Así nací yo

Empezó como duelo de magia: humo, ratones y dragones. El cuento dice que Merlín ganó la partida, lo que no se dice es que ella se dejó vencer. ¿Cómo convertirse en fuego, toxina o un simple antiséptico y matar a su amado enemigo? No estaría yo contando este romántico relato.
Escrito por Geyna López - Twitter

18 comentarios :

  1. Enigmático y retador se muestra el personaje que nos hace suponer una posible descendencia entre Merlín y Morgana. Como no soy docto en la materia, prefiero callar y esperar nuevos comentarios. Pero esta es la luz que se abre para mí. En cuanto al relato, saltan chispas en torno a ese oximorón amado enemigo e interpone nuevas interpretaciones para una relación de leyenda.
    Saludos, Geyna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel, que alegría que me leas. Me gusta tu forma de decir "amado enemigo". Un saludo muy grande.

      Eliminar
  2. En ese duelo entre bruja y mago ella perdió la primera batalla, pero según tu original versión, ganó la guerra y de qué manera. Simuló haber sido derrotada para aplicar otras armas no menos poderosas, un hechizo verdadero, contra el que ni siquiera el sabio mago tenía defensa. Tu narrador sería la prueba viviente de ello.
    Muy original, Geyna.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y seguro que Merlín le siguió la corriente, mi narrador es la prueba que "En la guerra y en el amor todo se vale". Gracias Ángel. Me alegra que comentes siempre tan acertado. Besos.

      Eliminar
  3. En realidad la magia es simulación. Ella supo llevarla a cabo y sorprendió al mago... amado enemigo.
    Al parecer, de aquello surgió alguien para contarlo.
    Pues me ha gustado mucho la originalidad de tu micro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco mucho Galilea. ¿Quién lo habría dicho que terminarían juntos? Al menos, en mi final alterno. Un saludo y un beso. De nuevo gracias.

      Eliminar
  4. Cuántas preguntas me suscita tu relato, Geyna. ¿No mató Merlín a Morgana? ¿Por qué no se volvió a saber de ella? ¿Quién eres? ¿Tiene algo que ver Excalibur? ¿Lloverá para la feria del libro?
    En cualquier caso, un relato mágico, sin duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una a una mi Patricia. Y casualmente te respondo en el Excalibur, pero creo que esas preguntas no podría respondertelas yo que soy una simple mortal. Lo único ue te puedo decir es que quise un final alterno. ¿Y quién soy? ¡Tu admiradora señorita Richmond! Me alegra que me leas. Un saludo muy grande y muchos besos.

      Eliminar
  5. Geyna,a veces vale la pena perder una batalla si sirve para ganar la guerra, y ella se salió con la suya.
    Buen micro.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues con ese tipo de armas pienso que hasta yo me dejo derrotar por un mago. Muchas gracias Pilar. Te mando muchísimos besos y un gran abrazo como si estuviera ahí.

      Eliminar
  6. Basado en mitos existentes, has logrado una historia propia y dinámica.
    Todo un logro, Gina.
    Te deseo la mejor de las suertes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Valla! No lo había visto de esa forma. Aún recuerdo la voz de Merlín diciéndole "Madame" a Morgana. Me ha gustado tu respuesta y mucho, así que te agradezco tus palabras. Un beso y abrazo muy muy grande.

      Eliminar
  7. Una versión muy original del mito. Un narrador nacido de Merlín y Morgana, Merlín como amado enemigo, rivalidad y amor...
    Buen relato, Gina. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen, mi narrador es prueba que en el corazón no se manda y que hasta los grandes magos dejan de utilizar la magia cuando se trata de amar. Besos muy grandes.

      Eliminar
  8. Una paradoja: ¿la bruja ganó o se dejó ganar? Ganó una hija muy ingeniosa.
    Saludos, Geyna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que buenísima pregunta! Hasta para título. Una duda que ahora tendre también yo. Muchas gracias por tus palabras, me has dejado una sonrisa al dejarme pensar jejejeje...muchos saludos mi Plácido.

      Eliminar
  9. Interesante y simpática historia de amor esta que has rescatado de la leyenda. Tu narradora sin duda debe de haber heredado todo un arsenal de prestaciones sobrenaturales. Escribir al menos lo hace de maravilla, jaja.
    Enhorabuena, Geyna, y gracias por esa magia blanca que nos traes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Un relato con mucha magia y también algo de amor, donde hay una heredera que tiene mucho que contar. No sé por qué me da que esto podría ser el inicio de muchísimos capítulos más.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!