De profesión: periodista

Amanece en Madrid y Ángel apaga el ordenador. Atrás queda otra larga noche recopilando y resumiendo noticias. Sobre su mesa deja un bostezo y un flamante dosier de prensa, listo para ser entregado.

Anochece en Madrid y una musa susurra cincuenta palabras. Ángel las recoge cariñosamente y empieza a escribir...
Escrito por Carles Quílez - Web
Pastor | Astronauta | Verdugo | Futbolista | Periodista

34 comentarios :

  1. ¿Esta maravilla está dedicada a quien creo? Me dejas sin palabras y supongo que a Ángel, también. Y debe ser difícil con la fluidez que demuestra al escribirlas. Tu también demuestras muchas cosas escribiendo esta maravilla. Enhorabuena y suerte, Carles. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Me encanta este maravilloso homenaje a un gran escritor pero, lo más importante, a una persona dotada de enorme generosidad, nuestro Ángel Saiz. Se lo merece y, como dice Jesús, este reconocimiento a un compañero y amigo, te hace grande a ti, también, Carles. ¡Un orgullo que haya personas tan auténticas como vosotros, en este mundo de la literatura!
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Oh, qué bonito homenaje a nuestro Ángel de la guarda, que vela nuestros sueños! Y además le has reflejado con trazo certero. Sí, tiene que ser nuestro Ángel. Estupendo, Carles.

    ResponderEliminar
  4. He subido al tejado de mi casa. Sopla el cierzo, mejor. He gritado tu relato, Carles, y las palabras han volado juntas, formando una inmensa A en el cielo. Han iniciado un viaje que no terminará hasta que no hayan dejado su mensaje en cada rincón de este planeta: que Ángel Saiz es grande, como su humildad, su maestría escribiendo y la fuerza crujidora con la que sabe dar unos abrazos que vuelven del revés y multiplican las ganas de vivir.
    Aplausos, Carles. ¡Qué bonito!!!!

    ResponderEliminar
  5. Carles, un relato precioso y bellísimo, dedicado a una persona que merecía un 50 palabras y más, pero tu relato vale más, se ve escrito con un cariño enorme y una admiración por una gran persona. Escrito desde el corazón y con el alma, gran relato Carles. pero además con tus palabras has dejado imágenes bellísimas, ese bostezo sobre la mesa, esa musa que susurra cincuenta palabras.
    Carles, a ti también te ha visitado la musa y te ha susurrado un cincuenta palabras extraordinario, tanto por lo que dices , como, por como lo dices.
    Me ha gustado mucho, Carles.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué gran relato y a qué gran persona dedicado!Permíteme que añada algo: lo mejor, con diferencia, que se puede encontrar en Moncloa. ¡Hala, ya lo he dicho!

    ResponderEliminar
  7. Magnífico relato a un magnífico vecino de nuestra comunidad. ¡Qué grande eres, Carles!

    Un abrazo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
  8. Maravilloso, Carles. Un relato homenaje al Angel que vela los sueños de cierta tripulación. Muy grandes los dos: protagonista y escritor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. M. Belén Mateos18/4/17 20:17

    Que maravilla leerte y además saber quien el protagonista de tu 50 Carles.
    Generosos ambos y encantadores.
    Un micro escrito con mucha maestría y cariño.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  10. Precioso micro y precioso homenaje a una de las insignes plumas de cincuenta. Aunque no tengo el gusto de conocer personalmente a Ángel, puedo suponer la magia que irradia su persona, tanto por la elegancia y serenidad de sus comentarios, por lo que leo sobre el continuamente en cincuenta y, también, por sus relatos, que dejan traspasar una humanidad grande y sencilla, de las que dejan huella.
    Así que me parece que has estado doblemente acertado. Por la forma y por el contenido.
    Saludos, Carles.

    ResponderEliminar
  11. Carles, ¡qué bonito! Es una maravilla de relato. Un precioso homenaje a nuestro Ángel particular.
    Un relato así solo puede escribirlo alguien muy grande, como lo eres tú y dedicarlo a otro grande, como lo es Ángel.
    Enhorabuena y gracias por retratar así de bien a un cincuentista tan querido por todos.
    Un beso grande.
    Malu.

    ResponderEliminar
  12. Ay, Carles. Ya sabes que soy más bien moreno, pero aunque parezca difícil me he quedado en blanco. Créeme si te digo que empiezo a escribir este comentario con un escalofrío en la espalda y un asomo acuoso en los ojos. Hoy, que no había podido meterme hasta ahora por aquí, lo que menos esperaba eran estas palabras de alguien que las maneja como nadie, a quien nunca le agradeceré bastante tanta generosidad. Voy a conservar con todo el cariño este relato para leerlo en los momentos bajos, que a veces no son pocos. Me ayudará a no tirar la toalla, a no ceder a la tentación de bajar la guardia, a agradecer a las letras haber podido conocer a personas como tú. No me creo merecedor de homenajes, soy sincero si digo que sólo me siento como alguien inquieto que no deja de caminar a la vez que intenta aprender, pero tengo que reconocer que quizá hay algo que sí sé hacer razonablemente bien: valorar la humanidad de las personas, algo que tú tienes a raudales
    Mil gracias de todo corazón, Carles.
    Gracias a todos por vuestros comentarios. Esos también me los guardo

    ResponderEliminar
  13. Jo, qué bonito relato y qué emotivo homenaje a una gran persona, magnífico escritor y estoy seguro que gran peridista que en todas sus facetas enarbola la bandera de la humildad y la humanidad.
    Cuánto me alegro de conocer al autor del relato y al homenajeado. De ambos he aprendido mucho y espero seguir contando con vuestra amistad.
    Un fuerte abrazo a ambos.

    ResponderEliminar
  14. Hermoso micro en el que transmites tu aprecio por Ángel, sentimiento que comparto aunque no tenga la suerte de conocerlo tan bien como tú.
    Todo el micro es impecable, la frase final estupenda.
    Un abrazo. Carles.

    ResponderEliminar
  15. Un buen contrapunto, amable y sincero. Me ha gustado la llaneza con la que se describen dos situaciones maniqueas.
    Gracias por compartirlo, Carles.
    Salut.

    ResponderEliminar
  16. Cuánta historia en cincuenta palabras.
    Me encantó el relato. Un abrazo a su insigne autor y a nuestro Ángel.

    ResponderEliminar
  17. ¡Vaya cincuenta tan bonico y con dedicatoria incluida!
    Ángel, seguro que se ha ruborizado y todo.
    Qué bien lo has contado. Yo también me lo imagino así, entre "recorte de noticias y las musas que jamás lo abandonan.
    Besicos., Carles

    ResponderEliminar
  18. Carles, qué sentido y hermoso homenaje a nuestro querido cincuentista. Ángel siempre lleva consigo unas cuantas musas que lo miman para que él nos regale sus letras. Y tú no te quedas atrás. Es un micro que desborda talento y humanidad. Enhorabuena a los dos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Carles, no podías haber elegido mejor persona para representar a esta profesión tan poco valorada, a veces.
    Precioso homenaje, totalmente merecido, y que de forma tan excelente nos has regalado con tus 50 palabras.
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
  20. Qué gesto y qué cincuenta palabras tan bonitas...

    ResponderEliminar
  21. Que yo sepa, y como no he leído, ni mucho menos, todos los miles de microcuentos que hay en Cincuenta palabras no puedo saberlo, has escrito un microcuento dedicado a un compañero de esta página -a uno de los grandes, no sólo por cómo escribe, sino por su humanidad, por su generosidad a la hora de comentar los microcuentos de los demás y por sus palabras que encierran una sabiduría discreta pero de muchos quilates-, como antes lo hizo Jean con otra gran figura de estos mares cibernéticos, o sea, doña Patricia Richmond. Y aventuré entonces que quizá ese fuera un nuevo tipo de microcuento: el de homenaje entre compañeros.
    Sea como fuere, eso demuestra la peculiaridad de esta página, pues lo normal, en el mundo de las letras, hasta donde sé por mis lecturas, es que los escritores estén a la greña, que se dividan en capillitas, y que se lances dardos envenenados desde todos los medios; lo cual, desde mi supina ignorancia y pequeñez, considero que es de una soberbia extrema, ya que la excelencia sólo les está reservada a unos pocos –y eso tampoco justificaría la engreimiento, al revés, pienso yo-, y el resto, por más que se encumbren a sí mismos no dejan de ser clase de tropa, o como mucho sargentos.
    Así que dentro de la gama de historias dedicadas a las profesiones que nos vas dejando, creo que no has podido escoger mejor el personaje para el periodista, y, desde luego, uno se imagina al buen Ángel como un ángel bueno, tanto en su mundo laboral como en su mundo de fantasía, haciéndolo todo de forma concienzuda y con responsabilidad, aparte de con mucha bonhomía.
    Muchas gracias, Carles, por este microcuento que le devuelve a uno la fe en el ser humano, y un abrazo para ambos: autor y personaje.

    ResponderEliminar
  22. Dos únicos párrafos contrapuestos con un impecable estilo: en el primero, amanece; en el segundo, anochece. Pero además, en aquel, se describe una actividad profesional (la del título) y, en cambio, en este, en el segundo, una pasión: la de escribir, en concreto, relatos de cincuenta palabras.
    Desde la primera línea de lectura, cuando se nos descubre el nombre de «Ángel», todos los que buceamos con más o menos asiduidad por este mar cincuentista sabemos, sin error alguno, a quién se refiere el autor de este cincuenta que se transforma, por su obra y arte, en un hermoso homenaje a alguien que conocemos por sus letras (yo no tengo el placer de conocerlo personalmente, pero algún día será posible), en sus historias o en sus comentarios, que nos sirven a su vez para saber que alberga una gran humanidad en su corazón.
    Carles, el cincuentista de esta magnífica serie dedicada a las profesiones más dispares (que no por ello extrañas), lo único que hace es describir, y muy bien, lo que él ve y conoce. Y este es su gran mérito.
    Enhorabuena, amigo Carles, por este sentido homenaje personal y que, leyendo todos los comentarios que has generado, podríamos decir que compartimos todos y cada uno de los miembros de esta enorme familia, unidos por tan solo cincuenta palabras, las cuales se han manifestado que son un vínculo más resistente que la más resistente de las cadenas (y seguimos libres, lo cual es aún más mérito si cabe). No hace falta que te diga que nos seguiremos leyendo y seguro que ambos seguiremos, también, disfrutando de las lecturas que nos ofrezca ese Ángel al que has rendido este precioso regalo literario.
    Un fuerte abrazo a ambos y, porque toca aquí, muy especialmente a ti.

    ResponderEliminar
  23. Ängel se merece este homenaje que le has hecho, Carles
    Además de ser un escritor de primera, siempre de guardia con sus comentarios certeros, buscando lo mejor del relato, y observaciones, que a veces se escapan al propio autor, dejando una enseñanza importante.
    Una vez le sugerí que sería una buena idea ver reunidos todos estos análisis en una antología.
    Excelente idea, Sr. Quilez
    Saludos virtuales.

    ResponderEliminar
  24. Jesús, María José, Javier, Rafa, Pablo, Belén, Patricia, Asún, María Belén, Manuel, Malu, Isidro, Georges, Dipandra, Lu, Maricarmen, Carmen, Maite, Pilar, Galilea, Enrique, José Antonio y María Jesús, permitidme, por favor, que esta ocasión, haga una respuesta colectiva a vuestros comentarios, porque, en realidad (y más allá de las flores que me lanzáis, y que me las guardo en ese rinconcito especial del corazón), todos coincidís en celebrar el homenaje que el relato contiene a nuestro querido Ángel, y os unís a él, mostrando vuestro afecto -permíteme la familiaridad, Ángel-, por el personaje.
    Y desde este punto de vista, y para no quitarle su merecido protagonismo en esta historia (y ya no me refiero a la que cuenta el relato, sino a la que vosotros habéis, a vuestra vez, creado con vuestras palabras y gestos), que doy un pasito al lado para que el foco de vuestro cariño permanezca sobre él.
    Y en cuanto a ti, Ángel, sólo te diré que no tenía planeado escribir el relato sobre ti, simplemente, un día, sentí que debía hacerlo y las palabras casi, casi, que salieron solas (serán tus musas o tu persona). Un abrazo grande, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carles, nunca pensé que nadie se molestaría, con unas certeras y hermosas pinceladas, en hacer de mí, que no me considero especial, el personaje de un texto, ni que después me iba a sentir tan querido, que es lo máximo a lo que puede aspirar una persona; frente a ello, cualquier otra cuestión palidece.
      A veces lo que se improvisa es lo que mejor resulta, quién sabe el motivo.
      Cuentas con mi eterno agradecimiento, pues mi respeto y admiración ya los tenías desde que te conozco. Sólo espero saber encontrar alguna vez la oportunidad para poder corresponderte como tú mereces.
      Un abrazo enorme, amigo

      Eliminar
  25. Anónimo21/4/17 5:29

    Menudo guiño al compi. Eso si que es un amigo. No me extraña que Ángel te diga esas hermosas palabras. Te las mereces. Ah, yo aunque no realizo compendios de noticias sino que las edito y publico en la web de mi empresa me siento unida a Ángel por la labor de periodista y por el turno de noche que nos hace ser un poco extraños ante los demás por ir en dirección contraria y a contramano. Un abrazo a ambos, Gloria

    ResponderEliminar
  26. Bonito homenaje a nuestro Alex. Además el principio tiene ese romanticismo por la profesión. Me gusta.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  27. Bravo Carles, que genial homenaje a uno de los grandes de 50 palabras. ha quedado de lujo, ya que Ángel ha quedado como la representación o alegoría del periodismo, plasmando su amor y buen oficio por las 50 palabras. Muy bello el relato, y muy merecido además, si que si.
    Felicitaciones a Carles y a Ángel que ha de sentirse en las nubes en estos momentos.

    ResponderEliminar
  28. ¿Sería posible soportar una vida sin la otra? ¿Aguantaría el periodista los aburridos dosieres de prensa si no supiera que más tarde podría encontrarse con su musa?
    Un buen micro. Saludos, Carles

    ResponderEliminar
  29. ¡Magnífico, mi apreciado Noting-Carles! Lo que más me gustó de Cincuenta cuando aterricé por aquí fue, además de la calidad literaria, la calidad y generosidad de su gente. Es imposible no quereros. Un besazo para ti y otro para tu protagonista.

    ResponderEliminar
  30. Dos grandes juntos por las letras y la generosidad, ¡me encanta! Dos fuertes abrazos.

    ResponderEliminar
  31. Precioso homenaje que dice mucho de vosotros dos, chicos.
    Un abrazo a cada uno.

    ResponderEliminar
  32. Un escritor convirtiendo en personaje a un escritor. Un personaje homenajeado por un gran escritor. Un escritor engalanando palabras que son oficio y vocación del personaje.
    Una maravilla que trasciende lo escrito. Esto es lo que pasa cuando un talento obsequia a otro.
    Felicidades, Carles por tu enorme serie. Has conjugado una gran ejecución y la mejor elección para arropar a esa profesión.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!