El secreto del viento

El viento levantó el sombrero del poeta sentado en el parque. Con él volaron sus versos, que fueron posándose en la anciana solitaria entre los pájaros, en el enamorado indeciso, en el hombre abatido por el peso de la vida y en el soldado que desobedeció la orden de disparar.
Escrito por Carmen Cano - Twitter

47 comentarios :

  1. Me ha encantado la imagen que nos presentas en el relato. Por lo que me toca. Escribí un poema titulado El hombre con sombrero, que luego, acabó dándole nombre al libro que lo contiene. Así, que subjetiva y objetivamente, estoy en tu relato. Tus palabras siempre traen cosidas a la historia que desarrollan un toque de sensibilidad característica, que se aprecia en la delicadeza con las que tejen el cuerpo del relato. Como si lo acariciaran. Ese sombrero vuela como una mariposa recién salida de la crisálida. Como una bendición para los desposeídos. Como vuelan los versos cuando salen de tus manos.
    Muy bello, Carmen. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel, me alegro muchísimo de haber coincidido contigo en la imagen del sombrero. Estoy segura de que habrás extraído de él todas sus ala poética. ¿Es un poemario tu libro? Ya estoy deseando leerlo, porque tus letras sí tienen un sello característico que admiro. Los buenos poetas son capaces de aliviar el sufrimiento humano. Algo así he intentado decir con este micro.
      Gracias por tus hermosas palabras y por tu generosidad. Besos.

      Eliminar
  2. Carmen, precioso y poético relato. Ojalá ese viento cargado de poesía se transforme en un huracán y borré todo aquello que sobra en este mundo.
    Las últimas palabras: "el soldado que desobedeció la orden de disparar" son preciosas y llenas de un gran mensaje.
    Me encanta el título, nos llevas a querer descubrir cual es ese secreto.
    Carmen, por suerte para mí, no tengo que esperar a descubrir ese secreto, ya que hace tiempo que encontré tus letras llenas de poesía y disfruto de ellas cada día.
    Un relato bellísimo que me ha encantado y que merece que el viento lo lleve a lo más alto este mes.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Ojalá un huracán extienda la poesía por el mundo y sirva de bálsamo para quienes más sufren, para quienes -con toda probabilidad- no tendrán ocasión de leerla. Imagino que la mayor aspiración de un poeta es que la fuerza de sus versos contribuya a eliminar la violencia. Al menos, Blas de Otero pedía en los suyos la paz y la palabra.
      Javier, he de agradecerte que estés siempre ahí dándome aliento con tus palabras. Para mí es un honor compartir a diario amistad y letras.
      Nos vemos pronto. Muchos besos.

      Eliminar
  3. Carmen, precioso relato lleno de poesía. Los versos del poeta llevados por el viento, pueden acompañar la soledad de la anciana, dar confianza al enamorado indeciso, mostrar nuevos motivos para vivir al hombre abatido y abrazar al soldado que optó por la Paz. Una vez mostramos públicamente nuestras letras, pasar a formar parte de la vida de quién las lee, pudiendo obtener de ellas lo que necesita. Es maravilloso el poder de las palabras.
    Lo has escrito de forma tan bella y sutil, que parece que puedo ver volar esos versos, mientras cambian los rostros de los que los reciben.
    Enhorabuena, amiga, es precioso el relato.
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, has ido desgranando de manera minuciosa todas las escenas del relato, descubriendo en cada una el secreto que el viento transporta. La transformación de los personajes se debe a ese poder mágico de la palabra, que halla en la poesía su más alta expresión.
      Me alegro de que te haya gustado este sombrero, porque también tú sabes llenar el tuyo de versos. Y te agradezco, tal y como le he dicho a Javier, la oportunidad de compartir a diario amistad y letras.
      Qué poco falta para que los besos que te envío se hagan realidad.

      Eliminar
  4. No sé el motivo, pues desconozco si trataron de esos temas en sus versos, pero, tras leer tu maravilloso texto, visualizo a un poeta idealizado,mezcla de Pessoa y de Antonio Machado. Ya ves. Me ha gustado mucho Suerte, Carmen. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pessoa y Machado, excelentes poetas para paliar la soledad de la anciana y el peso de la vida. Si pudiéramos recetar poemas para los distintos males que afligen al ser humano, al enamorado le aconsejaría a Neruda o a Benedetti y al soldado, a Miguel Hernández, Otero o Galeano -esto a bote pronto y sin salir del ámbito de lo hispánico-. Son muchos más, desde luego. Y a todos ellos he querido rendir homenaje con este poeta sentado en un parque.
      Muchas gracias, Jesús. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Es un reto, Carmen, no me queda más que hacer el poema a contraviento y esperar a que el soldado ponga versos en la nieve mientras el anciano recupera el calendario. Me encanta tu relato
    UN ABRAZO DE LOS DOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué escena tan bella has pintado, José María: un soldado dejando versos sobre la nieve. A contraviento, como dices, retrocedemos y encontramos felices a estos seres desdichados. A contraviento o "A salto de mata", que eres versado en el tema.
      Muchas gracias y sendos abrazos.

      Eliminar
  6. SUPERPOÉTICO, CARMEN. Un cuento belísimo con unas imágenes inmejorables, que nos hacen adentrarnos en la historia, con mucho sentimiento.
    Has creado una atmósfera muy real.
    FELICIDADES, con mayúsculas.
    Un besito virtual

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, María Jesús. Ya sabes, solo hay que colocarse a favor del viento poético.
      Besos.

      Eliminar
  7. En solo cincuenta palabras, a partir de un suceso que parece menor, el vuelo de un sombrero, trazas una galería de personajes que merecerían, cada uno de ellos, una historia propia, gentes que felizmente se distinguen de eso que llaman "masa", cada uno con una sensibilidad que le convierte en especial, como sensibles y oportunas son siempre tus letras. No es extraño que te hayan hablado de Pessoa, de Machado, de poesía.
    Un placer leerte y un abrazo grande, Carmen

    ResponderEliminar
  8. Estos seres individualizados tan solo son una pequeña muestra de las diferentes dolencias del alma humana. De ello saben mucho los poetas y pienso que para estos seres componen sus versos.
    Muchas gracias, Ángel. Un placer que me leas y comentes. Un fuerte abrazo que pronto se materializará.

    ResponderEliminar
  9. ¿Y quién es ese poeta sentado solo en un banco del parque? ¿Quién le da paz a él? Es un cuento precioso, Carmen. Me ha llamado mucho la atención ese personaje solitario, brindando al mundo su poesía, deteniendo incluso el disparo del soldado. Y se lo pregunto al viento, ¿le llevarás a él el rumor de las voces que necesita escuchar?
    Un abrazo, señora poetisa. O poeta, como prefería Gloria Fuertes, a la que estoy releyendo este finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me ha ovidado decirte que el título es preciosísimo por lo que encierra y por lo que sugiere.

      Eliminar
  10. También este poeta solitario necesita calor humano, pero algunos grandes poetas han vivido una vida en apariencia gris, dedicados a la creación poética, aportando al mundo un poco de luz y de dicha. Ojalá un poema pudiera detener una bala. Los docentes, que pecamos un poco de ingenuos, creemos que un niño que lee versos será incapaz de empuñar un arma cuando sea adulto.
    No soy poeta, pero me gusta hacer versos. Poetas las grandes, como Gloria Fuertes, a la que también estoy leyendo en ese maravilloso libro que han editado con motivo del centenario.
    Mil gracias por tus palabras, Patricia. Encantada con tu comentario. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Todo cabe en un poema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Qué bello relato nos depara el viento gracias a tu pluma. Porque el viento siempre está ahí transportando secretos que sólo los poetas pueden percibir y poner en verso o en prosa para que el resto de los mortales podamos disfrutarlos.
    Es un placer leerte, Carmen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Los poetas tienen mucho que decirnos y hemos de estar atentos a esos secretos que el viento transporta. O escocoger un buen libro de poemas que ilumine nuestro espíritu.
    Muchas gracias por tus palabras, Georges.
    Otro abrazo de vuelta.

    ResponderEliminar
  14. Pues parece que ya está dicho, lo que tú quisiste transmitirnos en ese vuelo poético que ojalá desgrane todos sus versos sobre quienes necesiten reconfortar sus almas.
    Precioso y lleno de encanto. Un gusto leerte.
    Besos Carmen

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias, Yoya, por leer y comentar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Genial micro, Carmen. Ojalá esos versos sigan cumpliendo su función humanitaria, paliando soledades, desatando lenguas indecisas, haciendo livianas las pesadumbres y alentando siempre la rebeldía ante la injusticia. Al viento le queda mucho trabajo por hacer y muchos cecretos por desvelar. Como ves, me ha maravillado tu mensaje. Me apunto a la patrulla del viento para ir levantando los sombreros de los poetas, dando rienda suelta a cada uno de sus versos. La palabra enhorabuena esta vez contigo se me queda muuuuuuuuuy corta. Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien has sabido desvelar el secreto del viento que esparce los versos de este poema, Juana. Unámonos en esa patrulla que va alzando sombreros poéticos para que nadie se quede sin los versos que más necesita.
      Mil gracias por tus palabras y un beso enorme.

      Eliminar
  17. Enrique Angulo14/5/17 11:36

    No sé si ese viento que guarda un secreto está emparentado con el viento en el que, según Bob Dylan, último y discutido Premio Nobel, decía que estaban las respuestas.
    Lo que sí es cierto es que tanto él, como el sombrero del poeta, como el parque en el que está sentado, son todos ellos elementos poéticos de primera magnitud. Uno ya se pone en situación tras esa escena que imagina que sucede un atardecer de otoño, en el que, ese viento, en vez de hojas secas, lleva los poemas de ese poeta a quienes los necesitan, como si, de repente, tuviese inteligencia, y supiera qué corazones y mentes deben ser aliviados de sus congojas, algo que sólo pueden conseguir los versos de un verdadero poeta, sin los cuales, uno se siente mudo, pues los sentimientos le desbordan y no encuentra las palabras que los canalicen. Pero, oh milagro, ahí están esos versos mágicos que fueron escritos para esa situación que estamos viviendo, ese poeta nos conocía mejor que nos conocemos nosotros mismos.
    Los cuatro personajes que te permiten introducir en tu historia las cincuenta palabras de rigor, son todos entrañables, y todos están necesitados de esos versos, la anciana, quizá hasta olvidada, o medio olvidada por su familia; el enamorado que siente que la vida no tiene sentido si ese amor no se materializa; el hombre al que el peso de la vida –y la vida tiene más pesos que esos que acompañaban a las antiguas básculas- le tiene abatido y sin ánimos; y ese soldado que desobedeció a sus superiores, que no quiso convertirse en un asesino, y que quizá por ello su vida corra peligro.
    Todos ellos, y muchos más que podrían salir –que podríamos salir- a escena, necesitan –necesitamos- la poesía; por desgracia, no parece ser un valor al alza, es más, su lectura casi parece una práctica inexistente, excepto para los iniciados, para quienes sí atendieron a la afirmación de Octavio Paz, que dijo que la poesía es entrar en el ser.
    Gran microcuento, Carmen, de alguien que, como tú, tiene una gran sensibilidad lírica y humana. Mis aplausos por esta reivindicación. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Sin duda el viento repartio versos entre personas con almas de poetas. Muy bonito y hermosamente escrito, una delicia, sobretodo el del soldado (ojala fueran todos así).
    Un beso Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El viento lleva los versos allá donde más los necesitan y solo estos seres sensibles son capaces de descifrar su secreto.
      Muchas gracias por tus palabras, Jean. Un beso de vuelta.

      Eliminar
  19. Enrique, con tu comentario has pintado la estampa apropiada para este poeta: el viento del otoño en el parque y la hermosa canción de Bob Dylan, "la respuesta está en el viento". Todos necesitamos versos que nos ayuden a vivir. Los grandes poetas lo saben y nos regalan su secreto, porque es cierto que nos conocen mejor que nosotros mismos, como afirmas. Por algo están especializados en el alma humana.
    Si la poesía continúa siendo un género de lectura minoritaria, no será por su vocación universal. Ya sabemos que la Literatura también está sometida a las leyes del mercado. Decía Gabriel Celaya que "la poesía es un arma cargada de futuro". Intención no le falta, otra cuestión es que el viento llegue hasta las zonas más recónditas.
    Muchísimas gracias por tu alentador y hermoso comentario. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Ay!!! Qué bonito amiga!!! Me he encantado el reparto de versos. Abrazos poéticos.

    ResponderEliminar
  21. ¡Muchas gracias, amiga! Que te acaricie este viento. Besos.

    ResponderEliminar
  22. Maravillosa descripción de los efectos que tiene la poesía sobre la vida de las personas comunes, o no tan comunes (como el soldado que desobedece esa orden de disparar).
    Un relato precioso, Carmen, me ha encantado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Gracias, Asun. La poesía también tiene efectos terapéuticos. La deberían prescribir los médicos a todos los enfermos del alma.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  25. El viento como vehículo recolector de la poesía, enhebrando la inspiración a través de estampas cotidianas que los sentimientos hacen visibles a los poetas, esos seres únicos capaces de mostranos lugares y tiempos que la propia vida no es capaz de alcanzar.
    Sencillamente maravilloso, Carmen. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me ha quedado en el tintero lo más importante, el abrazo que ahora mismo te envío.

      Eliminar
  26. Decía Bécquer que los poetas no se distinguen del resto por sus sentimientos, sino por la capacidad de expresarlos con un lenguaje en el que cualquiera puede verse reflejado. Aquí los versos alcanzan -y transforman- a seres cotidianos, necesitados de ellos.
    Muchísimas gracias, Antonio. Otro abrazo de vuelta. Y el próximo, muy pronto.

    ResponderEliminar
  27. ¡Qué micro tan poético! ¡Qué bien muestras lo que se puede conseguir con unos versos!
    Enhorabuena, Carmen. Saludos

    ResponderEliminar
  28. Los versos tienen magia y transforman a sus lectores.
    Muchas gracias, Plácido. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. ¡Qué bonito, Carmen! Entiendo que has querido transmitir cómo nuestras energías se transmiten de unos a otros ayudándote de la metáfora del viento.

    Las ideas se extienden y vuelan a los cuatro vientos y estoy seguro de que nuestro poeta tiene unas ideas de gran valor que extender en el mundo. En cierto modo se me ha recordado al legendario anuncio de la lotería de Navidad donde el señor calvo extendía sus buenas vibraciones por los demás.
    Felicidades, te ha quedado precioso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  30. Cualquier metáfora serviría para explicar el poder de la palabra poética. Yo he recurrido al sombrero y al viento.
    Muchas gracias, Enrique. Besos.

    ResponderEliminar
  31. Me temo que ningún comentario que te haga puede estar a la altura de esta historia tan exquisita, pero no quería limitarme a un "Me gusta".
    Un abrazo, Carmen.

    ResponderEliminar
  32. Muchas gracias por tus palabras, Fina.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Cuánta belleza hay en tu relato, Carmen. Para mí es una verdadera obra maestra en todos los aspectos, empezando por la idea, tan estimulante para cualquiera que sienta la inquietud de escribir, y siguiendo con la maestría con que la has llevado a cabo, los personajes tan hermosos y, en fin, el sentido poético que respira en cada una de sus frases, rematado genialmente con la imagen de ese soldado sensible y valiente.
    Mi más sincera enhorabuena. Espero que tan gran propuesta tenga el reconocimiento que en mi opinión merece.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Muchísimas gracias, Enrique. Me alegra que te haya gustado, en especial ese soldado al que los versos le impiden disparar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!