Avísame cuando llegues

¡Riiing! ¡Riiing! 

«Mamá ya he llegado. Estoy bien. No te preocupes», saltó el buzón.

«Bien», pensé, y volví a dormirme enseguida.

¡Riiing!

—Dime, cielo.
—¿Señora García? Soy de la policía. Su hija... ha sufrido un accidente de coche.
—No puede ser... Ella acaba...
—Lo siento mucho, murió en el acto.
Escrito por Raquel Tevas Cisneros

45 comentarios :

  1. Dos ingredientes letales: un mensaje para el buzón de voz que lleva a un equívoco y una madre que no sabe mucho de móviles.
    Triste micro.
    Saludos, Raquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre le quedará un MSN del más allá.
      En algún borrador quedaba más claro que la hora de la llamada era incompatible con que su hija siguiera con vida... Pero al final sólo pueden ser 50 palabras.
      Un abrazo Plácido

      Eliminar
    2. Ese es el detalle... La hora de la llamada es definitiva para unir la interpretación. Así queda en el aire y plantea un doble misterio.
      Fabuloso... Enhorabuena.

      Eliminar
  2. Su madre, como todas las madres, se preocupa de su hija y le dice que la llame cuando llegue, para no preocuparse; la carretera es peligrosa. Y la hija, obediente, llama a su madre para tranquilizarla, para decirle que está bien, que ya ha llegado... al Cielo.
    Un relato estupendo, Raquel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Luis, tal cual. Gracias por tu comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Ojalá existiera la posibilidad de hablar con los que se marchan para no volver.
    Un abrazo, Raquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una hija obediente y quería que su madre no se se preocupara.
      Un abrazo Asun

      Eliminar
  4. A partes iguales, Tevas, diría yo, tierno y desgarrador. El dime cielo de esa madre une dos dimensiones de un relato soberbio que navega entra la dura realidad de los acontecimientos y el realismo mágico de los milagros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabía yo sr Bocanegra que usted sea fijaría en ese detalle. Me ha hecho mucha gracia que me llame por mi apellido, me ha sacado sepa usted una sonrisa. Deberíamos empezar a tutearnos, pero insisto, me encanta como suena su apellido tiene musicalidad jeje
      Un abrazo y gracias por su comentario.

      Eliminar
  5. Esa llamada por un lado inquieta, aunque por otro, también tranquiliza. Tener la constancia de que todo no termina aquí, y que quien más queremos está bien, allá donde se encuentre, elimina incertidumbres y miedos. Ojalá fuera así.
    Un planteamiento y un desarrollo muy originales, Raquel
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Angel. Si tuviera que elegir preferiría que fuese más INQUIETANTE. Creo que eso es una de las mejores sensaciones que puede dejar un microrrelato.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Raquel, ese aviso desde el más allá, como diciendo que ha llegado a su destino final. Y esa madre que nos muestras con dos imágenes totalmente distintas, una de tranquilidad y otra de dolor desgarrador.
    Raquel, muy buen relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a ti Javier por tus palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Interpreto que la hija hizo la llamada aún manejando y ante el descuido que eso significa, la consecuencia del desenlace.

    Es como una llamada de atención para quienes utilizan el móvil mientras manejan.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No Yoli, mi idea es que la llamada la hace desde el más allá, como le prometió a su madre que la llamaría cuando llegará a casa. Y ahora ese sitio es su nuevo hogar y se comunica con su madre para decirla que allí está bien.
      Aunque cada persona es libre de interpretar cada relato, esa es la grandeza de la lectura.
      Un saludo y gracias por comentar

      Eliminar
  9. Lo bueno es que llego bien, entonces no se fue al infierno (a menos que fuera heavy metalera, jaja).
    Muy buen relato Raquel, de misterio, como lo que me gustan.
    Un abrazo y un beso enorrrrme.

    ResponderEliminar
  10. Obediente hasta la muerte. No sé qué tarifa ni que compañía trabaja en el espacio más acá-más allá, pero espero que sea más benevolente que las que sufrimos aquí en nuestro país ;-)
    Me gustó tu propuesta. Muy original.
    Un beso, Raquel.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Misterios de la telefonía ja ja Sólo espero que la llamada no venga a cobro revertido.
      Gracias Pablo.
      Besitos.
      Eliminar

      Eliminar
  11. Me ha impresionado tu relato, Raquel, por el tema tratado y de cómo lo planteas. La muerte y sus misterios... Gran relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Yo había interpretado tu micro de forma mucho más llana. Vi de un lado la preocupación de la madre, de todas las madres, y del otro a la hija, abrumada por los continuos cuidados, que ella puede considerar una forma de control, por lo que deja en el contestador un mensaje tranquilizador que le permite regresar a casa cuando desee.
    Pero lo que tu planteas es algo mucho más interesante… e Inquietante.
    Muy bueno, Raquel.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No está nada mal tu planteamiento Georges. Tiene también su punto.
      Un saludo.

      Eliminar
  13. Permíteme otro punto de vista. Inquietante, sí, pero porque el Más Allá demuestra más sensibilidad que las fuerzas vivas. No es lo mismo llamar para confirmar que estás bien que llamar para dar una noticia como esa de forma tan impersonal. Y me temo que es lo que hacen.
    Muy bueno, Raquel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patricia. Y enhorabuena por tu relato de Marzo.
      Besos.

      Eliminar
  14. Antes de leer los comentarios y tus respuestas yo veía esa primera llamada como un sueño o un recuerdo durante el duermevela de una madre preocupada mientras su hija no regresa. Me ha gustado, Raquel. Saludos y suerte.

    ResponderEliminar
  15. Interpreto que ha sido el fantasma de su hija, quien hace la llamada a la madre, desde allá donde se encuentre, después del accidente.
    El comentario del policía lo confirma.
    Suerte, Raquel, un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro besito para ti Maria Jesús.
      😀😜

      Eliminar
  16. Raquel, al principio pensé que la hija llamaba desde el coche y como consecuencia, sufría el accidente.
    Al acabar de leer el relato, me doy cuenta de que llama desde el más allá.
    Es un relato duro y triste, Raquel, pero contado de forma (aparentemente) sencilla, sincera y tranquila que nos lleva al desenlace final, sin esperarlo, para que surta más impacto en el lector.
    Enhorabuena, Raquel, muy buena propuesta.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Muchas gracias Malu. Podría ser cualquiera de las dos lecturas.
      Un abrazo

      Eliminar
  17. Inquietante tu cincuenta por esa llamada procedente del más allá. Pero es que esa hija quiso ser obediente, una buena hija hasta el final, y no dejar que su madre se preocupara. Cierto que llegó y todo parece que llegó bien...
    Muy buena historia, Raquel. Mi enhorabuena y nos seguimos leyendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos seguimos leyendo, por supuesto.
      Un beso J. A. Barrionuevo.

      Eliminar
  18. Esta hija obediente cumple con lo prometido y hace la llamada desde el más allá. Pero ni el lector ni la madre lo averiguan hasta la llamada policial.
    Inquietante relato muy bien llevado, Raquel. Besos.

    ResponderEliminar
  19. Una hija muy obediente que no se olvidó de llamar a su madre. Realmente había llegado, aunque fuera al "más allá".
    Siendo madre, no quisiera jamás verme en esa situación, pero como que tranquiliza saber que está bien... No sé, es una situación rara.
    Me ha gustado mucho,Raquel. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Olga. Lo que más me gusta es que haya quedado registrado en el buzón. Es como una prueba de que existe algo más... Sólo que ahora al escucharlo te cagas del miedo.
      Un abrazo bonita

      Eliminar
  20. Raquel, has conseguido impactarme con este relato de una forma bárbara. Recuerdo cuando era niño que me conmocionaba al ver los anuncios tan explícitos de la DGT con sus campañas de prevención de accidentes y soñaba con ello. Tu micro deja unas escenas aterradoras no contadas en el inconsciente y eso no es fácil de conseguir, tu micro también contiene una gran cantidad de información subliminal. Ya no quiero ni pensar en la reacción posterior de la madre a la llamada porque se me pondrían los pelos de punta. Introducir la llamada desde el más allá de la hija diciendo que ha llegado bien, lejos de serenarme, me acongoja aún más. Desgraciadamente, es un micro muy real y creo que, mensajes como el tuyo consiguen sensibilizar del peligro del coche y tomarse las carreteras como algo serio. No se trata de ir con miedo pero sí de valorar el mero hecho de haber llegado a tu destino sano y salvo. Gracias porque tu 50 no me pasa desapercibido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como me encanta leer tu comentario. Gracias Enrique.
      Besos.

      Eliminar
  21. Dos lecturas, dos interpretaciones a cual más impactante. Con tu habitual forma de hacer visual lo que narras, nos das a elegir entre un desolador final que desgarra o uno estremecedor que da esperanza. Yo, particularmente, me quedo con los dos.
    Enhorabuena Raquel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio. Nos seguimos leyendo.

      Un saludo.

      Eliminar
  22. Tremendo, Raquel. Impacta tanto por lo que cuenta como por el modo en que lo hace.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!