡Muchas gracias por compartirlo! Qué alegría empezar el día con una sonrisa.
    Salut.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerme y comentar. Me alegra que te haya provocado una sonrisa. Saludos.

      Eliminar
  16. Dicen las madres que si los hombres pariéramos, se resolvería la explosión demográfica mundial de un plumazo.
    Has conseguido retratar el lado masculino de la queja con sorna y mucho arte. Un auténtico chiste engalanado de relato, cosa nada fácil.
    Enhorabuena, Jesús. Te ha quedado una crítica tan bien expuesta como divertida.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era esa mi pretensión, dar que pensar con un poco de ironía. Muchas gracias por tu lectura y comentario, Antonio. Saludos.

      Eliminar
  17. ¡Ja, ja, ja! Si es que, Jesús, nos quejamos de puro vicio. Noto, no obstante, cierto tono solidario (¿con ironía?) con ese duro padecimiento que supone traer al mundo a un hijo. O a una hija, que tanto monta. Algo que del todo punto es imposible en nuestro caso. Mejor que nos planteemos los padres, más nosotros que ellas, cómo contribuir a sobrellevar de manera conjunta las múltiples tareas que supone la crianza de un hijo común, una responsabilidad que sí es de dos.

    Simpático cincuenta el que nos dejas. ¡Enhorabuena! Nos seguimos leyendo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu lectura del texto y por dejarme el comentario. Lo que pretendo es, de forma irónica, destapar a los que se quejan o quejamos por nada en contraposición a los que sufren sin tanta alharaca pública. Un saludo, José Antonio.

      Eliminar
  18. Juaaaaaaajuaaaaaajuaaaaaaa. Buenísimo. Gracias, Jesús. Voy a tener risa para rato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que la lectura del texto te parezca graciosa, Fina. Gracias por comentar. Saludos.

      Eliminar
  19. A mí me despista un poco el título. ¿De verdad es solo una crítica a los pesonajes acaparadores de protagonismo? Como José Antonio, yo también percibo cierto tono solidario.
    Muy divertido, no obstante.
    Abrazos, Jesús.

    ResponderEliminar
  20. Es lo que dices, trato de que tenga varias lecturas, no solo la visible. En demasiadas ocasiones, por desgracia, fueron las propias madres las que dieron preponderancia al varón, al considerarlo, por la educación recibida o por atavismo, lo normal. Así nos va. Gracias, Patricia. Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Jajaja, muy bueno, me has hecho reír, Jesús. En mis tres «embarazos» engordé tanto como mi mujer, pero reconozco que el final me dolió menos... Eso sí, luego no conseguí recuperar la figura tan rápido como ella, ¿por qué será? Felicidades, me he divertido mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Fernando, por dejarme tu comentario. Si hay que sufrir, mejor que lo haga uno por los dos ¿no? Saludos.

      Eliminar
  22. Ay qué bueno Jesús!!! Me ha sacado unas risas, ese futuro padre tan empático con las molestias del embarazo de su esposa. Genial!!! Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmen. Quiero creer que la mayoría de la gente es capaz de ponerse en el lugar de los demás sin reclamar toda la atención para ellos. Un saludo.

      Eliminar
  23. ¡Ay, los hombres, qué hipocondríacos! Y es que algunos se angustian de verdad y acaban teniendo los mismos síntomas que sus parejas, no sé si por solidaridad o por un deseo de compartir el protagonismo.
    Yo me asistido a muchos partos, como pediatra, y he visto a algunos marearse y quedarse al límite del síncope. Nada más grotesco: la matrona, la enfermera y hasta la propia parturienta preocupadas por el futuro padre.
    Muy divertido tu micro, Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quise jugar con diferentes posibles visiones en el texto: el hombre hipocondríaco, el que solo piensa en si mismo, el que de verdad enferma pensando en lo que le espera, el que lo hace por simpatía... Muchas gracias por comentar, Asun.

      Eliminar
  24. Pues seguro que la madre está mucho mejor que el padre. Está buenísimo!!
    No estaría mal traspasar algunas de esas molestias de los embarazos, porque del parto... mejor no hablamos, porque moriríais en el intento.
    Muy divertido tu relato, Jesus. Besotes

    ResponderEliminar
  25. Gracias, Olga. Me satisface que te haya gustado. Y no se te ocurra plantear que los hombres tengan que parir, porque, en ese caso , me da que pocos nacimientos iban a producirse. Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Con los datos mínimos que poseemos la patología es ambigua. Puede tratarse de un egoísta desmedido, o tal vez tenga un embarazo emocional, o simplemente miedo a la aventura de ser padre. Muy buen relato de hipocondría literaria. Un abrazo, Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Salvador, por comentar. Precisamente,tiñéndolo de ironía, pretendí jugar con la ambigüedad a la hora de interpretarlo. Un saludo.

      Eliminar
  27. Me ha gustado mucho Jesús. Y lo mejor es que lo ha escrito un hombre. Gracias por valorar a la mujer en su ardua tarea de procrear.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tan ardua. Si fuera cosa nuestra, seguramente, el mundo sería muy diferente. Muchas gracias por leer y comentar. Ana Belén. Saludos.

      Eliminar
  28. Pobre hombre, con lo empático que se muestra con el estado de su mujer... Esperemos que siga tan "maternal" cuando llegue la criatura y colabore a tope en todo lo que pueda. Muy divertido, Jesús. Saludos.

    ResponderEliminar
  29. Habrá que esperar a ese nacimiento para descubrirlo. Me alegra que te haya parecido divertido, Juana. Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Jesús, has tenido una genial idea en participar en Cincuenta Palabras con este micro. Yo ya había soltado unas cuantas risas, cuando me lo leíste, cuando ibas a enviárselo a Lucía y Xurxo..., y, ahora, vuelvo a disfrutar de tus buenas letras, aquí. Muchas felicidades.
    Besos. AA.

    ResponderEliminar
  31. Gracias por leer, reir y comentar, María José. Besos.

    ResponderEliminar
  32. Muy bueno, Jesús. Ahora que, ya se puede dejar de tonterías cuando la criatura nazca, porque del insomnio, entre otras cosas, no se va a librar. :) Felicidades por el micro y un beso.

    ResponderEliminar
  33. Si solo fuera el insomnio... Hablo de oídas, claro. Gracias, Matri, por comentar. Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Ya se sabe de la identificación con la embarazada, jaja, mimetismo y matriarcado total... Muy bueno, Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manoli, por leer y comentarme. Saludos.

      Eliminar
  35. Los padres también padecen... dolores de embarazo.
    Me ha llamado la atención. el énfasis de la narración. .
    Espero que la "hora", haya sido cortita. como diría mi abuelita.
    Suerte y un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leerme y dejar tu comentario, María Jesús. Saludos.

      Eliminar
  36. M. Belén Mateos20/2/17 19:50

    Y es que algunos hombres si no son protagonistas de cualquier acontecimiento no se quedan tranquilos, jajajajjaj… Ironía de la fina y acertada.
    A veces la empatía la llevan demasiado lejos.
    Genial Jesús.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer y por dejarme tus amables apreciaciones, Belén. Saludos.

      Eliminar
  37. Es lo que tiene el antropocentrismo supino.
    Saludos, Jesús.

    ResponderEliminar
  38. Y tan supino. Gracias, Carles. Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Muy divertido, Jesús, y lo cierto es que es una situación bastante frecuente. Tengo un amigo que, aunque en broma, suele decir que se conserva muy bien para haber tenido tres hijos. Hombre, algo desgasta siempre la paternidad...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Enrique. Trataba de que, mediante un remedo de "chiste", pudieramos pensar sobre algunos tópicos del hombre y las mujeres. Saludos.

      Eliminar
  40. Ja,ja,ja, los padres no son de piedra.

    ResponderEliminar
  41. Pobrecillos, tanto se meten, algunos, en el papel que hasta sufren más que la que, por naturaleza, tiene ese cometido. Muchas gracias por comentar, Maite. Un saludo.

    ResponderEliminar
  42. Vaya por Dios, ahora resulta que el que tiene que ayudar a la mujer padece todos los males... Si es que se quejan enseguida!!!
    Cuando el niño esté fuera ya podrá sufrir con motivo muchos de los males y que descanse la madre, que se lo ha ganado.
    Muy ocurrente Jesús.
    Un abrazo.
    Carme.

    ResponderEliminar
  43. Muchas gracias, M. Carme. Me alegra que te haya parecido ocurrente, pero, por desgracia, alguno habrá por ahí que actúe de esa forma, creyéndose el importante. Un saludo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!